Para m√°s cerezas en 2021





¬ęLa vida es como un cuenco de cerezas‚ÄĚ. La expresi√≥n, que alguna vez fue popular en los Estados Unidos, sirvi√≥ para ilustrar situaciones ligeras y sabrosas. Esto a principios del siglo pasado. Con el tiempo, lleg√≥ a usarse con iron√≠a, encajando en contextos amargos. Todo que ver con el a√Īo que se fue y que dej√≥ tan mal sabor de boca.





Lejos de este entorno desagradable, la fruta destaca en cualquier mesa, especialmente en fechas festivas, frescas o en recetas. ‚ÄúEntre las frutas m√°s peque√Īas, la cereza, invitada de honor en los banquetes y picnics de las im√°genes, se sirve con vino o carne, e incluso pescado‚ÄĚ, dice un extracto de la Historia de la Alimentaci√≥n (clic para comprar), obra organizada por los historiadores europeos Jean -Louis Flandrin y Massimo Montanari.

La apariencia, de llenar los ojos y la boca de agua, es el resultado de una mezcla de fitoquímicos, especialmente las famosas antocianinas, que le dan un color rojo brillante o más oscuro.

Además de embellecer, estas sustancias protegen los alimentos de la luz solar, las variaciones climáticas, entre otros factores. También aportan muchas mejoras a los consumidores. Gracias a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios, no faltan evidencias científicas de su actuación a favor de la salud cardíaca y cerebral.

La cereza todavía tiene otras gemas, como quercertina y ácido elágico, que protegen las células en general. Y las vitaminas C y el complejo B, además de minerales como el potasio, están presentes en la pulpa.

Bayas para la historia

La dulzura y la riqueza nutricional de la cereza habría servido a los soldados de la antigua Roma. Incluso los historiadores atribuyen tanto a los romanos como a los griegos la difusión y el cultivo de cerezos en el continente europeo.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad





La especie, originaria de un área que cubre parte de Europa y Asia, fue nombrada Prunus avium, puede alcanzar los 20 metros de altura y realmente le gusta el clima más frío, por lo que es más raro y caro en Brasil.

En su cuna, la fruta se aprecia de las m√°s diversas formas, seg√ļn la creatividad del cocinero. En la Edad Media, los m√©dicos recomendaban comer como entrante, precisamente porque es ligero y no dificulta la digesti√≥n.

Una preparación nacida entre Italia y los Balcanes hace unos siglos, y que tiene un gran éxito, es la llamada cereza al marrasquino. En la versión tradicional, una variedad conocida como marasca se sumerge en ollas llenas de licor. El propósito de los antiguos era asegurarse de que no hubiera escasez de temporadas de escasez, como el invierno.

Otra receta antigua, que se remonta al siglo XVI, es un tipo de brandy, el kirsch. Elaborado con cerezas muy maduras, apareció en Europa Central, entre Alemania y Francia. Sigue emborrachando a mucha gente hoy.

Aqu√≠, como se sabe, uno de sus principales roles es el de adorno en la parte superior de las tortas, en la traducci√≥n m√°s completa de la belleza. Pero no es necesario conformarse con una o dos copias. Despu√©s de todo, la canci√≥n elegida para esta columna, compuesta en 1931, es ‚ÄúLife Is Just a Bowl of Cherries‚ÄĚ, de Ray Henderson y Lew Brown.

Y nuestros fans se quedan, sin ironías, para que la vida sea realmente dulce como un cuenco de cerezas en 2021.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *