Obesidad: no podemos pensar solo en la pérdida de peso





Cerca de 41 millones de brasile√Īos tienen obesidad hoy, un n√ļmero que se vuelve alarmante cuando nos damos cuenta de que la manifestaci√≥n del problema aument√≥ en casi un 68% entre 2006 y 2018, seg√ļn el Ministerio de Salud. Cuando observamos el sobrepeso, el dato asusta: 116 millones de personas, alrededor La mitad de la poblaci√≥n vive en esta condici√≥n.

Pero los n√ļmeros significan poco si no entendemos la complejidad de la enfermedad y su impacto en la vida cotidiana. La falta de conocimiento sobre la obesidad contribuye al prejuicio y lleva a muchas personas a quejarse de c√≥mo es tratada por los profesionales de la salud, incluso sin buscar el tratamiento adecuado.

Los m√©dicos en general ofrecen poco m√°s que pautas para ¬ęcomer menos y hacer m√°s ejercicio¬Ľ. Una forma de revertir esta situaci√≥n y crear conciencia entre los brasile√Īos proviene de campa√Īas como Sa√ļde N√£o Se Pesa, promovida desde 2016.

Para superar la obesidad, el primer paso es reconocerla como una enfermedad crónica, con fuertes componentes genéticos y ambientales, y no la consecuencia exclusiva de malos hábitos o problemas estéticos. Las personas responden de maneras muy diferentes a las intervenciones para perder peso, lo cual es excelente para uno y puede ser malo para otro.

De ah√≠ la importancia de buscar profesionales especializados capaces de elaborar un plan individualizado. Adem√°s, la idea no es necesariamente llevar al paciente a un IMC ¬ęnormal¬Ľ. Las p√©rdidas del 5 al 15% del peso ya mejoran la salud..





Raramente decirle a la gente que coma menos y se mueva más es suficiente, porque el cuerpo está altamente regulado: con cada libra perdida, el gasto metabólico se reduce en un promedio de 30 calorías y el hambre aumenta en 100 calorías.

Es como una banda de goma: cuanto más tiré, más fuerza tengo que hacer para seguir tirando. Entonces el tratamiento tiene que ir más allá de la pérdida de peso. También debemos centrarnos en mantener el peso perdido, un proceso que es como caminar hacia atrás en una escalera mecánica. En este sentido, el ejercicio físico es crucial (incluso más que perder peso), y la vigilancia en la báscula, pesarse con frecuencia e imponer límites, es otra táctica bienvenida.

No hay ex obesos. Hay obesidad controlada. Para tener éxito en el tratamiento, necesitamos crear conciencia sobre el tema y capacitar a más profesionales de la salud para que puedan ayudar a los pacientes en este viaje. De lo contrario, la obesidad seguirá un camino unidireccional y muy pocas personas que tengan la enfermedad podrán perder peso y mantenerlo en el nivel ideal.

* El Dr. Bruno Halpern es endocrin√≥logo, director de la Asociaci√≥n Brasile√Īa para el Estudio de la Obesidad y el S√≠ndrome Metab√≥lico (Abeso) y de la Federaci√≥n Latinoamericana de Obesidad y jefe del Centro de Control de Peso del Hospital 9 de Julho (SP)


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *