√ďpios del pueblo





El f√ļtbol no es esto, se dice. Entonces, ¬Ņqu√©? Parece que, descontados los dirigentes, las "claques", los comentaristas, los empresarios, las "estructuras", el sr. Que se ha convertido en una de las m√°s antiguas de la historia de la humanidad, y que, por lo tanto, no se trata de un problema de salud p√ļblica. . "Mustaf√°", la violencia, las trafulhices, el odio, los patadas en la gram√°tica y los casos judiciales, el f√ļtbol es una cosa linda.





Esta es la cuesti√≥n: ¬Ņser√° tan hermosa que justifique sufrir las calamidades arriba? Y he aqu√≠ la respuesta: no, evidentemente que no. Como cada entendido en el ramo no se cansa de repetir, el f√ļtbol provoca una cantidad de efectos secundarios y malignos bastante superior a los beneficios que induce. Es igual a tomar un medicamento para la micosis que asegure cataratas, pierna dolorosa y dos AVC. O enviar miles de portugueses muri√≥ en la Primera Guerra Mundial s√≥lo para que, un siglo m√°s tarde, "estadistas" descaradamente para divertirse achincalhar la memoria del infortunado. Un gol del Alcochetense garantiza, como m√°ximo, siete segundos de festividades; el ya legendario "terrorismo" de Alcochete implica sietecientas horas de emisiones televisivas casi ininterrumpidas, de lejos un terror m√°s inhumano.

Parafraseando a los profesionales de la indignaci√≥n, es, o deber√≠a ser, tiempo de gritar "¬°Basta!". Con la posible salvedad del PS, que choca con la "fiesta brava" a punto de bajar el IVA de la misma, hay por ah√≠ resmas de excitados deseosos de prohibir las corridas de toros, de hecho una actividad pateta pero que s√≥lo perjudica toros. ¬ŅPor qu√© no se proh√≠be el f√ļtbol, ‚Äč‚Äčcuya ubicuidad perjudica a las personas, transformadas en bovinos en el proceso?

Es f√°cil. Porque sin la sujeci√≥n obsesiva a la pelota todo el mundo podr√≠a reparar en el resto. Y el resto es la an√©cdota de Tancos, los hospitales arruinados, los "medios" sumisos, las corporaciones sueltas, la censura a cielo abierto, las regal√≠as del "banquero" Salado, la impunidad de la extrema izquierda, los jueces sorteados hasta que el sorteo golpea, los fuegos sin humo o responsables, los invertebrados que hacen de la elasticidad una carrera, el incalificable dr. Costa, el calificado prof. Marcelo, el dr. R√≠o, el dr. Hierro, las carmelitas del Bloque, etc. Realmente, el f√ļtbol no es esto. Esto es el pa√≠s, y es much√≠simo peor.

Descubr√≠ hace d√≠as la existencia de un ministro de Medio Ambiente y de la Transici√≥n Energ√©tica. ¬ŅPara que sirve? Aparentemente, para recomendar a la poblaci√≥n contenci√≥n en los gastos. O, en las palabras del se√Īor. el ministro, quien quiera pagar menos IVA en la electricidad s√≥lo tiene que bajar la potencia contratada. ¬ŅLa potencia en cuesti√≥n no aguanta dos bocas de cer√°mica? Tretas: para el sr. el ministro llega y sobran a una familia de cuatro, desde que, por supuesto, √©sta est√© dispuesta a dispensar el "confort" (cito) y se resigne "a su verdadera necesidad" (cito otra vez).

En los tenebrosos tiempos de la troika, un d√©cimo de semejante prepotencia bastar√≠a para llenar "telediarios" con relatos de suicidios y llenar salas con int√©rpretes de la "Gr√Ęndola". Hoy la prepotencia es tan normal que no ofende a nadie, no merece titulares y, al final, no es prepotencia, sino una serie de consejos sabios. La normalidad, por lo dem√°s, se construye despacio. Los combustibles son caros? No son nada, la gente se ha estropeado con mimos y desbarataron los placeres del autob√ļs, de la bicicleta y del carro. ¬ŅEl agua es cara (y, para colmo, ilegalmente compulsiva)? Nada de eso, las personas se acostumbraron a andar lavadas y descuidaron las ancestros virtudes del surro. Y, no tarda, el mismo principio servir√° para la comida, la ropa, la casa, la salud y dem√°s lujos que ablandaron al pueblo, el cual poco a poco se acomodar√° a vivir con poco. Cruel ser√≠a privar al Estado de sus verdaderas necesidades, incluyendo la de emplear, a precios justos, util√≠simos gobernantes.

El descenso a los abismos venezolanos no se hace por decreto s√ļbito: se hace con peque√Īos pasos, descaro, delirio, despotismo, incompetencia, codicia. Y la apat√≠a de todos, que cuando alcanzaron la miseria material y moral ya se olvidaron del viaje. Venezuela tambi√©n tard√≥ en percibir que era Venezuela, y ahora comen (perros) y callan.





Si me permiten, aprovecho la oportunidad para divulgar el Cannadouro 2018, a realizarse hoy y ma√Īana en el Centro de Congresos de la Aduana de Oporto. El certamen cuenta con espacios de exposici√≥n, cedidos a "empresas nacionales e internacionales relacionadas con los actuales usos del cannabis y que representan toda la capacidad innovadora y emprendedora de este sector de negocios". Entre las corporaciones representadas, se destacan la E-Canabidol, la Cannabeer, la Cannativa y, naturalmente, la Logia de Mar√≠a. En otra parte, no pod√≠an faltar las conferencias, que "siguen siendo una fuerte apuesta para promover el debate p√ļblico y dentro de la sociedad civil en torno a la utilizaci√≥n del c√°√Īamo en todas sus vertientes: industrial, recreativa y medicinal haciendo frente al prejuicio con respecto a esta planta multi-vers√°til ". Para abrir el apetito, se refieren los debates "Utilizaci√≥n de Hormig√≥n de C√°√Īamo en la Construcci√≥n", "C√°√Īamo, la Alternativa a las Grandes Culturas" y "Hace Ese: Gestionar el Placer y el Riesgo en el Consumo de Cannabis". Para el final, se espera con enorme expectaci√≥n la mesa redonda "Dar Voz a las mujeres cann√°bicas".

No pregunto por qué los organizadores oscilan entre escribir "cannabis" y "cannabis". No pregunto por qué, cuando el asunto involucra charros, la innovación, el "emprendedorismo, las multinacionales, los negocios y el hormigón pasan a ser cosas espectaculares. No pregunto cómo una planta (u otra porquería cualquiera) puede ser multi-versátil. No pregunto qué son las mujeres cannabis ni por qué andan calladas. Y sobre todo no pregunto qué es lo que esta gente camina, ya que sería la redundancia del milenio.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *