Percepciones sobre los resultados positivos del TAP

Al cierre de octubre, las empresas que tienen valores inscritos en bolsa presentan los resultados del tercer trimestre y desde principios de año, comparándolos con idénticos períodos del año inmediatamente anterior. Es el cumplimiento de una obligación legal que tiene por objeto proporcionar a los mercados información veraz, completa y veraz sobre la evolución de los negocios.

La divulgación de resultados, aunque pública, se dirige fundamentalmente a un público especializado, que está preparado para aplicar el mismo rigor en el análisis e interpretación de lo que comunican las empresas, y extraer de allí conclusiones orientadoras para decisiones de inversión o financiación.

Si los resultados presentados describen una evolución positiva en términos de rentabilidad, los agentes del mercado considerarán que la empresa seguirá generando utilidades en el futuro.

Desde otra perspectiva, los bancos concluirán que la empresa presenta un menor nivel de riesgo, y crearán mayores facilidades para el otorgamiento de crédito para financiar sus proyectos, contribuyendo a la rentabilidad del negocio. La demanda de valores de esta empresa crecerá y los precios aumentarán, por lo que el valor de la empresa será mayor. Pero si la información es negativa, crea en los agentes del mercado la idea de que el negocio no está siendo rentable. La actitud de los inversionistas y financistas será más cautelosa, las acciones pueden perder valor, el financiamiento puede volverse más difícil y la empresa puede tener que tomar medidas para reestructurarse para sobrevivir.

Las consecuencias de lo que se transmita a los mercados traspasarán rápidamente el universo de accionistas y financistas y se reflejarán en cascada a través de todos los que directa o indirectamente se relacionan con la empresa: trabajadores, clientes, proveedores, en general toda la sociedad. Es por ello que la divulgación de los resultados al mercado está regulada por requisitos muy estrictos en cuanto a la exactitud, veracidad y transparencia de la información.

Así debería funcionar el sistema.

Pero, muchas veces, hay lecturas apresuradas de anuncios y presentaciones de empresas, resaltando solo ciertos puntos de manera descontextualizada. Esto da como resultado interpretaciones que se ajustan a las apariencias y animadas discusiones, impulsadas por populismos de diversos matices. Por ejemplo, sobre los resultados de las empresas energéticas y la necesidad (o conveniencia, o justicia) de aplicar impuestos extraordinarios sobre estos resultados, por ser imprevistos y por proceder de un uso, calificado como indebido, de las circunstancias actuales.

Estas discusiones se llevan a cabo mucho más en términos de emotividad que de racionalidad. Cualquier intento de demostrar que estas percepciones son erróneas corre el riesgo de ser interpretado como agresión. Y es exactamente por eso que a los populistas les gustan estas discusiones.

Sin embargo, TAP acaba de anunciar resultados positivos en el Trimestre, lo que ha relanzado las discusiones sobre la empresa y sus opciones de gestión. Discutiremos, como es habitual, la política de tarifas aéreas y la elección de rutas, que son la fuente de los ingresos que producen estos resultados. Pero también se tratarán temas de menor relevancia pero con impacto en la opinión pública, por tratarse de una empresa financiada con fondos públicos, como la asignación de vehículos de servicio a Directores y Directoras.

Tomemos este último tema. Supongamos que soy un contribuyente honesto, y por lo tanto un financiador involuntario de TAP (incluso podríamos decir que estoy obligado a ser un financiador de la empresa). Sé por experiencia que un BMW es más caro que un Renault o un Toyota (sáltate la publicidad). Por lo tanto, mi percepción es que será más costoso para la empresa, que es financiada por mí, otorgar a sus Directores el uso de BMW que de Renault. Si esto es así, ¿cómo podría alguien tener la audacia de tratar de convencerme de lo contrario?

Por supuesto, esta imagen se puede desmontar, si alguien me da una descripción de cómo es el contrato de alquiler, que se basa en el hecho de que el BMW tiene un valor de recompra más alto que el Renault. Pero esta demostración técnica va a ser difícil. De entrada no estoy dispuesto a creer que esto sea así, porque va en contra de toda la lógica que me transmite mi percepción de la realidad. Siento que es así, así que tiene que ser así, no pierdas el tiempo tratando de convencerme de lo contrario.

La Dirección de TAP entendió, y con razón, no gastar energías en contradecir esta falsa imagen que prevalece en el mercado. No vale la pena. Cualquiera que quiera discutir sobre la base de percepciones emocionales buscará rápidamente otro tema. Discutir temas relevantes y estratégicos como la política de tarifas o rutas será más importante y útil.

El autor escribe según la ortografía antigua.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *