Olavo de Roble en el jardín de la generalización





Lamento que a veces los peque√Īos placeres personales se oponen al bienestar de la poblaci√≥n. Para tristeza m√≠a, Olavo de Carvalho, el gran intelectual de esta nueva derecha brasile√Īa no ser√° eterno y sus v√≠deos no se multiplicar√°n hasta el infinito. Tengo esta pecha, aprecio humor, pocas cosas me conmueven m√°s que una buena an√©cdota, una broma bien contada. Aunque la poblaci√≥n sufra con la ignorancia de quien sobre todo el asunto perora, aunque sea peligroso pormos nuestro futuro en las manos de quien no sabe y odio qui√©n sabe, mi coraz√≥n llora por presentir que el fen√≥meno Olavo de Carvalho acabe un d√≠a. Uno de mis √ļltimos vicios ha sido ver y comentar sus v√≠deos en YouTube.





Fue un amigo carioca quien por primera vez me present√≥ la obra de este vasto brasile√Īo. "Se trata del m√°s inteligente de estos partidarios de Bolsonaro", o√≠, y nada dijo en contra, por no tener idea de qui√©n era Olavo de Carvalho. Nunca hab√≠a o√≠do hablar. No s√© si Olavo es inteligente. Parece culto. Escribe bien. En el caso de las mujeres, la mayor√≠a de las veces, la mayor√≠a de las veces, la mayor√≠a de las veces, la mayor√≠a de las veces, El autodidacta no es necesariamente in√ļtil en t√©rminos intelectuales. La mejor historiador portugu√©s, Oliveira Martins, aprendi√≥ la historia por s√≠ mismo. La brecha de Olavo de Carvalho es odiar inmenso, pensar que cualquier tema pueda ser tratado con la ligereza de un puntapi√©.

Comentemos aqu√≠ un solo v√≠deo de este intelectual. Un v√≠deo en el que Olavo de Carvalho se dispone a acusar a aquellos que disparatadamente enumeran los maleficios del tabaco. Como sabemos, este intelectual brasile√Īo fuma mucho, nunca dice una palabra sin antes chupar en el cigarrillo o en la pipa. Este es uno de los elementos de su persona que nos despiertan la risa. El humo constante. Eso y las camisas de franela, aquel aire de taxista fascista a quien le dieron una tribuna de un mill√≥n de visitantes diarios. Con su cinismo habitual, Olavo acusa al m√©dico de haber mentido al hacer promesas que no pod√≠a cumplir: un infarto o una muerte prematura. Dice que fuma va a cincuenta a√Īos, y que su salud s√≥lo parece mejorar. Aqu√≠ sucede algo muy t√≠pico de Olavo de Carvalho: como √©l no muri√≥ por fumar, quien se preocupa por los maleficios del tabaquismo est√° equivocado. Y quien est√° equivocado es burro.

Ser burro es la condenaci√≥n de quien discrepa de Olavo de Carvalho. Este es su argumento supremo. El tabaquismo no hace da√Īo porque no lo mat√≥. Esta evidencia destruye a cualquier cient√≠fico que se dedique a estas tem√°ticas. Olavo identifica a los responsables de la promoci√≥n de estas patrullas y mentiras sobre el tabaco: los globalistas-cuando oigo la palabra globalista, inmediatamente me acuerdo de Steve Bannon, otro genio que pretende liberar a Am√©rica de las fake news. Fijemos este nombre: George Soros. Seg√ļn la derecha estadounidense, Soros tiene una agenda secreta para traer a todos los hispanos a Am√©rica. O√≠ recientemente que Soros estaba financiando la caravana inmigrante que parti√≥ de Honduras hacia la frontera estadounidense. Es este nuestro mundo, habituado por taxistas que escriben en peri√≥dicos. Olavo apunta tambi√©n el dedo a Soros por varios motivos. Uno de ellos es el tabaco. George Soros y el Rockefeller dominan la industria farmac√©utica y, por eso, les conviene promover mentiras sobre el tabaco. Fant√°stica, la forma de ver la realidad de este gur√ļ intelectual brasile√Īo.

George Soros es un est√ļpido rico, de acuerdo con las opiniones emitidas por Olavo de Carvalho. ¬ŅPor qu√©? Porque, un d√≠a, Olavo estuvo con √©l, le apret√≥ la mano y vio una frase idiota ser soplada por su boca. Este es el esquema mental del brasile√Īo: he hablado con Soros, Soros dijo algo est√ļpido (lea algo con lo cual no estoy de acuerdo), Soros es burro. En consecuencia, el globalismo (c√≥digo de la extrema derecha para la globalizaci√≥n) es est√ļpido y demon√≠aco.

Termino con una visi√≥n alternativa: mi t√≠o fumaba mucho, mi t√≠o muri√≥, mi t√≠o era est√ļpido. Luego, la culpa es de Olavo de Carvalho, que dec√≠a que el tabaco no hac√≠a mal. ¬ŅPara qu√© leer Kant o ir al m√©dico?

Doctor en Historia por la Facultad de Letras de Lisboa; Escritor y Profesor de Literatura en la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill





Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *