Pérdida de peso después de la menopausia: hay una manera, ¡sí!





Muchos amigos me dicen que después del menopausia, no hay manera bajar de peso. "Mi metabolismo se desaceleró y subí de peso rápidamente", dicen.

Lo he escuchado tantas veces que decidí dedicarles una columna. También porque esta creencia no es real. "Solo que eso no es una mujer", puedes responder. Y tienes razón, no estoy realmente. Pero mi análisis será técnico, créame.

Los estudios de esta fase de la vida muestran algunos cambios corporales bien conocidos. Y s√≠: los cambios hormonales modifican las se√Īales de distribuci√≥n de la grasa corporal femenina.

Durante el período reproductivo, hay un predominio de acumulación de grasa en el muslo de la mujer. Después de la menopausia, ingresa en el patrón masculino, con mayores depósitos de grasa en el abdomen. Esta es la grasa visceral.

La grasa visceral es m√°s da√Īina para la salud en general. Es por esta raz√≥n que los problemas card√≠acos, que afectan a los hombres a lo largo de sus vidas, ocurren en mayor proporci√≥n en las mujeres desde el climaterio en adelante.





Sin embargo, la mujer que ha pasado por esta fase no tiene, por factores fisiol√≥gicos, ning√ļn cambio que determine un aumento de grasa en el cuerpo en general. Repetir√©: el cuerpo femenino no sufre una reducci√≥n en el gasto cal√≥rico despu√©s de la menopausia.

Lo que ocurre es una disminuci√≥n en la actividad f√≠sica espont√°nea y, en consecuencia, una disminuci√≥n en el gasto cal√≥rico diario. Las razones por las cuales esto ocurre son variadas. Incluyen menos humor, menos horas de sue√Īo, cambios de humor, etc.

Esto significa que lidiar con cualquier molestia que genere la menopausia es fundamental. Solo de esta manera evita que promuevan la inactividad física y, en consecuencia, comience un proceso de engorde.

¬ŅQu√© hacer para aliviar las repercusiones del climaterio? Yo sugiero:

  1. Hable con su médico sobre alternativas para mejorar los síntomas de esta fase.
  2. Cuida tu sue√Īo. Las noches consecutivas bien gastadas aseguran el estado de √°nimo y el √°nimo para hacer ejercicio. Y la actividad f√≠sica regular, a su vez, mejora el sue√Īo. Es un circulo virtuoso
  3. Valorar las oportunidades de gasto de calor√≠as, incluso si son peque√Īas. Subir escaleras, caminar m√°s y hacer peque√Īos turnos de d√≠a son buenos ejemplos. Y, por supuesto, vale la pena ahorrar espacio en el horario para el ejercicio programado.

Al final, enfrente la menopausia como un desafío donde la solución está al alcance de su mano. Y cuente con la actividad física como su mejor aliado.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *