Oposición señala apoyo al paquete liberal de Milei en Argentina





La sesión había comenzado hacía poco más de dos horas cuando el primer debate se apoderó del pleno. Los diputados de izquierda señalaron con el dedo al hombre del público, el hombre se defendió diciendo que no había insultado a nadie y los parlamentarios protestaron mientras los guardias de seguridad expulsaban al intruso.





En este clima, este miércoles (31) comenzó el debate sobre la «ley de autobuses» de Javier Milei, una de las principales apuestas del presidente argentino para darle al país un giro liberal y lograr el equilibrio de las cuentas públicas. Hasta ahora, una gran parte de la oposición en la Cámara ha dado señales de que apoyará el texto en general.

Una proyección del diario La Nación basada en las declaraciones de cada diputado indica que se espera que al menos 136 voten a favor del proyecto, lo que superaría los 129 votos necesarios para que la medida pase al Senado. Otros 108 ya han señalado que estarán en contra, principalmente el peronismo y la izquierda.

Con una pequeña minoría en el Congreso, Milei depende de la llamada «oposición de diálogo», formada por partidos de derecha, centroderecha y centro. Este miércoles, el pleno quedó físicamente dividido en estos bloques, con el lado derecho ocupado por parlamentarios oficialistas, el izquierdo por opositores peronistas y el centro con los votos en disputa.

La discusión aún está lejos de terminar; algunos estiman más de 30 horas, otros dicen días. Los legisladores primero deben votar el texto en su conjunto, y luego comenzarán a debatir rápidamente más de un centenar de artículos que han sido impugnados en las comisiones en las últimas semanas, hasta definir la redacción final. En esta etapa debería haber más desacuerdos.

«Los diputados nunca han trabajado tan duro en enero», comenta entre bastidores un empleado gubernamental de confianza. El Congreso argentino recién regresa de vacaciones en marzo, pero Milei convocó a sesiones extraordinarias hasta el 15 de febrero, aún prorrogables, para agilizar el análisis de su paquete liberal.

Si estas votaciones se concretan, el ultraliberal cosechará su primera victoria en el pleno del Congreso, pero no sin derrotas. Para alcanzar el quórum que permitió la sesión, el gobierno tuvo que deshidratar el proyecto original que contenía 664 artículos y renunciar a reformas centrales como las económicas y electorales.





En la sesión de este miércoles se confirmó la exclusión de más de un centenar de artículos que el gobierno ya había indicado que retiraría, en una conferencia de prensa convocada apresuradamente por el ministro de Economía, Luis Caputo, el viernes pasado (26). «No queremos que el capítulo fiscal retrase lo que creemos que es necesario y urgente», afirmó.

Las últimas eliminaciones incluyen capítulos enteros sobre temas como el trabajo, la deuda externa, la energía, la pesca, los impuestos a las importaciones y exportaciones, el impuesto a la renta y la fórmula de ajuste de las pensiones. Como resultado, el proyecto que será votado por el pleno cuenta ahora con alrededor de 380 artículos, casi 280 menos que el original.

Por ejemplo, se mantuvo la sección que allana el camino para la privatización total o parcial de 40 empresas estatales, lo que sigue siendo motivo de controversia entre los diputados: la petrolera YPF fue eliminada anteriormente de la lista.

El peronismo intentó llevar el proyecto nuevamente a las comisiones, alegando que es un texto nuevo, pero fue derrotado en una votación. «Esto nunca se había visto en la Cámara de Diputados», se quejó ante el micrófono el jefe del bloque peronista, Germán Martínez. «Todos los diputados iniciarán este debate sin saber qué cambios se proponen».

«El proyecto es polémico, pero sólo para aquellos que quieren proteger sus privilegios, que provienen del modelo anterior que nos trajo aquí, a este lugar de miseria e indigencia. Los jóvenes se van del país y las empresas huyen», respondió el El diputado José Luis Espert, partidario de Milei, en un discurso elogiado por el portavoz de la Casa Rosada.

Afuera del Congreso, manifestantes de izquierda y organizaciones sociales ondeaban banderas y golpeaban cacerolas pidiendo el rechazo de la ley. «Si de verdad quieres libertad: tierra, techo y trabajo», decía una de las pancartas colgadas en la plaza, frente a una fila de policías que rodeaban el edificio.

La tensión aumentó a última hora de la tarde, alrededor de las 17.30 horas, cuando un grupo intentó cerrar la avenida para protestar. Se enfrentaron con policías federales, quienes utilizaron gas pimienta para despejar la calle, siguiendo el nuevo «protocolo antipiquetes» de Milei y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

No es la primera vez que un presidente argentino lleva un paquete de leyes de este tipo al Congreso, intentando aprovechar los primeros días de su gestión para impulsar reformas. El predecesor Alberto Fernández envió un texto con 88 artículos y Mauricio Macri presentó otro con 97 artículos.

La propuesta de Milei, sin embargo, es la más amplia y ambiciosa, ya que avanza temas controvertidos sin mayoría en el Congreso.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *