Nueva Zelanda deporta a pareja brasileña acusada de conexión con red de prostitución

Una pareja de inmigrantes brasileños en Nueva Zelanda fueron deportados luego de que el servicio de inmigración local señalara que el esposo y la esposa estaban involucrados en una red de prostitución que llevaba mujeres al país de Oceanía para trabajar en la industria del sexo.

La investigación se desarrolló durante el último año hasta que, en mayo, un tribunal dictaminó que la pareja y sus dos hijos, de diez meses y tres años, debían abandonar el país. Recibieron una visa de trabajo de tres meses para que pudieran juntar recursos para su regreso.

Hombre y mujer, de 32 y 34 años, respectivamente, nacieron en Salvador y están juntos desde 2012, según información de la defensa de la pareja hecha pública por la corte de Nueva Zelanda. La mudanza al país, donde ya tenían otros familiares, se produjo en 2016.

El proceso que derivó en la deportación comenzó cuando su esposo, que trabajaba como yesero, solicitó la renovación de la visa, en marzo de 2021. En cinco meses llegó la negativa, señalando que no sería candidato de “buena fe”.

Como argumento, el sector alegó que el hombre prestaba servicios a mujeres brasileñas que querían prostituirse en el país. El trabajo sexual en Nueva Zelanda fue despenalizado en 2003 para personas mayores de 18 años; sin embargo, el país impide que los titulares de visas temporales trabajen en el campo, como una forma de frenar el tráfico sexual.

La investigación habría accedido a datos de la cuenta bancaria conjunta de la pareja y mensajes de WhatsApp que muestran depósitos de mujeres brasileñas para este fin, según la demanda.

La defensa negó la participación de la pareja, argumentando que la mujer trabajaba con servicios administrativos para mujeres brasileñas, pero sin implicaciones para la red de prostitución. La corte de inmigración, sin embargo, anunció la deportación en noviembre pasado.

LA Sábana El sector de inmigración de Nueva Zelanda dijo que inició una extensa investigación en 2020 después de que una mujer brasileña revelara que trabajaba en la prostitución. De ahí que se descubriera la red creada para que las mujeres viajaran al país. “Una vez en Nueva Zelanda, trabajarían con un administrador anónimo que les indicaría dónde trabajar y cuánto cobrar; él recibiría parte de las ganancias, que serían depositadas en varias cuentas bancarias”.

El último intento de los brasileños fue apelar a la Justicia, argumentando que circunstancias de carácter humanitario pesaban a su favor. Dijeron que por haber estado tanto tiempo en Nueva Zelanda, no tenían apoyo ni redes de trabajo en Brasil y que sus hijos, criados en la cultura local, no tendrían buenas oportunidades.

En una carta a la corte, dijeron que se mudaron a Nueva Zelanda porque temían criar a sus hijos en Brasil, «con una alta tasa de criminalidad y bajas condiciones económicas».

Los argumentos de la defensa también enumeraron los altos índices de violación, los valores de las escuelas privadas y las deficiencias en el sistema escolar público. También dijeron que el sistema de salud pública «no funciona bien»: «miles de personas mueren esperando ser atendidas».

En respuesta, el tribunal dijo que reconoció el preocupante nivel de delincuencia en Brasil y enumeró investigaciones que evidencian, por ejemplo, la gravedad de la pandemia en el país, pero concluyó que no encontró evidencia real de que la pareja pudiera estar en riesgo en su vida. país de origen. .

El nombre de los brasileños no se hizo público. Salieron de Nueva Zelanda el 4 de agosto. LA Sábana trató de contactar a su defensa, por correo electrónico y en las redes sociales, pero no obtuvo respuesta. El Itamaraty dijo que, a través de la embajada en Wellington, conoce el caso y permanece disponible para brindar asistencia, pero destacó que la deportación es un acto soberano de cada nación.

A pesar de tener una legislación considerada avanzada en el área de la prostitución, Nueva Zelanda es criticada por ONG por prohibir que los migrantes temporales se involucren en la industria del sexo. La medida, dicen, apoya la explotación de los migrantes y, contrariamente a las razones por las que fue creada, aumenta el riesgo de trata.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *