Papa que decret贸 el encierro en Roma para salvar a la poblaci贸n de la peste en el siglo XVII





Fue intelectual, aficionado a la arquitectura y el arte, doctor en filosof铆a, teolog铆a y derecho. Cuando el italiano Fabio Chigi (1599-1667) se convirti贸 en el Papa Alejandro s茅ptimo, incluso en sus peores pesadillas no pudo ver que tendr铆a que enfrentar una epidemia de peste. Su respuesta, sin embargo, fue contundente.





Aunque la ciencia solo descubri贸 el bacilo que caus贸 la peste en 1894 –gracias al bacteri贸logo Alexandre Yersin (1863-1943) -, el Papa decret贸 medidas sanitarias que, para los investigadores, contribuyeron a que la letalidad de la enfermedad fuera mucho menor en el Poblaci贸n romana del pa铆s. Que en otros lugares afectados por la misma enfermedad.

Seg煤n una encuesta realizada por el historiador italiano Luca Topi, profesor de la Universidad de Roma La Sapienza, entre 1656 y 1657 la peste mat贸 al 55% de la poblaci贸n de Cerde帽a, la mitad de la poblaci贸n de N谩poles y el 60% de los que habitaban G茅nova. .

En Roma, sin embargo, 9.500 murieron en un universo de 120.000 personas, menos del 8%. Estos hallazgos se publicaron en una revista cient铆fica italiana en 2017.

Se estima que la plaga diezm贸 aproximadamente a la mitad de la poblaci贸n europea, en varias oleadas. Alejandro VII hab铆a sido elegido Papa hace un a帽o cuando comenzaron a llegar informes de muertes por la enfermedad en el entonces reino de N谩poles.

Alejandro 7 no fue solo el l铆der del catolicismo. Si hoy el Papa es soberano de un estado disminuido en Roma, el Vaticano, en ese momento, comandaba los llamados Estados Pontificios que comprend铆an Roma y buena parte de sus alrededores, pr谩cticamente todo el centro de Italia hoy.

La siguiente historia fascinante muestra c贸mo medidas que generan pol茅mica en Brasil de la pandemia Covid-19, como la prohibici贸n del movimiento de personas, el cierre de fronteras y templos, seguimiento de casos, ayuda de emergencia, debates sobre ayunos religiosos y otros, fueron aplicados hace m谩s de 400 a帽os – y han tenido buenos resultados.





驴Cu谩les fueron las medidas del Papa?

En los dominios papales, este brote se produjo entre mayo de 1656 y agosto de 1657. Tan pronto como las primeras noticias de la peste llegaron a Roma, Alejandro VII puso en alerta a la Congregaci贸n de la Salud, que se hab铆a creado en un brote anterior. Las medidas de contenci贸n se implementaron gradualmente a medida que la situaci贸n se volv铆a m谩s peligrosa.

El 20 de mayo se promulg贸 un decreto que suspendi贸 toda actividad comercial con el reino de N谩poles, ya gravemente afectado. La semana siguiente, el bloqueo se prolong贸: a cualquier viajero procedente de Roma tambi茅n se le prohibi贸 acceder a Roma.

El d铆a 29, la ciudad de Civitavecchia, en el dominio de los Estados Pontificios, registr贸 la llegada de la peste y fue inmediatamente puesta en cuarentena. 芦En los d铆as y meses que siguieron, muchos otros lugares de los Estados Pontificios quedaron aislados禄, detalla el historiador Topi en su art铆culo.

En Roma, la decisi贸n fue radical: se cerraron casi todas las puertas que entonces daban acceso a la ciudad. S贸lo ocho permanecieron abiertos, pero estaban protegidos las 24 horas por soldados, supervisados 鈥嬧媝or 芦un noble y un cardenal禄.

A partir de ese momento, cualquier entrada ten铆a que estar justificada y registrada.

El 15 de junio, Roma tuvo su primer caso: un soldado napolitano que muri贸 en un hospital. Los est谩ndares comenzaron a endurecerse cada vez m谩s. El 20 de junio, una ley orden贸 que cualquier persona que conociera a un paciente deb铆a informar a las autoridades. Posteriormente, un nuevo dispositivo papal comenz贸 a obligar a cada p谩rroco y sus asistentes a visitar, cada tres d铆as, todas las casas de sus distritos electorales para identificar y registrar a los enfermos. En ese momento, era la forma de rastrear a los infectados.

Luego lleg贸 la noticia de otra muerte, un pescador que se encontraba en la regi贸n de Trastevere. 芦Toda la familia que tuvo contacto con esta v铆ctima tambi茅n se contagi贸 y muchos murieron禄, dice Raylson Araujo, miembro del Centro de Di谩logo Cat贸lico-Pentecostal y estudiante de teolog铆a de la PUC-SP (Pontificia Universidad Cat贸lica de S茫o Paulo), quien tambi茅n investigado el tema.

La primera idea fue intentar aislar la regi贸n. En la tarde del 22 y en la madrugada del 23 de junio, bajo las 贸rdenes de tres cardenales, los trabajadores levantaron un muro de contenci贸n despu茅s de nueve horas de trabajo.

芦El Papa tambi茅n era la autoridad civil. A medida que la enfermedad comenz贸 a extenderse, comenz贸 a implementar medidas de aislamiento. Despu茅s de prohibir el comercio con N谩poles, comenz贸 a decretar otros medios de distanciamiento social: prohibi贸 las reuniones, las procesiones, todos los devocionales m谩s populares 芦, apunta Araujo. El endurecimiento de las reglas fue gradual hasta el cierre total.

芦A medida que pasaba el tiempo, [papa] estaba adoptando nuevas prohibiciones. Congregaciones [da Igreja] Se suspendieron todas las visitas diplom谩ticas, se suspendieron las reuniones religiosas y las reuniones p煤blicas. Las carreteras estaban vigiladas 芦, dice Araujo.禄 Todos los asentamientos civiles terminaron suspendidos 芦.

芦Se prohibieron diversas actividades econ贸micas y sociales. Se cancelaron las fiestas y ceremonias p煤blicas, civiles y religiosas禄, dice el seminarista Gustavo Catania, fil贸sofo del Monasterio de S茫o Bento de S茫o Paulo. 芦Se suspendieron los mercados y se sac贸 a algunas personas que viv铆an en la calle, porque pod铆an ser causa de contagio. Se prohibi贸 el cruce nocturno del r铆o T铆ber禄.

芦Con casi toda la ciudad cerrada, los servicios inevitablemente se volvieron privados. Casi todos ten铆an a alguien en la familia con la enfermedad禄, agrega Catania. El Papa tambi茅n determin贸 que en ese per铆odo nadie debe ayunar, en un intento por evitar que las personas se priven de la comida y as铆 se mantengan m谩s saludables en caso de que se infecten.

A todos aquellos que tuvieran al menos una persona infectada en la familia se les prohibi贸 salir de casa. Para garantizar la asistencia, Alexandre 7潞 separ贸 a los sacerdotes y m茅dicos en dos grupos: los que tendr铆an contacto con los enfermos y los que no, atendiendo al resto de la poblaci贸n.

鈥淓xist铆a la preocupaci贸n de que los sacerdotes no se convirtieran en vectores de la enfermedad鈥, dice Araujo.

芦Los m茅dicos fueron prohibidos [por lei] para huir de Roma 芦, observa Catania, recordando que muchos ten铆an miedo de contaminarse con la peste. Como los pacientes estaban aislados, se cre贸 una red de asistencia.禄 Se brind贸 ayuda econ贸mica a las familias que no pod铆an salir de sus hogares. y algunas personas Recibieron alimentos por la ventana 鈥, dice el seminarista. En los meses de octubre y noviembre, cuando la incidencia de la enfermedad era mayor, incluso se preve铆a la pena de muerte para quienes infringieran las reglas.

Negociadores y fake news

Pero no todos cre铆an en la gravedad de la situaci贸n. Hubo quienes desde帽aron y a煤n hoy se difundieron las llamadas fake news. 芦El Papa fue incluso acusado de haber inventado la enfermedad para su propio beneficio, para ganar popularidad禄, dice la vaticanista Mirticeli Medeiros, investigadora de historia cat贸lica en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

芦[Muitos] no quer铆a que el pont铆fice tomara tales medidas [de restri莽茫o] para no alarmar a la poblaci贸n 鈥, agrega.鈥 Incluso sus colaboradores m谩s cercanos le aconsejaron que no lo hiciera. Tem铆an que, desde el momento en que hicieran p煤blica la gravedad de la situaci贸n, mediante decretos y divulgaciones, la econom铆a comenzara a sentir los efectos de este tipo de postura. Sin embargo, se mostr贸 firme y sigui贸 su pol铆tica sanitaria. 芦Quiz谩s Alexandre 7潞 pueda considerarse una especie de mecenas del encierro禄.

Ara煤jo compara lo ocurrido en el siglo XVII con el 芦movimiento de hoy, con la resistencia popular禄 para aceptar la gravedad de la pandemia Covid-19. 芦[Na 茅poca,] Primero, los comerciantes quer铆an aconsejar al Papa que no adoptara las medidas, ya que [o fechamento] perjudicar铆a el comercio, la cosecha 鈥, comenta el investigador.鈥 Parte de la gente fue a murmurar contra las decisiones del Papa 鈥.鈥 Grupos buscaron al Papa, aconsej谩ndole que no promulgara medidas de aislamiento. Quer铆an que se tapara, maquillara un poco la enfermedad para que no se extendiera el p谩nico y no se cerrara el comercio 芦.

Hay informes de que un m茅dico inform贸 noticias falsas sobre las verdaderas motivaciones del encierro. 芦Ele espalhou que essas decis玫es do papa escondiam interesses pol铆ticos禄, diz o historiador Victor Missiato, professor do Col茅gio Presbiteriano Mackenzie Bras铆lia, membro do Grupo de Estudos e Pesquisas Psicossociais sobre o Desenvolvimento Humano da Universidade Presbiteriana Mackenzie (Bras铆lia) e pesquisador na Unep ( Universidad Estadual Paulista).

芦Fue acusado de difamaci贸n y termin贸 condenado a trabajar en un hospital dedicado a curar la peste禄.

Otro caso emblem谩tico fue el del religioso Gregorio Barbarigo (1625-1697). Cuando fue elegido, el Papa Alejandro VII lo nombr贸 prelado de la Casa Pontificia, asesor y, m谩s tarde, refer茅ndum del Tribunal Supremo de la Firma Apost贸lica. Todo esto en 1655, el mismo a帽o en que Barbarigo se hizo sacerdote. Pero el asesor termin贸 siendo una voz contra el encierro de Alexandre 7潞. 鈥淐uestion贸 las medidas, dijo que causaron m谩s muertes que la peste, porque causaron muertes por hambre y miedo. Incluso cercano al Papa, ten铆a un ojo cr铆tico鈥, enfatiza Araujo.

Alexandre 7潞 no parece haber guardado rencor. Tanto es as铆 que, a帽os despu茅s, en un consistorio de abril de 1660, nombr贸 cardenal a Barbarigo.

Victoria contra la enfermedad

Cuando se super贸 este brote en agosto de 1657, la celebraci贸n estuvo a la altura. Alexandre 7潞 demostr贸 el renacimiento de la iglesia con monumentos que marcan el Vaticano hasta hoy, como el conjunto de columnas de la Plaza de San Pedro, obra del escultor y arquitecto Gian Lorenzo Bernini (1598-1660).

鈥淓ra muy com煤n, durante este per铆odo, que los papas hicieran visible su soberan铆a y su poder. Los grandes monumentos de Roma, en este per铆odo, se construyeron a partir de esta motivaci贸n鈥, contextualiza Medeiros. 芦Este es el caso del Quattro Fontane en Piazza Navona, Fontana di Trevi, entre otros禄.

La embajada de Brasil en Roma est谩 frente a las esculturas de la famosa Piazza Navona. 芦Alessandro 7潞 era un apasionado del arte, amigo de Bernini. El inicio de su pontificado estuvo marcado, precisamente, por la peste禄, explica. 芦La manera que encontr贸, en cierto modo, de borrar ese per铆odo oscuro, fue invirtiendo en obras colosales. Las columnatas que hab铆a construido representan los brazos abiertos de la iglesia. La catedral del ap贸stol Pedro fue restaurada, el s铆mbolo del poder temporal , no solo espiritual 芦.

Otros casos

Este no fue el 煤nico momento hist贸rico en el que la iglesia, en el pasado, cerr贸 sus puertas debido a brotes y epidemias. Pero, como se帽ala Medeiros, era el 煤nico de manera oficial 芦y con una estructura estatal para eso禄. 芦Se han producido casos aislados en algunas di贸cesis de Italia, especialmente en el siglo XIX durante la epidemia de c贸lera禄, recuerda. 芦En estos lugares, se han tomado medidas restrictivas similares禄.

Por otro lado, Medeiros recuerda que, con el brote de peste del siglo XIV, ocurri贸 芦todo lo contrario禄.

鈥淓l Papa Clemente 6, aislado en el palacio pontificio de Avi帽贸n, en Francia, no parec铆a muy preocupado por lo que suced铆a fuera de los muros de su casa鈥, apunta el vaticanista. 芦Como en la mentalidad del hombre de la 茅poca, la enfermedad no era m谩s que un castigo divino, se produc铆an procesiones y otras formas de aglomeraci贸n, en el intento, seg煤n la mentalidad religiosa de la 茅poca, de quitar ese mal禄.

芦Pero incluso entonces, como en los d铆as de Alexandre 7潞, hab铆a dormitorios para aislar a los infectados. Estos ‘lazarettos’, como se llamaban, estaban a cargo de [religiosos] Franciscanos 芦, contextualiza.禄 Los viajeros, siguiendo las normas sanitarias de algunos lugares, deben evitar convivir con otras personas durante 40 d铆as, de ah铆 el t茅rmino cuarentena 芦.

Dos d茅cadas despu茅s del brote experimentado por Roma, fue el turno de la regi贸n de Mil谩n de verse severamente afectada por la plaga. El cardenal arzobispo de all铆, Carlo Borromeo (1538-1584), mir贸 al ejemplo de Alejandro 7潞 para establecer estrictas medidas sanitarias en su circunscripci贸n.

芦Propuso una cuarentena general, que fue adoptada [pela regi茫o]禄, dice Araujo.禄 Se emiti贸 un decreto que obligaba a la gente a quedarse en casa hasta que la situaci贸n estuviera controlada. Solo aquellos que estaban cuidando a la poblaci贸n espiritual y materialmente pod铆an irse 芦.

El investigador dice que incluso las masas se celebraron en formato 芦a distancia禄, seg煤n las posibilidades de la 茅poca. 鈥淯n cura iba a la esquina y festejaba en la calle. Los fieles miraban desde sus ventanas, desde el interior de la casa鈥, explica.

Fe y ciencia

Al analizar estos episodios del pasado, a menudo similares a los vividos hoy, es necesario tener en cuenta dos puntos. Este era un mundo en el que la ciencia a煤n no se valoraba como lo es hoy. Y en el que la religi贸n y la pol铆tica estaban intr铆nsecamente entrelazadas.

芦En el siglo XVII, el absolutismo era muy fuerte en Europa y estaba ligado al poder de la Iglesia. El poder pol铆tico y el poder religioso, en ese momento, a煤n estaban muy mezclados禄, explica Missiato. 芦En ese momento, la revoluci贸n cient铆fica a煤n no se hab铆a extendido a las diferentes sociedades del mundo europeo. La creencia en lo divino como entidad definitoria de la paz y el caos todav铆a se ve铆a como el camino hacia la salvaci贸n禄.

Por tanto, el encierro impuesto por Alexandre 7潞 se vuelve a煤n m谩s interesante.

芦[O ocorrido] Muestra un alineamiento entre fe y ciencia 鈥, dice Araujo.鈥 Una fe que tiene los pies en la tierra. Basado en lo que Roma ya hab铆a sufrido por la plaga en otras ocasiones, [a experi锚ncia faz com que] llegan a saber que estas medidas son importantes. Hay pastores sensibles 芦.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *