Partidos de la moda





Cada vez más los partidos tradicionales pierden terreno frente a nuevos partidos que van surgiendo, la mayoría de los cuales anclados en ideologías extremadas o incluso en una miscelánea de ideas sin ninguna especie de sustentación.





La situación no es en absoluto un exclusivo nacional. Los nuevos partidos aprovechan el creciente descontento popular para captar votos de una franja de la población que cada vez reconoce menos mérito a los partidos que normalmente captaban la casi totalidad de los votos de los votantes.

Hoy, enfrentados a nuevos problemas, con un futuro que parece cada vez más sombrío, los electores se niegan a seguir apadrinando a aquellos que hasta hace poco ganaron su simpatía, optando por la abstención, que crece a niveles otrora impensables, su voto a nuevos partidos que prometen una ruptura con el status quo vigente.

En nuestra vecina Espa√Īa, despu√©s de la aparici√≥n del m√°s moderado Ciudadanos y del partido radical de izquierda Podemos (el Bloque de Izquierda de nuestros vecinos ib√©ricos), surgi√≥ ahora el Vox, defendiendo ideales de extrema derecha. En el caso de los espa√Īoles, ya representan m√°s del 35% de los votos de los espa√Īoles, lo que no deja de ser espantoso en un pa√≠s que tradicionalmente oscilaba entre el PSOE (correspondiente a nuestro Partido Socialista) y el PP (correspondiente a nuestros PSD / CDS).

En Portugal, parece que quiere ir de la misma manera. Despu√©s de la aparici√≥n del Bloque de Izquierda, que result√≥ del acercamiento de tres fuerzas pol√≠ticas -la UDP, el PSR y la Pol√≠tica XXI- a las que posteriormente se juntaron otros movimientos, reuniendo tendencias de izquierda radical, vimos surgir en el panorama pol√≠tico el PAN (Personas Animales, Naturaleza) que consigui√≥ elegir en 2015 su primer diputado a la Asamblea de la Rep√ļblica y que tuvo una votaci√≥n mucho m√°s expresiva hace unos d√≠as en las elecciones al Parlamento Europeo.

Los descontentos y, sobre todo, los jóvenes, empiezan a revertirse en estas nuevas fuerzas partidistas, que, aunque se basan en gran medida en contenidos programáticos irrealistas y marcadamente contestatarios, captan la atención de un conjunto de personas que son críticas de las sociedades de los ciudadanos nuestros días, valorando ideas que hasta aquí eran completamente menospreciadas por los ciudadanos.

Los derechos de las minorías (por ejemplo, de la comunidad LGBT РLesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transexuales), los derechos de los animales, el medio ambiente y otras cuestiones que hasta hace muy poco tiempo eran completamente secundarios o incluso marginados, marcar la agenda política, en una época en que la tolerancia y preocupación con el futuro del Planeta convocan a la Humanidad.





Vivimos tiempos de cambio. Interesantes, sin duda, pero peligrosos. Partes suelen estar representados secciones considerables de la población, como el PCP en Portugal, empiece a parecer anquilosado, no presentar argumentos a codearse con los partidos de la moda, que hablan de temas nuevos, más atractivo y más medios.

A confirmar el rumbo de los √ļltimos a√Īos, podemos tener por delante un sistema en el que el tradicional bipartidismo (PS-PSD) cede su espacio a una paleta de partidos m√°s diversificada, que aboga nuevas ideas, que recoge nuevas simpat√≠as, pero que dif√≠cilmente se podr√° sentar en las sillas del poder si queremos seguir perteneciendo al proyecto europeo en que alineamos en 1986.

Es necesario hacer percibir a los votantes que varios de los movimientos y partidos contestatarios se agota en sí mismos, no asumiéndose como alternativas válidas con vocación de poder. Atribuirles más importancia que la que realmente merecen puede hacernos caer en un precipicio capaz de poner en peligro la democracia que tanto nos ha costado conquistar.

Tienen la palabra los llamados partidos del arco de la gobernaci√≥n, que deben iniciar un esfuerzo de modernizaci√≥n y de acercamiento a las poblaciones, no haci√©ndolas desencantarse a√ļn m√°s de la pol√≠tica, que, para muchos, representa s√≥lo meros juegos de intereses.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *