Para Baleia Rossi, la defensa de la democracia no se aplica a las redes sociales





La invasión del Congreso estadounidense pasará a la historia como un ataque a las instituciones del poder real por parte de hordas de vándalos creadas en el mundo virtual y organizadas por la figura más poderosa de la historia de Internet.





Desde el ‚Äúciudadano del bien‚ÄĚ brasile√Īo hasta el islam√≥fobo de Nueva Zelanda, pasando por el etnonacionalista ruso, todas las tribus extremistas orbitaron en torno al relato de Donald Trump.

La expulsión sumaria de Donald Trump de las redes sociales pone fin a su mandato. Estados Unidos está tan tenso fuera de este proceso que la ceremonia de toma de posesión de Joseph Biden, que ya tenía muchas restricciones debido a la pandemia, tendrá más seguridad que un desfile militar en Corea del Norte.

La medida radical no es suficiente para limpiar el enchufe en las principales plataformas como Google, Facebook, Amazon y Twitter. Durante a√Īos, todas estas empresas han optado por legitimar y proteger actos infames en nombre de un ideal corrupto de libertad de expresi√≥n.

Siempre es importante recordar que uno de los testimonios globales de violencia más proféticos en el mundo virtual fue elaborado por Patrícia Campos Mello, reportera de este periódico.

Ante un episodio de gran violencia simbólica, los capitanes de la industria decidieron acabar con la primera era de internet para evitar que la clase política intentara recuperar la iniciativa.

De hecho, Elizabeth Warren, quien encabezó uno de sus principales asesores en el gobierno de Biden, trata el desmantelamiento de los gigantes de Internet como un evento histórico de igual importancia que el fin del oligopolio de la industria petrolera a principios del siglo XX.





Una estrategia defendida durante a√Īos por la Uni√≥n Europea, preocupada por el impacto pol√≠tico y fiscal de los grupos estadounidenses. La cabeza de Trump en una bandeja es una oferta de paz de los capitalistas tecnol√≥gicos a los nuevos tecn√≥cratas en las democracias liberales.

La discusi√≥n sobre un nuevo modelo de gobernanza de Internet va mucho m√°s all√° de los aspectos t√©cnicos y legales. Se trata de crear una esfera p√ļblica compatible con la nueva realidad virtual y superar el modelo falsamente libertario idealizado por Mark Zuckerberg sin caer en la trampa de los sistemas autoritarios adoptados en China y Rusia.

Con el Marco Civil da Internet, Brasil tiene un instrumento privilegiado para enfrentar este desafío.

Queda por ver si la clase política aceptará un cambio de cultura que pueda alterar sus cálculos electorales. En una entrevista con este diario, Baleia Rossi dejó claro que pretende proteger los intereses establecidos.

El candidato del ‚Äúfrente amplio‚ÄĚ a la presidencia de la C√°mara admiti√≥ debatir la fantas√≠a del ‚Äúvoto impreso‚ÄĚ, una causa difundida por el bolsonarismo para sabotear el proceso electoral y repetir en 2022 la ofensiva contra la democracia ense√Īada por Trump.

As√≠, Rossi se√Īala al gobierno de Jair Bolsonaro, inc√≥modo por el brutal final de la presidencia de Trump, que Brasilia ser√° una isla de paz y tranquilidad para las fake news.

Para el candidato de Rodrigo Maia, la defensa de la democracia no se aplica a las redes sociales.

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ esta columna? El suscriptor puede liberar cinco accesos gratuitos desde cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *