Pandemic fue un punto de inflexi√≥n en mi primer a√Īo como corresponsal en Europa





‚ÄúTe guardar√© un lugar con los portugueses. Si llega antes que yo, busque su nombre en los papeles pegados a las mesas ¬ę. As√≠ comenz√≥ mi primer a√Īo como corresponsal de la hoja en Europa: con mucha aglomeraci√≥n, cero distancia social y sin sombra de m√°scaras.





Rita Siza, corresponsal en Bruselas del diario portugu√©s P√ļblico, explic√≥ c√≥mo navegar entre los mil corresponsales extranjeros que pr√°cticamente acamparon en el edificio donde los presidentes y primeros ministros de los 27 pa√≠ses de la Uni√≥n Europea discutieron el bloque, desde la ma√Īana hasta la madrugada, a veces para varios d√≠as en el Consejo Europeo.

Mi primera vez había comenzado como imaginaba, con colegas de todo el mundo informando de cerca sobre disputas sobre recursos y maniobras políticas. En mi itinerario hubo muchos viajes, conflictos, encuentros y arte.

¬ŅCoronavirus? Segu√≠a siendo una enfermedad misteriosa que empeoraba en China, y el temor de que llegara a Europa cancel√≥ un megaevento tecnol√≥gico en Barcelona en febrero. De hecho, el micro-bill√≥n hab√≠a estado en el continente durante casi un mes, pero solo visible en el norte de Italia. Tan subestimado estaba a principios de a√Īo que se hab√≠a convertido en un blague entre los colegas portugueses: ‚ÄúNi siquiera llegan casos de coronavirus a Portugal‚ÄĚ, bromearon, centrados en la divisi√≥n del presupuesto plurianual europeo.

Lisboa fue solo mi pr√≥xima parada, y mi colega Danilo Verpa y yo recorrimos las calles abarrotadas y abiertas para el cap√≠tulo europeo de la serie Estado Alterado (sobre drogas y pol√≠ticas p√ļblicas). Sin embargo, la broma de mis amigos tard√≥ una semana en desmoronarse. De lunes a martes apareci√≥ un comunicado del gobierno en el ascensor del hotel: el animal s√≠ lleg√≥ a Portugal y se adoptar√°n medidas preventivas.

El pat√≥geno recibi√≥ su nombre, Sars-Cov-2, la neumon√≠a at√≠pica se convirti√≥ en Covid-19, Lombard√≠a confin√≥ a 16 millones de personas y el 11 de marzo mi t√≠tulo fue ¬ęEuropa es el centro de la pandemia de coronavirus, dice la OMS¬Ľ. Los mensajes internos de la sala de redacci√≥n hablaban de la pandemia como ¬ęel √ļnico tema que importa¬Ľ.

La cobertura del Consejo de Europa ya tenía un siglo, y el avance de la videollamada sobre el presencial fue un viento helado. Pero el tumulto periodístico sobrevivió bajo Covid-19, en protestas contra el racismo (10.000 personas enmascaradas en el apogeo de la primera ola), en elecciones disputadas en Polonia (cuando un simple viaje en avión tenía el aire de un acto de valentía) y protestas desafiantes contra la dictadura en Bielorrusia.





Incluso B√©lgica, generalmente ausente de las noticias, fue noticia al ocupar el primer lugar en el ranking de pa√≠ses con m√°s muertes per c√°pita en el mundo. La palabra coronavirus fue central en 446 mensajes de texto enviados desde Europa este a√Īo, muchos de ellos escritos en el pa√≠s que a√ļn apoya este liderazgo letal, apenas evidente en las calles de la capital, pero una imagen de una tragedia en los hogares de ancianos del pa√≠s.

Ciertamente las 11 cartas tendr√°n presencia garantizada en mi segundo a√Īo como corresponsal, pero ahora el coronavirus ya aparece en una empresa m√°s ilusionante. El d√≠a que aterric√© en Bruselas de regreso de las vacaciones, el 27 de diciembre, la Uni√≥n Europea lanz√≥ su campa√Īa de inmunizaci√≥n y la vacuna apareci√≥ en 13 textos en esos 8 d√≠as.

Que tiran de la cola de otras buenas noticias. Adem√°s de viajes, elecciones, conflictos y manifestaciones, el arte y los encuentros faltan en mi itinerario, preferiblemente con mis compa√Īeros cerca.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *