Pocos directores siguieron los pasos de Sin City, y el cine es más pobre por ello









Las películas de historietas están en todas partes. A principios del milenio, las adaptaciones de cómics y novelas gráficas eran poco comunes, y el fracaso crítico de «Batman y Robin» frenó los planes de muchos estudios para futuras películas de superhéroes. Hoy en día, estamos mimados por la verdadera generosidad de las reimaginaciones de cómics, desde la máquina indomable del Universo Cinematográfico de Marvel hasta los muchos spin-offs de «The Walking Dead» y el éxito ganador del Oscar de «Joker». Vivimos en una época en la que incluso «Madame Web» está obteniendo una película de gran presupuesto. En verdad, nuestra copa está rebosando.

Por supuesto, la tendencia actual es para los superhéroes y no se ha expandido mucho más allá de ese subgénero limitado. Los cómics son como cualquier otro medio artístico: abarcan un potencial aparentemente ilimitado entre estilos, temas, géneros e intenciones. Hay excepciones, desde el realismo mundano de «Ghost World» y «American Splendor» hasta las trepidantes aventuras de la edad de oro de «Las aventuras de Tintín». Por desgracia, estos ejemplos son pocos y distantes entre sí, especialmente cuando se comparan con sus contemporáneos con capa. Parece una oportunidad desperdiciada, no llevar a la pantalla la riqueza de creadores como «Saga» de Brian K. Vaughan o la melancolía de «Blankets» de Craig Thompson. Los cómics para adultos, que abordan temas y preocupaciones de audiencias que no pertenecen al grupo demográfico clave de Disney, ansían recibir adaptaciones tan lujosas. En retrospectiva, hace que el gran éxito de «Sin City» se sienta como una sorpresa aún mayor que cuando se lanzó en 2007. También hace que su falta de huella cultural sea aún más sorprendente.

Adaptar Sin City fue un gran riesgo

De todos los cómics del mundo, «Sin City» nunca fue visto como el más probable para recibir la atención de Hollywood. El infame Frank Miller, que saltó a la fama en los años 80 con su trabajo en «Daredevil» y «The Dark Knight Returns», quería explorar su amor por las viejas novelas policiacas y el cine negro clásico. Como explicó en una entrevista en 2016, quería crear «un mundo desequilibrado, donde la virtud se defina por individuos en situaciones difíciles, no por un sentido abrumador de bondad que de alguna manera se rige por este código de cómics divino». Oportunamente, la «Ciudad del Pecado» de Miller es cruda, sombría y desprovista de cualquier persona que pueda ser considerada ni remotamente heroica. La nítida obra de arte en blanco y negro, ocasionalmente salpicada de toques de color, lleva las sombras del cine negro clásico a su conclusión más brutal. Basin City está poblada por corrupción, explotación sexual, trabajadoras sexuales armadas y familias criminales en guerra. Hay violencia impactante, violación, abuso infantil y mutilación genital, el tipo de cosas que el cine negro clásico evitaba estridentemente en la era del Código Hays. Para decirlo sin rodeos, «Sin City» es anti-Hollywood.

El director Robert Rodríguez había sido fanático del trabajo de Miller durante mucho tiempo. Habiendo comenzado con el neo-occidental de micro presupuesto «El Mariachi», luego pasó la siguiente década oscilando entre películas de acción estilizadas, películas de género pulposo y títulos imaginativos para toda la familia con la serie «Spy Kids». Mientras hacía las películas de «Spy «Kids», se enamoró del potencial que ofrecen la pantalla verde y CGI en el proceso de realización de películas. En la reseña de la película de Roger Ebert, recordó un discurso que pronunció Rodríguez en el plató de «Spy Kids». » 2: La isla de los sueños perdidos», donde declaró: «¡Este es el futuro! No esperas seis horas para que se encienda una escena. Si quieres una luz aquí, agarras una luz y la pones aquí. Quieres un submarino nuclear, haces uno de la nada y pones a tus personajes en él». «Sin City» de Miller se sintió como el material perfecto para explorar más este nuevo territorio y sacar los cómics a la luz de una manera muy manera literal.

Sin City es extremadamente fiel al material original





Decir que «Sin City» se apega mucho al material original (en este caso, tres historias separadas que se entrelazan a lo largo de la película) sería una subestimación. El propio Rodríguez dijo que la película era más una «traducción» de las novelas gráficas que una adaptación tradicional. Ni siquiera hay un crédito de guión debido a esto, ya que la película simplemente figura como «basada en las novelas gráficas de Frank Miller». La película es, casi en su totalidad, una adaptación toma por toma de los cómics, desde el diálogo hasta las composiciones de las tomas y la arena de los edificios (el único cambio importante es que hay muchos menos pezones en exhibición, ya que la visión de Miller de un mundo donde las mujeres nunca usan ropa definitivamente no es compatible con la MPAA). Ver la película si ha leído los cómics es una experiencia de hermanamiento surrealista, una con pocos ejemplos similares en el cine. Para lograr esta estridente fidelidad al trabajo de Miller, Rodríguez lo contrató como codirector. Este movimiento lo llevó a dejar el Gremio de Directores de América después de que no permitieron que la pareja fuera acreditada como equipo.

Es en las imágenes donde «Sin City» destaca y sigue siendo única entre la competencia. En su reseña de la película para Sun-Sentinel, Chauncey Made escribió: «Realmente, no habrá ninguna razón para que nadie vuelva a hacer una película de cómic». Después de ser consumido por «Sin City», casi le crees. Incluso 15 años después de su estreno, esta película aún se ve impresionante en su interpretación antirrealista de los tropos del cine negro. La salpicadura de sangre blanca y antirrealista (y amarilla en un caso gloriosamente repulsivo) se siente tan impactante como lo hubiera sido en rojo. La ciudad encarna varias décadas de estética, desde los automóviles hasta las costumbres. Si bien hay una monotonía en las escenas que evoca los cómics de Miller, no deja de tener la riqueza de la profundidad en la que se deleita la película, particularmente en las escenas de lucha (de las cuales hay muchas). Cada cuadro es visualmente intransigente, en rechazo total del realismo sombrío que convertirse en el modo predeterminado para el cine de superhéroes estadounidense moderno. El mundo real no se ve así, no suena así, no se mueve así. La gente no tiene caras como las del Marv de Mickey Rourke o el Yellow Bastard que revuelve el estómago. En una escena, un hombre se burla de su asesino mientras tiene una pistola clavada en la cabeza. Hay desventajas en esto, como la notoria misoginia de Miller que asoma su fea cabeza con literalmente todos los personajes femeninos. Todos están abiertamente sexualizados, y la mayoría de ellos son sacos de boxeo para los hombres amorales en sus vidas y, a veces, es difícil de digerir.

¿Por qué Sin City no inspiró a Hollywood?

Si bien «Sin City» tiene un legado cinematográfico relativamente menor, no carece de influencia. Con un presupuesto de 40 millones de dólares, recaudó más de 158,7 millones de dólares en todo el mundo, lo que demuestra el poder de la película con clasificación R en un año en el que Harry Potter y Narnia dominaron. El uso de pantalla verde en lugar de escenarios y el diseño de producción tradicional se convirtió en la fuerza principal de la realización de películas en los años siguientes, como puede atestiguar cualquier imagen detrás de escena de una producción de Marvel. Sin embargo, esas películas tienen como objetivo utilizar CGI para el realismo en lugar de cualquier estilo más abstracto o basado en cómics. En términos de imitadores más obvios, la progenie de «Sin City» no podría encontrar oro dos veces. Frank Miller dirigió en solitario una adaptación de «The Spirit», que fracasó estrepitosamente gracias a su falta de destreza básica como director y un guión que se leía como una parodia del estilo noir de Miller. Incluso la eventual secuela de «Sin City», «A Dame to Kill For» de 2014, simplemente no pudo recuperar la magia.

La ultraviolencia y la naturaleza hiperirreal de «Sin City» nunca se prestaron bien al floreciente molde de adaptación de cómics del Hollywood del siglo XXI. La película con clasificación R no está muriendo tanto como claramente ha sido eclipsada por el éxito de taquilla familiar, esas empresas de propiedad intelectual demasiado grandes para fracasar con universos narrativos expandidos y un atractivo mundial sin complicaciones. La industria ve los cómics como comida para niños, con algunas excepciones aparte, y eso no ha cambiado realmente a medida que ha aumentado el dominio de Marvel sobre el medio. La fórmula de la película basada en cómics se ha ajustado a su forma actual, y seguirá siendo así hasta que sea inviable hacerlo (la reacción negativa largamente esperada aún no ha llegado, aunque la disminución de los ingresos de taquilla para películas como «Black Adam», «Shazam! Fury of the Gods» y «Ant-Man and the Wasp: Quantumania» podrían acelerar el proceso). contenido sino su estilo. Es una pena porque debería haber abierto la industria para abrazar la verdadera infinitud de los cómics, visual y temáticamente. Para un medio de décadas de antigüedad y sus innumerables posibilidades se reducen a una porción de tarifa de superhéroe con las imágenes idénticas se sienten como una visión sorprendentemente poco ambiciosa de la forma de arte. Tal vez sea hora de sumergirse de cabeza en los reinos de lo irreal.

Lea esto a continuación: 30 bombas de taquilla que realmente vale la pena ver

El post Pocos directores siguieron los pasos de Sin City, y el cine es más pobre por ello apareció primero en /Film.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *