Polonia vive la & # 039; guerra fría & # 039; entre mujeres progresistas y hombres de extrema derecha, dice la socióloga





Los conflictos entre progresistas y grupos de extrema derecha han sacado a las calles una ¬ęguerra fr√≠a¬Ľ que se ha profundizado en Polonia durante dos d√©cadas, dice el soci√≥logo y polit√≥logo Rafal Pankowski, de 44 a√Īos, presidente de la asociaci√≥n antirracista Nevermore.





Más que la división tradicional entre metrópolis progresistas y un interior rural conservador, el país está experimentando una polarización que tiene un fuerte componente de género, especialmente entre los jóvenes, dice.

Los hombres forman el ejército de los grupos de extrema derecha, que recientemente anunció la creación de milicias y colocó al partido Confederación radical en el Parlamento por primera vez.

Las mujeres j√≥venes, en cambio, son el motor de los movimientos progresistas, que en los √ļltimos d√≠as han canalizado una frustraci√≥n generalizada contra la radicalizaci√≥n del gobierno y la Iglesia cat√≥lica en temas que van mucho m√°s all√° de la legislaci√≥n antiaborto, seg√ļn la soci√≥loga, una de las principales acad√©micas la extrema derecha del pa√≠s.

Desde Varsovia, Pankowski habló con hoja vía Skype sobre lo que están haciendo las protestas feministas, qué resultados pueden lograr y qué se espera de la polarización política actual en Polonia.

*

¬ŅLos extremistas que atacaron a las feministas son movimientos organizados o grupos espont√°neos? Hab√≠a ambos. Los grupos organizados han llevado a cabo un n√ļmero preocupante de ataques, incluso contra mujeres, que no es com√ļn en Polonia, no solo en Varsovia, sino en varias ciudades. Y hubo grupos que se unieron espec√≠ficamente contra los manifestantes.





¬ŅPor el ataque a las iglesias? El ataque a las iglesias fue mucho m√°s simb√≥lico que concreto, pero la defensa de la Iglesia fue un pretexto √ļtil para movilizar a m√°s personas. Robert Bakiewicz, presidente de la Asociaci√≥n de la Marcha de la Independencia, logr√≥ imponerse como rostro de este supuesto movimiento de defensa de las iglesias. Su grupo ha actuado contra los movimientos progresistas durante a√Īos, y ahora han anunciado la formaci√≥n de una unidad paramilitar, llamada Guardia Nacional. ONR, otro grupo, tambi√©n anunci√≥ sus Brigadas Nacionales.

¬ŅSon milicias armadas? Esta es la idea. No creo que sean armas pesadas, hasta ahora no ha habido incidentes, pero algunos de estos grupos tienen experiencia en entrenamiento paramilitar. Otra corriente menos organizada pero muy importante es la afici√≥n al f√ļtbol. Los hooligans son los m√°s violentos y han sido los que han atacado a los periodistas, por ejemplo, en los √ļltimos d√≠as.

¬ŅLos hooligans atacan solo por violencia o hay razones ideol√≥gicas? Est√°n felices de participar en actos violentos, pero tambi√©n hay una motivaci√≥n ideol√≥gica. El ambiente de masas est√° fuertemente infiltrado por la extrema derecha nacionalista. La marcha del 11 de noviembre comenz√≥ como una peque√Īa cosa hace diez a√Īos y se volvi√≥ enorme el a√Īo pasado, con m√°s de 100.000 personas de toda Polonia. Si miras, la gran mayor√≠a est√°n formados por fans.

¬ŅExiste un perfil claro para los hooligans? ¬ŅSon j√≥venes de las clases trabajadoras? El perfil es un poco m√°s complejo en relaci√≥n a la clase social, pero, en t√©rminos generales, eso es todo. Adem√°s, el partido gobernante, Ley y Justicia [PiS], es muy de derecha.

¬ŅCu√°nto derecho? Si 1 es el m√°s progresista y 10 el m√°s reaccionario en t√©rminos de costumbres, ¬Ņd√≥nde est√° PiS? Es bastante subjetivo, pero yo dir√≠a 8. Comenz√≥ como un partido conservador como los dem√°s, pero se ha movido hacia la derecha en los √ļltimos a√Īos, se ha radicalizado, en parte por decisiones personales de su l√≠der. [Jaroslaw Kaczynski] y porque casi todos los m√°s liberales abandonaron el partido.

Pero hay incluso m√°s partidos de derecha, como la Confederaci√≥n. S√≠, y llegaron al Parlamento con el apoyo de hombres j√≥venes y una gran cantidad de hooligans. Existe una dimensi√≥n de g√©nero en Polonia hoy que no exist√≠a hace a√Īos, especialmente entre los j√≥venes. Los hombres son m√°s de derecha, o incluso de extrema derecha, mientras que las mujeres j√≥venes, como muestran las protestas, si no son de izquierda son mucho m√°s progresistas.

¬ŅCu√°l es la fuerza de la mujer? Las protestas recientes son muy especiales no solo por la escala, sino porque tuvieron lugar en cientos de peque√Īos pueblos que nunca antes hab√≠an tenido actividad pol√≠tica. El aborto fue el motivo inicial, pero hay un descontento acumulado con la tendencia autoritaria de los √ļltimos a√Īos, especialmente despu√©s de la campa√Īa extremadamente homof√≥bica de las √ļltimas elecciones presidenciales de julio.

El presidente Andrzej Duda realiz√≥ una campa√Īa homof√≥bica y fue reelegido precisamente por la fuerza de los pueblos peque√Īos. ¬ŅPor qu√© no apareci√≥ este descontento en las elecciones? De hecho, es una paradoja. Pero creo que est√° relacionado en parte con la pandemia; antes de las elecciones, el gobierno ten√≠a m√°s cr√©dito. Ahora ha quedado claro que Covid-19 no est√° prohibido y muchos no entienden por qu√© el gobierno ha gastado tanta energ√≠a contra los homosexuales en lugar de preparar la atenci√≥n m√©dica para la segunda ola. Hay mucha ansiedad por el futuro, no necesariamente dirigida a la salud, sino a la econom√≠a, que es un contexto importante de las protestas. La combinaci√≥n de varios factores cre√≥ esta espectacular masa cr√≠tica.

¬ŅExiste un compromiso viable entre las fuerzas progresistas y de derecha? No hay espacio ni apetito para el di√°logo, la polarizaci√≥n en este momento es muy intensa, as√≠ como la divisi√≥n de la sociedad.

Si los manifestantes dicen que no se detendr√°n hasta que el gobierno devuelva los derechos a las minor√≠as, la extrema derecha est√° creando milicias y no hay posibilidad de reconciliaci√≥n, ¬Ņse dirigen los polacos a un conflicto mayor? S√≠, es de esperar. El conflicto ya es muy intenso en palabras y actitudes, y la hostilidad ya se ha convertido en ocasiones en violencia. No hubo muertos, pero existe el temor de que la agresi√≥n se intensifique. Estas son preocupaciones leg√≠timas y no espero una soluci√≥n r√°pida, porque hay ra√≠ces profundas en muchos niveles. Hay una ¬ęguerra fr√≠a¬Ľ dentro de la sociedad polaca que durar√° muchos a√Īos.

¬ŅQu√© resultado espera de las protestas progresistas? En un futuro pr√≥ximo, no deber√≠amos ver ning√ļn cambio importante. Puede tener un impacto significativo a largo plazo, porque se trata de la socializaci√≥n pol√≠tica de los j√≥venes, una experiencia importante, que puede contribuir a los cambios sociales y culturales.

Los manifestantes adoptaron un lenguaje agresivo, con consignas como ¬ęjoder¬Ľ. ¬ŅExiste un objetivo pol√≠tico? El lenguaje es realmente fuerte, y esto tambi√©n es nuevo. En parte, es una forma de mantener alejados a los ancianos. Comparar√≠a estas protestas con las de mayo del 68 en Francia. Este es nuestro 68 de mayo, un nuevo estilo desconocido en Polonia. Otra novedad es la hostilidad o el rechazo abierto contra la Iglesia.

Algunos de los progresistas tambi√©n son cat√≥licos. ¬ŅEs la Iglesia cat√≥lica en Polonia monol√≠ticamente a favor de la derecha? ¬ŅO hay divisiones? En la d√©cada de 1990 hab√≠a voces m√°s progresistas y m√°s conservadoras, pero en las √ļltimas dos d√©cadas la Iglesia ha adoptado una l√≠nea cada vez m√°s dura, casi fusion√°ndose con el mensaje de extrema derecha. La hostilidad de las √ļltimas semanas contra la Iglesia no es gratuita, tiene que ver con la radicalizaci√≥n del clero cat√≥lico. Si, por un lado, son cada vez m√°s poderosos en pol√≠tica, por otro, est√°n perdiendo gran parte del respeto que ten√≠an en la sociedad.

¬ŅEs posible estimar el alcance de la extrema derecha en la sociedad polaca? Podemos aproximar los resultados de las elecciones. La Confederaci√≥n obtuvo poco m√°s del 6% de los votos en las elecciones parlamentarias del a√Īo pasado, cuando ingresaron por primera vez a la legislatura, y este a√Īo su l√≠der y candidato, Krzysztof Bosak, obtuvo el 7% de los votos. Este es el trozo de una extrema derecha abiertamente racista y antidemocr√°tica. Pero la mayor parte de este apoyo proviene de hombres j√≥venes, y entre ellos la proporci√≥n alcanza el 30%.

¬ŅPuede la crisis econ√≥mica posterior a la pandemia ampliar el alcance de la extrema derecha? Puede, pero no tiene nada de autom√°tico. La extrema derecha se ha ido desconectando de la econom√≠a. Polonia fue, por ejemplo, el √ļnico pa√≠s europeo que no entr√≥ en recesi√≥n despu√©s de la crisis global de 2008, pero la extrema derecha creci√≥, no obstante, y ha seguido expandi√©ndose en esta d√©cada, especialmente despu√©s de 2015.

¬ŅPor los refugiados? Si, pero ellos [a extrema direita] crear problemas artificiales, que es exactamente el caso de los refugiados. Es un n√ļmero muy peque√Īo en Polonia, pero la extrema derecha es experta en crear una amenaza imaginaria, con mucho atractivo, especialmente entre los m√°s j√≥venes: el 80% de los j√≥venes polacos est√°n en contra de aceptar refugiados. El antisemitismo es otro ejemplo de este mecanismo de ¬ęotredad¬Ľ [eleger outros como culpados] y estigmatizaci√≥n de las minor√≠as. La comunidad jud√≠a en Polonia es m√≠nima, pero se convirti√≥ en un problema para la Confederaci√≥n y la campa√Īa de reelecci√≥n del presidente Duda.

La Confederación pudo haber ganado el 6% o el 7% de los votos, pero su impacto en la política es mayor y asustó al partido gobernante, empujando su discurso más hacia la derecha.

La investigaci√≥n muestra que PiS ha perdido popularidad [em novembro, 28% declararam votar no partido, uma queda de 12 pontos percentuais em seis meses]. ¬ŅIr a la derecha sali√≥ mal? Estimaron que habr√≠a alguna p√©rdida, pero probablemente no esperaban una reacci√≥n de esta escala o ese tipo de acci√≥n.


RAYO X

RafaŇā Pankowski, 44 a√Īos

El sociólogo y politólogo polaco dirige la asociación antinazi y antirracista Nevermore. Estudió política, filosofía y economía en la Universidad de Oxford y ciencias políticas en la Universidad de Varsovia, donde recibió su doctorado. Es coordinador del Centro de Seguimiento del Racismo en Europa del Este, profesor de la universidad polaca Collegium Civitas y editor en jefe adjunto de la revista antifascista Nigdy Wiecej (nunca más).

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *