Pandemia, Economía o Salud: aprende, domina y sigue adelante





Aunque superlativo, falso e irresponsable, la forma en que algunos pol√≠ticos demag√≥gicos se jactan de haber ganado el Covid-19, incluso con menciones como ¬ęesp√©cimen f√≠sico perfecto¬Ľ o ¬ępodr√≠a ser inmune¬Ľ, haciendo un descarado derivaci√≥n para la ciencia, la actitud no es tan inusual en pol√≠tica.





Adem√°s de esconder un acceso √ļnico y privilegiado a terapias experimentales, como el c√≥ctel de anticuerpos (a aprobar) REGN-COV2, el esteroide dexametasona o el antiviral remdesivir, subrayan una m√°xima lamentablemente habitual (y casi maquiav√©lica) de este mundo: cuando se trata de El √©xito, el cr√©dito es del gobierno y no de las empresas farmac√©uticas involucradas en el descubrimiento – apropiaci√≥n que condiciona el financiamiento, la innovaci√≥n y, por supuesto, la opini√≥n p√ļblica.

Aunque también por ensayo y error, la historia de la industria farmacéutica se compone esencialmente de éxitos y merece ser apreciada, especialmente por los gobiernos y la clase política, por su doble papel social en los componentes de Salud y Economía.

Despu√©s de todo, por un lado ha ayudado a prevenir la aparici√≥n de m√°s epidemias (y pandemias) nuevas y a abreviar muchas otras, gracias a un enfoque continuo en la investigaci√≥n y el desarrollo (I + D) de nuevas terapias, medicamentos y vacunas; por otro lado, es un gran creador de ‚Äúcerebros‚ÄĚ, empleo especializado y tambi√©n de valor y refuerzo de las exportaciones. En Portugal, hablamos de una actividad que genera m√°s de mil millones de euros de ingresos anuales y emplea directamente a m√°s de 7.500 profesionales.

Sin duda, el renovado apoyo estrat√©gico a un sector con base productiva nacional, como sucedi√≥ entre los a√Īos 1999-2002 y 2002-2004, permitiendo el inicio de su internacionalizaci√≥n y el incremento de sus exportaciones, es fundamental para el mantenimiento de la calidad de la atenci√≥n. de salud proporcionada en el invierno que se avecina. Cabe recordar tambi√©n que la propia Comisi√≥n Europea ya ha reconocido el car√°cter estrat√©gico de este sector y la necesidad de minimizar el grado de dependencia de terceros pa√≠ses en este √°mbito, algo dolorosamente visible durante la primera fase de la actual pandemia.

Portugal tiene hoy una envidiable capacidad científica instalada en el área de las Ciencias de la Vida (por ejemplo: Instituto Gulbenkian de Ciencias, Fundación Champalimaud, IBILI РInstituto Biomédico, de Investigación de Luz e Imagen, Biocant Park, Ipatimup РInstituto de Patología e Inmunología Molecular, iBET РInstituto de Biología Experimental y Tecnológica, iMM РInstituto de Medicina Molecular João Lobo Antunes, etc.) y varias empresas hecho en portugal que exportan medicamentos innovadores de referencia mundial.

Ahora, para que esta industria sea sustentable y contin√ļe generando valor significativo para el pa√≠s, es necesario impulsar sus dimensiones de Econom√≠a de la Salud y profundizar las sinergias entre las m√ļltiples entidades de Salud (industria, proveedores, autoridades).





Pero volvamos a Covid-19 y los tiempos de contingencia en los que vivimos, y eso insiste en quitar vidas y trabajos. El filo de la navaja en el que caminamos, con un filo en la salud p√ļblica (pandemia) y el otro en la econom√≠a (evitando nuevos confinamientos generalizados), nos empuja a todos hacia decisiones particularmente dif√≠ciles.

Adem√°s, hasta alcanzar la inmunidad grupal deseada, ya sea mediante vacunas o terapias efectivas, tendremos que invertir a√ļn m√°s en comportamientos y ciudadan√≠a responsable, pero tambi√©n en la masificaci√≥n de pruebas r√°pidas y nuevas tecnolog√≠as de prueba, como los kits. art√≠culos desechables para usar en casa. Cabe recordar que, como estima la OMS, solo el 10% de la poblaci√≥n mundial ya ha estado expuesta al virus.

Una cosa es cierta: el coronavirus Sars-Cov-2 a√ļn existe y las autoridades actuales (en particular, el gobierno en ejercicio), permanecer√°n en los anales de la historia por su desempe√Īo en la gesti√≥n de la pandemia, pero tambi√©n, y por las m√ļltiples e impactos prolongados (t√©cnicos, epidemiol√≥gicos, econ√≥micos y humanos), debido a su capacidad para galvanizar y mantener a las respectivas sociedades comprometidas en una carrera de fondo.

El tama√Īo, la extensi√≥n y la duraci√≥n de la nueva pandemia de coronavirus ya ha marcado de forma indeleble a todas las generaciones vivas, desde los ni√Īos en los jardines de infancia hasta los ancianos en los hogares. Pero todav√≠a estamos en el d√©cimo mes del brote. Con casi 40 millones de infectados y m√°s de un mill√≥n de muertos, es hora de unirnos, de remar a todos del mismo lado. Como dir√≠a Winston Churchill, ¬ęla vida da lecciones que solo ocurren una vez¬Ľ. Aprendamos de nuestros errores ahora, para no repetirlos en un futuro pr√≥ximo y podamos seguir adelante.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *