Para ganar confianza de haitianos, Brasil lleg贸 a prohibir a militares de usar gafas oscuras





"Mirando" ojo en el ojo "de la poblaci贸n haitiana, y no s贸lo en el sentido metaf贸rico, fue uno de los principales desaf铆os enfrentados por los militares brasile帽os al inicio de la Minustah, misi贸n de la ONU que buscaba estabilizar el pa铆s caribe帽o.





Documentos confidenciales de la ONU, Ministerio de Defensa e Itamaraty hoja , revelan c贸mo fue complicado establecer relaci贸n de confianza con los habitantes de la capital, Puerto Pr铆ncipe, 谩rea de actuaci贸n del batall贸n brasile帽o.

El inicio de las operaciones de la MINUSTAH (Misi贸n de Estabilizaci贸n de las Naciones Unidas en Hait铆) completa 15 a帽os el s谩bado (primera). La misi贸n termin贸 en 2017, siempre con el mando militar brasile帽o.
Una medida fue vetar el uso de anteojos oscuros por la tropa.

"El uso de gafas oscuras durante las operaciones militares fue prohibido por el mando del batall贸n, con vistas a permitir que la poblaci贸n pudiera ver los ojos de la tropa y que se pasara una impresi贸n de seguridad", escribi贸 en un informe de diciembre de 2005 entonces comandante del batall贸n brasile帽o, coronel Adilson Mangiavacchi.

El orden, sin embargo, era de dif铆cil implementaci贸n. "El uso de gafas oscuras es una cultura muy arraigada entre los militares", afirm贸 el coronel.

La misi贸n de la ONU fue creada para intentar restablecer el orden en el pa铆s, que viv铆a una ola de violencia entre partidarios y opositores del presidente Jean-Bertrand Aristide tras su ca铆da en febrero de 2004.

El temor de Brasil de ser visto como l铆der de una fuerza de ocupaci贸n militar. ONGs y partidarios de Aristide acusaban a brasile帽os de uso de violencia en enfoques a la poblaci贸n.





La imagen incomodaba a la jefatura de la misi贸n, que a menudo invitaba a periodistas para acompa帽ar acciones de la tropa. El comando brasile帽o admiti贸 preocupaci贸n por posibles excesos cometidos por los militares, y la presencia de la prensa ten铆a tambi茅n la funci贸n de inhibir eventuales desv铆os de conducta.

"Siempre que sea posible, los medios de comunicaci贸n fueron invitados a acompa帽ar las operaciones militares in situ." Esta presencia puso un limitador positivo a posibles excesos de nuestros militares y dio transparencia a nuestras acciones ", escribi贸 Mangiavacchi.

La relaci贸n con la prensa era ambigua. Los militares se quejaban de cobertura negativa, pero tambi茅n se sent铆an ignorados. "La sensaci贸n que se tiene es que los medios de comunicaci贸n han dado poca divulgaci贸n en Brasil del trabajo positivo del contingente", dijo Mangiavacchi.

Los documentos muestran que los militares eran llamados a funciones que obstaculizaban la tarea de dar estabilidad al pa铆s. Esto ocurr铆a debido a las deficiencias de la polic铆a haitiana y de las firmas de seguridad privadas.

El 9 de enero de 2005, Brasil tuvo que ofrecer seguridad para un partido de f煤tbol entre Hait铆 y Cuba. El entonces primer ministro del pa铆s, Gerard Latortue, estaba presente, y no hubo c贸mo rechazar la misi贸n.

Lejos de la familia y bajo tensi贸n permanente, los militares brasile帽os eran recompensados 鈥嬧媍uando era posible.
En un pa铆s en la 茅poca casi sin internet, ten铆an buena conexi贸n en los batallones.

Tambi茅n hab铆a dos sesiones de cine por semana, barbacoas peri贸dicas de confraternizaci贸n, misas cat贸licas y cultos evang茅licos, adem谩s del llamado "aireaci贸n": tres holgazanes por mes, con viajes organizados por el batall贸n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *