Para vencer a Trump, Biden atrajo un suburbio sin perder el apoyo entre mujeres y minorías





Negros, latinos, mujeres, residentes suburbanos, personas con educación superior e incluso algunos hombres blancos. Fue con esta amplia coalición de votantes que Joe Biden logró ser elegido presidente número 46 de los Estados Unidos.





Para vencer a Donald Trump en las últimas elecciones del día 3, el demócrata tuvo que desplegarse para mantener el apoyo entre las minorías étnicas y el público femenino -que tradicionalmente vota por su partido- y, al mismo tiempo, atraer a parte de los votantes republicanos que decepcionado con el actual comandante en jefe.

Fue esta combinación la que permitió al presidente ahora electo conquistar cinco estados que habían votado por el republicano en las elecciones de 2016: Arizona, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia.

Con eso, el demócrata logró ganar la elección al alcanzar suficientes votos en el Colegio Electoral, el nombre del sistema indirecto que define al presidente estadounidense.

En este modelo, cada estado tiene un número de votos proporcional a la población. California, con 39,51 millones de habitantes, por ejemplo, tiene derecho a 55 representantes. Dakota del Sur, con 884,600, en 3.

El candidato que gana las elecciones en un estado recibe todos sus votos; las excepciones son Nebraska y Maine, que dividen los votos de manera más proporcional. Al final del proceso, son elegidos los que obtienen más de la mitad de los votos en el Colegio Electoral, es decir, al menos 270 de los 538 votos posibles.

Por lo tanto, la clave para ganar las elecciones es ganar a los estados donde la disputa es más apretada. Antes de las elecciones de 2020, 13 estados estaban clasificados de esta manera y Biden mejoró su desempeño en 12 de ellos en comparación con las cifras obtenidas por la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, en 2016. Es decir, Trump solo avanzó en uno de ellos, Florida. .





En total, el demócrata mejoró el desempeño de su partido en 43 estados, mientras que el republicano solo logró hacer lo mismo en 7 de ellos y en el Distrito de Columbia (donde está la capital, Washington).

El principal factor de este crecimiento demócrata ocurrió en los suburbios. Los residentes de estas regiones residenciales alrededor de las grandes ciudades tienden a ser más blancos y conservadores que los votantes en los centros urbanos, pero más moderados que los de los pueblos pequeños y las áreas rurales.

Dado que más de la mitad de los votantes estadounidenses viven en los suburbios, estas regiones terminan siendo un importante escenario de contienda en las elecciones presidenciales.

En 2016, Trump venció a Hillary en los suburbios por un 49 a un 45%, pero ahora, en 2020, el panorama ha cambiado: Biden venció a su oponente por un 54% a un 44%.

Es decir, el demócrata ganó 9 puntos porcentuales dentro de ese grupo, uno de los mayores crecimientos dentro de cualquier división demográfica en los últimos cuatro años.

Y la victoria en estas regiones se vio impulsada principalmente porque Biden pudo aumentar su apoyo entre los votantes blancos, un segmento en el que creció 7 puntos porcentuales en comparación con Hillary en 2016.

Otro grupo demográfico importante que apoya a Trump en el que ha avanzado Biden fue el de los blancos sin educación superior. La ventaja del republicano sobre el candidato demócrata en este segmento, que comprende el 44% del electorado, cayó de 36 puntos porcentuales en 2016 a 25 puntos este año.

Este cambio fue uno de los factores que ayudó a Biden a cambiar el rumbo en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, estados del llamado Rust Belt, una antigua región industrial que en 2016 ayudó a elegir a Trump.

Además de estos avances entre el público blanco, el demócrata logró mantener el tradicional apoyo que ya tiene su partido entre las minorías: en la elección presidencial, Biden recibió un voto de 9 de cada 10 negros y 2 de cada 3 latinos, niveles similares a los de 2016. Trump, sin embargo, logró crecer 7 puntos entre este último grupo, impulsado principalmente por su buen desempeño entre las personas de origen cubano.

Además de ayudar a explicar el resultado de este año, los partidos y candidatos a menudo utilizan los datos demográficos para establecer sus estrategias para las próximas elecciones. Así, dentro de cuatro años, la tendencia es que los demócratas luchen por mantener el escenario actual, mientras que los republicanos intentan recuperar los suburbios y avanzar entre los latinos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *