Podcast analiza si existe un posible camino hacia la paz entre israelíes y palestinos





Veamos un guión que es casi imposible que suceda de inmediato. Israel destruye la capacidad militar de Hamás y entrega provisionalmente el control de Gaza a una entidad internacional. Con Binyamin Netanyahu fuera de la carrera, comienzan las negociaciones para crear un Estado de Palestina.





Eso no es lo que va a pasar, según cinco participantes experimentados en un reciente podcast producido por la BBC. Las tensiones tienden a seguir siendo altas, y la solución de dos Estados (el sueño político y electoral del presidente estadounidense Joe Biden) seguirá siendo una fórmula imposible para resucitar los Acuerdos de Oslo, que hace 30 años prometieron paz en Medio Oriente.

¿Podría el alto el fuego de noviembre, con la liberación de algunos rehenes y prisioneros palestinos, significar que en teoría hay un espacio mínimo para un acuerdo? No, respondieron los participantes. Uno de ellos, Dennis Ross, ex asesor de los presidentes Clinton (1993-2001) y Obama (2009-2017), de Estados Unidos, dijo que sólo era posible imaginar cómo sería Gaza sin los líderes de Hamás. El grupo sufrió numerosas bajas por los bombardeos israelíes.

Otra cuestión es comprender si los Acuerdos de Oslo de 1993 podrían convertirse en un nuevo punto de partida para las negociaciones. Tahani Mustafa, palestina y asesora de la ONG International Crisis Group, dice creer que la OLP (Organización de Liberación de Palestina) y Yasser Arafat, su líder en ese momento, no firmarían hoy ese documento. Esto se debe a que Israel y Estados Unidos dieron pocas garantías al posible Estado palestino, que debería, por ejemplo, desmilitarizarse para no amenazar la seguridad israelí.

Anshel Pfeffer, colaborador israelí de la revista The Economist y del periódico Haaretz, dice que en Israel no hay una idea positiva sobre Oslo. El actual primer ministro, Netanyahu, y su partido, el Likud, consideran que fue gracias a este acuerdo que los palestinos cometieron la «tragedia» de armarse contra Israel en Gaza y Cisjordania.

Las posiciones menos conciliadoras en el podcast provinieron del diputado israelí Danny Danon, también del Likud, quien alguna vez fue Ministro de Defensa y embajador de Israel ante la ONU. Afirma que el ejército israelí está siendo «ligero y cuidadoso», contradiciendo el sentido común que ve violencia y destrucción en la operación en Gaza, y dice que Hamás fue impulsado por «décadas de ideología criminal de los palestinos».





Danon hace una analogía y propone que los oyentes imaginen cómo reaccionarían los ingleses ante una invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Habrían sido mucho más duros que Israel con Hamás, afirma.
«No habrá ningún alto el fuego que permita a Hamás permanecer en Gaza», afirma el diputado. «O los líderes del grupo terrorista se rinden o todos serán enterrados en algún lugar de Gaza».

Es un lenguaje duro que deja poco margen a la conciliación. Contrasta con la atmósfera de 1993, cuando, bajo la mirada amistosa de Clinton, Arafat y el entonces primer ministro israelí, Itzak Rabin, se estrecharon la mano en nombre de los Acuerdos de Oslo.

En el podcast de la BBC, el asesor estadounidense Denis Ross informa sobre el ambiente constructivo que presenció en aquel momento. «Oslo fue una declaración de principios que demostró una aspiración. Reunió a dos entidades que durante décadas trabajaron para destruirse mutuamente. Todavía no había puntos para la negociación, pero sí una predisposición para la paz».

Tenga en cuenta que estamos hablando aquí de dos grupos palestinos. En Oslo, Arafat y la OLP reconocieron la existencia de Israel. Hamás se refiere al Estado judío sólo como referencia para destruirlo.

Hiba Hussein fue asesor legal de Arafat y hoy monitorea posibles brechas en las negociaciones en nombre de la Autoridad Nacional Palestina, que controla Cisjordania.

Ella no es pesimista. Dice que hoy en día evidentemente no hay un clima propicio para el entendimiento. Sin embargo, continúa, la idea de dos Estados puede relanzarse basándose en el modelo inicial de una confederación entre Israel y Palestina, con una frontera bien definida y un estatus especial para Jerusalén. “Cuando todo se calme, esta idea podrá revivir”, afirma.

También cree que entre los palestinos habrá una renovación del liderazgo que ocupará el lugar de los actuales sucesores de Arafat. Sólo esta nueva corriente tendría legitimidad para invocar, mucho más tarde, a los dos Estados como solución.

El mediador de la BBC citó una encuesta de Gallup realizada semanas antes del conflicto actual, según la cual sólo el 24% de los palestinos apoyan una solución de dos Estados. Hace diez años, el porcentaje era del 60%.

Para Hiba Hussein, la investigación es real y “refleja un clima de desencanto” que puede superarse.
Tahani Mustafá dice que estos jóvenes resienten los efectos de la ocupación israelí, pero tienen un apego a la tradición secular. Esto es una ventaja, ya que todavía no muestran amor por el fanatismo islámico que moviliza a Hamás.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *