Polonia recupera apartamentos de espías rusos para albergar a ucranianos





Diplomáticos soviéticos abandonaron el gran complejo de apartamentos en Varsovia hace más de 30 años. Pero algunos rusos permanecieron hasta principios de la década de 2000, protegidos por un muro rematado con alambre de púas en una ciudad que, con la caída de su imperio, se había convertido repentinamente en territorio hostil y en un objetivo importante para sus servicios de inteligencia.





Una novela policíaca rusa barata que quedó dentro de la ahora decrépita propiedad tal vez proporcione una pista sobre las preocupaciones de los rusos que han vivido en el complejo, conocido como un nido de espías desde su apogeo en la década de 1980: «Partida en un campo extranjero».

«El complejo siempre se ha llamado Spyville [cidade de espiões]y muchos de estos tipos eran verdaderos espías», dijo el alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski.

Harto de la negativa de Rusia a ceder la propiedad a pesar de los fallos judiciales de que Moscú ya no tenía derechos sobre el sitio, el mes pasado el alcalde recuperó la propiedad y declaró que quiere usarla para albergar a ucranianos en lugar de a rusos. Trzaskowski dijo que el número de diplomáticos rusos en Varsovia ha estado cayendo durante décadas, acelerado por la reciente expulsión de 45 presuntos espías.

«No necesitaban una infraestructura tan grande, pero querían mantener el control del sitio», dijo. “Es por eso que estábamos peleando con ellos para recuperarlo”.

Construido a fines de la década de 1970 para albergar al personal de la embajada soviética en un momento en que Polonia todavía era miembro del Pacto de Varsovia y aparentemente un territorio comunista obediente, Spyville se vació oficialmente de diplomáticos y sus familias cuando el imperio soviético se derrumbó a fines de la década de 1970. 1980, pero permaneció en manos rusas.

Un club nocturno disoluto abierto solo para rusos y sus invitados operó aquí durante algún tiempo, pero el complejo, compuesto por un grupo de edificios de hormigón que rodean un pequeño estanque fétido, se ha asociado principalmente con el espionaje.

Los exploradores urbanos polacos que ingresaron a la propiedad sin permiso encontraron periódicos rusos ya en 2005, mucho después de que se suponía que los rusos se habían ido. El hecho refuerza la reputación del complejo como un lugar para el bandolerismo y el engaño oculto.

Marcada por el misterio y la decadencia, Spyville era también un puesto de avanzada pequeño y profundamente indeseable del llamado «mundo ruso», un concepto territorial e ideológico muy apreciado por Vladimir Putin, el presidente de Rusia.

Putin usó este concepto para tratar de justificar su invasión de Ucrania, alegando que el país era una parte inalienable de Rusia. Pero la idea de que Rusia -por razones lingüísticas, históricas, legales o de otro tipo- tendría derecho a controlar territorios extranjeros se extiende mucho más allá de Ucrania, alcanzando diversos puntos que el Kremlin considera propios.

En sus primeros años en el poder, Putin siguió el ejemplo de su predecesor, Boris Yeltsin, y renunció a puestos de avanzada en el extranjero que ya no servían para ningún propósito obvio o que eran demasiado costosos de mantener. Entre ellos se encontraba un puesto de escucha en Cuba y una base naval en Yemen.

Desde entonces, sin embargo, Putin ha tomado un camino muy diferente, presionando para recuperar propiedades perdidas, incluido el puesto de espionaje cubano que abandonó en 2001, un cementerio en la Riviera francesa que contiene tumbas rusas de la época zarista, una iglesia en Jerusalén y otros lugares donde considera pertenecer al «russki mir» – el mundo ruso.

Al mismo tiempo, se ha resistido a ceder todo lo que Rusia todavía controla en el extranjero, frustrando los esfuerzos japoneses para negociar al menos la devolución parcial de las islas incautadas por Moscú al final de la Segunda Guerra Mundial y obstruyendo el reclamo polaco, respaldado por sentencias judiciales, de que se devuelva Spyville. a Polonia.

Frustrado por la negativa de Moscú a entregar la propiedad de Varsovia, que Rusia arrendó en virtud de un acuerdo de la era soviética, el alcalde Trzaskowski ingresó el mes pasado al complejo por primera vez, con la ayuda de un llavero equipado con un cortador de metal y una motosierra y acompañado por el embajador de Ucrania, así como un alguacil.

“Spyville está pasando a nuestras manos”, declaró el alcalde. Los guardias de seguridad contratados por la embajada rusa no resistieron, ni tampoco un representante de la embajada. El embajador ruso en Varsovia, Sergei Andreev, denunció más tarde a los medios estatales rusos la «ocupación» ilegal de un sitio diplomático por parte del alcalde.

El alcalde no hizo más que implementar los fallos judiciales de 2016 y el mes pasado, todos ignorados por Moscú, que invalidaron el reclamo de control de Rusia. Los rusos insisten en que respetaron los términos del contrato de arrendamiento; los polacos dicen que no.

«El tribunal dictaminó que la propiedad fue arrendada por el estado polaco y que el contrato de arrendamiento ha terminado. Si está alquilando una propiedad y no la ha usado durante casi 20 años, eso evidentemente significa que ya no la necesita», dijo el alcalde. .

Como estado sucesor de la Unión Soviética, Rusia heredó más de 20 propiedades en Varsovia dadas o arrendadas a Moscú durante la era comunista. Uno de ellos, que Moscú también luchó por no abandonar, ahora alberga la embajada de Ucrania.

Trzaskowski dijo que su plan inicial era convertir la propiedad embargada en un refugio para refugiados de Ucrania, de los cuales Polonia ya ha recibido a casi 3 millones. Pero encontró a Spyville en tal estado de deterioro (se cortaron todos los cables del ascensor y uno de los edificios no está en condiciones de seguridad estructural) que los ingenieros ahora tendrán que decidir si los edificios, el más alto de los cuales tiene 11 pisos de altura, se pueden salvar o tendrán que ser demolidos.

Cualquiera que sea la decisión, el alcalde dijo que el complejo «definitivamente se utilizará para la comunidad ucraniana» de una forma u otra. En esto, dijo, los funcionarios de la ciudad y el gobierno central polaco, que de otra manera están de acuerdo en poco y a menudo en desacuerdo, «están en la misma página».

Traducción de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *