"Pasé las vacaciones a trabajar, regreso y estoy listo para descansar"





Esta es una de las frases más escuchadas cuando alguien regresa de vacaciones. Unos porque pasaron momentos de descanso en destinos paradisíacos, otros porque pasaron las vacaciones mirando el smartphone, a responder a emails, SMS, llamadas de trabajo. Pero, por más que se sabe, vale la pena repetir que es importante encontrar un equilibrio saludable entre trabajo y la vida personal.





Muchos ya han estado de vacaciones, otros todavía están esperando que llegue el día F. Si este año fue uno de los que regresaron de vacaciones con más voluntad de volver que trabajar (sea un colaborador o el dueño de la empresa) lea estos consejos para el, ayudar a planificar el próximo período de descanso. Si aún no ha sido, todavía va a tiempo de seguir, al menos, algunos de estos consejos.

A veces, bastan dos o tres días para retemperar fuerzas y volver a tener el coraje necesario para enfrentar el trabajo que tiene por delante. Principalmente en los casos en que las tareas son más mentales que físicas. Al final, vivimos en un mundo digital pero somos seres analógicos.

La primera regla que tiene que seguir, sobre todo si ocupa un cargo de gestión, es delegar. Nadie es insustituible y es imperativo que encuentre en el equipo una persona que pueda, en sus ausencias, realizar las tareas que normalmente le competen.





Este es un proceso que lleva algún tiempo y por eso, no será en dos o tres días que lo implementa de forma eficaz. Por eso, si está en la situación de los que regresaron de vacaciones y las pasaron a leer correos y tratar asuntos de trabajo, comience ya a preparar esta misión para el próximo período de descanso.

El email de respuesta automática, el famoso out of office, es una herramienta que debe tratar con todo el cuidado para evitar una inmensidad de mensajes furiosos por ausencia de respuesta. El mensaje debe ser lo más personalizado posible y con todas las indicaciones necesarias para que todos los que le envíen un correo electrónico sepan que está ausente, de vacaciones, ya quien se dirija para solucionar determinada tarea que debería ser tratada por usted.

La planificación es algo que falta mucho para el portugués. Pero es muy importante planificar con antelación los períodos en que va a estar ausente. Desde luego para que sea posible concluir las tareas que tiene pendientes antes de ausentarse, después, para tener tiempo de delegar sus funciones.

Durante las vacaciones, muy importante, estar disponible para solucionar un problema urgente, es diferente de pasar los días a responder a correos electrónicos. Si lo hace, va a volver aún más cansado que si estuviera en la oficina porque, además del trabajo propiamente dicho, va a pasar los días preocupado ya pensar que todo está un caos en la empresa. Puede incluso estar con los pies en la arena dorada de un paraíso, pero su cabeza va a estallar de preocupación.

Por eso, es también relevante adoptar una política que sea transversal a todos los colaboradores de la empresa y respetar al máximo los períodos de descanso. Son las excepciones que confirman la regla y no la debe nunca hacer regla de las excepciones.

De forma real, hoy en día, es prácticamente imposible estar apagado al 100 por ciento del trabajo. Por lo tanto, adopte políticas de digitalización y acceso remoto a través de la nube a los documentos. En estos procesos, además de poder acceder desde cualquier computadora, o del smartphone, (muy importante salvaguardar siempre las cuestiones de seguridad), al estar compartidos permiten trabajar en colaboración.

Estos procesos, además de facilitar el acceso, reducen sustancialmente las cargas de estrés asociadas al intercambio de documentos por correo electrónico.

La empresa no se detiene porque un gestor está de vacaciones o ausente por cualquier otra razón. Cuando esto sucede, algo va muy mal y rápidamente puede caminar hacia un escenario negro de quiebra. Por eso, aquí hay una lista de 5 consejos más relevantes para tener unas vacaciones relajadas y conseguir regresar sin estrés.

1 – Planificación – Planificar el período de ausencia es muy importante para evitar la acumulación de estrés antes de ir de vacaciones y que normalmente significa que pasará más de la mitad del tiempo a estrés con lo que puede haber fallado. Cuando sea imposible que esta planificación, al menos, evite al máximo dejar para los últimos días tareas de gran relevancia. Y haga lo mismo para el primer día de regreso. Aplique la máxima de que está prohibido programar reuniones o realizar tareas de gran importancia para el día en que regrese de vacaciones.

2 – Contactar a los clientes prioritarios – Todos los clientes son importantes, es obvio para cualquier buen gestor, pero hay aquellos que, por cualquier motivo, pueden considerar prioritarios por cualquier razón. por la dimensión del negocio que poseen con su empresa o por el plazo de alguna tarea que esté en curso. Llame a estos clientes y déjelos saber que va a estar fuera en determinado período y asegúrese de que las cosas están delgadas y en quién. De esta forma, evita situaciones en que los clientes son atrapados por sorpresa o piensan que los abandonó.

3 – Prioridades – Haga una lista de prioridades. Asuma que el trabajo es algo que no tiene un fin a la vista y que va a ser imposible concretar todo lo que tiene que hacer antes de ir de vacaciones. Resuelva las cuestiones más relevantes en primer lugar y deje las restantes, ya organizadas por prioridades, para el regreso.

4 – Defina un plan de disponibilidad – Hágase usted mismo y comparta con sus colaboradores las siguientes preguntas: ¿Voy a tener acceso al correo electrónico? ¿Estoy disponible por SMS o por teléfono? ¿Mi compañía de viajes está confortable con el hecho de que estoy regularmente comprobando el correo electrónico y recibiendo llamadas de trabajo? Y, muy importante, ¿cuáles son las cosas que puedo delegar completamente en mi equipo y cuáles las que tienen que pasar por una decisión final de mi parte?

5 – Un líder impulsa y alienta la autonomía y confía en el equipo – las vacaciones son un buen momento para aplicar y practicar el acto de delegar tareas. De probar que confía en el equipo y que es un verdadero líder. Al dar más responsabilidades a los elementos del equipo permite su crecimiento profesional y, al mismo tiempo, facilita los próximos momentos de descanso. Cuanto más practicar, más relajadas serán sus próximas vacaciones.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *