Perfil de ‘Joe’ Berardo: el empresario perdido por la peligrosa conexión con José Sócrates





El nombre de José Manuel Rodrigues Berardo, “Joe” Berardo, padre de dos hijos (Renato y Cláudia), nacido en Funchal hace 77 años (4 de julio de 1944), recién empezó a hablarse en Portugal a finales de los años 80 del siglo pasado. Fue entonces cuando se conoció el resumen de cómo habría sido su vida.





Uno de los siete hijos de un humilde catador de vino de Madeira, había emigrado a Sudáfrica a la edad de 18/19 sin hablar una palabra de inglés. Allí había hecho una fortuna. En primer lugar, se trata de hortalizas y envases. Entonces se habría enriquecido sólidamente en el negocio de la minería de oro y diamantes en el que se asoció con un sudafricano de origen portugués, Tony Caldeira. Eso es cierto.

Cuando la empresa respectiva comenzó a caer en la bolsa de valores de Johannesburgo, Caldeira se quejó más tarde, Berardo salió del país y regresó a casa, sacando incluso oro de la bóveda. Era la versión del antiguo amigo.

Mientras aún estaba en África, Berardo hizo otro amigo, pero éste lo retuvo mientras vivió: Horácio Roque (Oleiros, 12 de abril de 1944 – Lisboa, 19 de mayo de 2010). Tratos cruzados. Regresados, continuaron juntos.

En 1988, Berardo era uno de los principales accionistas de Banif – Banco Internacional do Funchal – junto con Horácio Roque, su presidente. En Madeira, inaugura luego su Fundación, que posee el 20% de la Empresa Madeirense de Tabaco, lo que lo convierte en el accionista mayoritario de la empresa.

Tanto a Roque como a Berardo, la presidencia del general Ramalho Eanes acabó por otorgarle el grado de comendador de la Orden del Infante D. Henrique (1985). Berardo añadió la Gran Cruz del mismo orden (2004).

El proceso disciplinario iniciado por el Consejo de Órdenes Honoríficas, que preside Manuela Ferreira Leite, tras el escándalo público suscitado por la audiencia parlamentaria de mayo de 2019, aún no ha surtido efecto. Por lo sucedido esa tarde en la Asamblea de la República (Berardo se rió varias veces a los diputados, a quienes les dijo que él “personalmente” no tenía deudas, durante la II Comisión Parlamentaria de Investigación sobre Recapitalización de CGD y Gestión Bancaria), el Persiste la explicación del abogado Paulo Saragoça da Matta, de que Berardo “no está dotado de unas cualidades oratorias y retóricas especiales y elevadas que se detectan en la mayoría de los actores públicos, es decir, en los diputados, habiendo experimentado grandes dificultades para expresarse correctamente. Más correcto”. Ante la idea de los diputados de que la Caixa Geral de Depósitos “le está costando mucho al contribuyente”, Joe Berardo había respondido: “¡A mí no!”.





Negocios en comunicación

Las dificultades de Berardo para expresarse en portugués se cumplieron a finales de los 80, cuando el todavía comandante compró, a un grupo liderado por Pedro Santana Lopes, los diarios ‘Record’ y la revista ‘Sábado’, esto en la primera de sus dos vidas. En las reuniones con los editores, la que respondió tanto a la llamada de “Joe” como de “Mr. Commander”, según la relación más o menos cercana que dictara la edad, Berardo habló en inglés. Prácticamente había olvidado la lengua materna, que rara vez aplicaba con palabras, a menudo sin sentido. Vivía en el triángulo de Lisboa, Funchal (donde también tenía intereses en la hostelería, cuyo emblema era el Hotel Savoy, regentado por un hermano) y Canadá, otro lugar de intereses económicos.

La compra en el área de medios consolidaría lo que entonces era Investec, que incluso cotizaba en la bolsa portuguesa. El sábado cerraría, pero el diario ‘Record’, cartel principal de la entonces Edisport, que llevaba años ganando cinco millones de euros de beneficio (valores traducidos del escudo en ese momento), sería objeto de un rápido crecimiento. del grupo, que acabó adquiriendo un porcentaje de SIC (24,99%). En su apogeo, Investec sumó esta participación y los dos títulos ya mencionados a las revistas ‘Máxima’, ‘Máxima Interiors’ y ‘City’, además del 20% de la entonces editorial del periódico DeltaPress. Al no haber podido controlar SIC, y ‘novio’ de Lusomundo, entonces retenido por el coronel Luís Silva, Berardo estuvo a punto de vender el grupo por unos 70 millones de euros (más o menos traducibles en 14 millones de contos en ese momento en escudos). El trato lo cerró en el ‘fotofinish’ el empresario Paulo Fernandes quien, procedente de Vista Alegre, inició el camino de la actual Cofina, pagando un poco más. Incluso el ‘Correio da Manhã’ (entonces grupo Presselivre) fue comprado un tiempo después al grupo donde el periodista Vítor Direito y el actual presidente de la ACP, Carlos Barbosa, estaban pontificando.

Y luego vino y arte

Desde los medios, el instinto de Berardo por hacer crecer los negocios lo llevó al negocio del vino. “El futuro está ahí”, dijo a quienes le cuestionaban sobre el abandono de los medios de comunicación, un sector que, como visionario, señaló como destinado a un futuro “difícil”.

En ese momento, controlaba JP Vinhos y Quinta da Bacalhoa. Incluso señaló el control de Sogrape donde tenía el 33%. En asociación con la familia Rothschild dijo exportar vinos a China. Fue en ese momento que se hizo aún más famoso cuando vio su imagen utilizada para difundir la tarjeta de crédito American Express en Portugal. Siempre vestido de negro, oponente de la corbata, adicto a la moda, se hizo filmar en un sillón instalado en un acantilado junto al océano. Por este momento de fama tenía derecho a un seguro de 50 millones que cubría los tres días que duraron esos 30 segundos.

En ese momento, ya tenía a dos hombres de confianza con él. El primero, tan íntimo que ahora fue detenido al mismo tiempo, es el abogado André Luiz Gomes. El segundo fue Francisco Capelo, economista formado en la Universidad Católica. Fue este último, especialista en el mercado internacional del arte, más tarde también creador de MUDE – Museo de Diseño y Moda y Casa da Asia (para la Misericordia de Lisboa), quien construyó la colección de arte moderno conocida hoy como ‘Colecção Berardo’ , que incluye nombres como Pablo Picasso, Joan Miró, Salvador Dalí, Francis Bacon o Andy Warhol.

Berardo y Capelo trabajaron entre 1993 y 1999 y se enojaron con fuerza después de que Capelo comprara 594 de las 862 piezas de la colección inicial, que la subastadora Christie’s entonces avaluó en 316 millones de euros. Terminaron en la corte y Capelo denunció públicamente, en varias ocasiones, las deudas del todavía Comandante con el banco. Motivo: por no haber cumplido el objetivo final establecido entre los dos, que sería la venta de la colección de arte al Estado para su gestión pública.

El Museo de Arte Moderno abrió sus puertas en Sintra en 1997 y diez años después se trasladó al Centro Cultural de Belém (CCB) donde aún se exhiben las obras de la colección. “Con esta alianza, el Comandante Joe Berardo, la CCB y el País gana”, proclamó entonces, en 2007, el entonces Primer Ministro José Sócrates.

Finalmente, el banco

Tras el boom económico y social, que incluyó apoyar a la diseñadora de moda Fátima Lopes en su reconocimiento internacional, el olfato de Berardo para los negocios lo llevó luego a la zona perdida de la vinculación excesiva con la política y los intereses de la declaración personal de José Sócrates, no sin antes intentarlo. una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre el 85% de SAD en el Benfica, su club junto al Marítimo (que era presidente de la AG) para «ayudar» al club, operación que la administración del Benfica consideró «intempestiva».

Es a partir de estos tiempos dorados de enorme exposición pública que persiste la acusación concreta de que Filipe Pinhal, exadministrador del BCP en la gestión de Jardim Gonçalves (otro madeirense), repitió, en junio de 2019, en una comisión de investigación parlamentaria: “De 2008 a 2012 el presidente del BCP era el señor Berardo ”. Esta potencia de fuego se adquirió con las acciones adquiridas con la deuda con CGD que ahora están en el centro de su detención por parte del PJ.

Una fuente relevante en la actividad bancaria contactada por Jornal Económico, que prefiere permanecer en el anonimato, no tiene dudas. “José Berardo” – dice – “fue un instrumento de Sócrates en su camino hacia el poder personal, que implicó el control del banco”. Y explica: “Sócrates controlaba CGD a través del Gobierno, contaba con la complicidad de Ricardo Salgado en BES y solo necesitaba poner sus manos en el mayor banco nacional, BCP, para decidir quiénes eran los emprendedores que debían, o podían, tener o no Financiamiento. Usó Berardo, el intercambio de la instalación de recolección en el CCB, para ayudar a controlar el BCP. Era un peón, al igual que Carlos Santos Ferreira y Armando Vara ”.

Y llegaron los problemas

Fue entonces el banco el que brindó a Berardo los medios necesarios para comprar acciones del BCP y convertirse, como resultado del relevante cargo adquirido (7%), en presidente del comité de remuneraciones. André Luiz Gomes, el abogado, también se convertiría en miembro del Comité de Gobierno Corporativo, Ética y Deontología y del Comité de Evaluación de Riesgos de BCP. Berardo apoyó a Paulo Teixeira Pinto contra Jardim Gonçalves. Santos Ferreira y Armando Vara pasaron de CGD a BCP y llevaron adelante el plan. Fue bueno mientras duro.

Con el fin del soratismo, la implosión de BES y el respectivo mundo empresarial, comenzaron las dificultades para José Berardo, incluso en otras empresas en las que ganó visibilidad, como Portugal Telecom y Teixeira Duarte. Todo ello, plasmado en el crédito otorgado y que terminó en ‘deterioros’, que ahora investiga el PJ luego de que, a principios de abril, se informara que BCP, Novo Banco y CGD habían avanzado con un proceso judicial conjunto contra Joe Berardo. , con el objetivo de liquidar parte de los 980 millones de euros que les debe el empresario. Es en este proceso, liderado por el juez Carlos Alexandre, que los 439 millones de euros de daños a CGD que le valieron su detención la mañana del martes (en compañía del abogado André Luiz Gomes) con la sospecha de fraude calificado, fraude fiscal, dinero. blanqueo y mala gestión. El resto del dinero se debe a NB y BCP.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *