Nueva York sale del encierro con vacilaciones atípicas





En la Quinta Avenida de la gran ciudad, una pareja pasea de la mano. Él, Ben, usa una máscara negra. Ella, Nathalie, muestra su sonrisa sin taparla.





Nathalie cree, según Lusa, que después de dos dosis de la vacuna «no hay problema» para caminar sin equipo de protección personal contra el covid-19.

Eso es exactamente lo que indican las nuevas reglas de la autoridad sanitaria de Estados Unidos: las personas completamente vacunadas contra el covid-19 ya no necesitan las mascarillas.

En Nueva York, el mandato obligatorio de máscaras se retiró el 19 de mayo para «la mayoría de las circunstancias», pero sigue vigente para el transporte y para las personas que aún no han sido vacunadas.

Ben, por su parte, confesó que todavía no tiene «total confianza». Además, “ya ​​es costumbre llevar la máscara y ya no es una molestia, como cuando se convirtió en la regla”.

«El ser humano se acostumbra y los neoyorquinos son resistentes», comentó Ben.

Nueva York, que ha pasado el estatus de “epicentro de la pandemia” en los Estados Unidos de América, cuenta también, desde el miércoles, con nuevas reglas para los establecimientos comerciales, que autorizan la reapertura al 100% para la mayoría de los negocios.





La diferencia se nota con relación al año pasado, cuando el mundo se mostró incrédulo con imágenes de un pueblo fantasma en el que se había convertido «la gran manzana» desde marzo.

Pero aún prevalece una vacilación, que para nada es característica de los habitantes, para volver “a la normalidad”.

No todas las empresas han sobrevivido a más de un año de restricciones y confinamiento. Hay escaparates vacíos, mostrando desiertos interiores entre las avenidas principales.

Nadia es funcionaria en Nueva York. Se mostró escéptica y preocupada cuando le dijeron que tendría que ir a la oficina una vez a la semana. El motivo, como le explicó a Lusa, fue el miedo a la multitud en el transporte, en una ruta casa-trabajo que dura 50 minutos en Metro.

La estación y terminal de tren Grand Central está en construcción, tiene casi todas las tiendas, panaderías y mostradores de café cerrados y tiene un puesto de vacunación temporal. El movimiento en esta estación es notablemente mucho menor que el de las aproximadamente 750.000 personas que visitaban este hito arquitectónico en Nueva York a diario antes de la pandemia.

La terminal de autobuses, la Terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria, a unos minutos a pie de Times Square, se encuentra en un movimiento significativo, pero aún está lejos de regresar a su ritmo frenético. Las estimaciones de esta infraestructura de buses, la más transitada del país, indicaron que tenía una clientela de alrededor de 250.000 personas al día antes del confinamiento.

El jueves 13, Nadia incluso disfrutó de regresar a la oficina por primera vez desde que se impuso el confinamiento y el teletrabajo, 14 meses antes. Le dije a Lusa que «estaba necesitando, por [fazer] un cambio de ambiente ”, porque estaba cansada de estar sola en casa.

Cuando hace buen tiempo, los neoyorquinos salen con sus almuerzos o snacks y bebidas a los parques y comparten un poco, al menos las migajas, con las palomas. De vez en cuando comparten monedas con vagabundos y mendigos, que también son muchos.

El bullicio de la ciudad está volviendo a los niveles de ruido ya característicos de Nueva York, aunque con algunas carreteras cortadas o parcialmente ocupadas por las carpas creadas para restaurantes para poder recibir a los clientes con distancia social.

Sal, propietario de un restaurante italiano en Long Island, le dijo a Lusa que el gobierno local no le advirtió sobre cambios en las reglas y que no sintió ningún cambio en el comportamiento de los clientes y el negocio, que emplea a 20 personas.

“No lo sé, es muy confuso. Todavía tenemos que usar mascarillas adentro y creo que todavía tenemos que tomar la temperatura para que entre ”, dijo el fundador del restaurante Bella Via en una entrevista con Lusa.

Sal sigue llevando los libros con los nombres y teléfonos de las personas que ingresan al comedor, obligatorio desde el inicio de la pandemia.

El restaurante, que existe desde hace 19 años en la intersección de la 48th Avenue y Vernon Boulevard, está rodeado por tres carpas dispuestas y decoradas para servir comidas manteniendo la distancia solicitada. Sal no sabe cuál será el futuro de las tiendas de campaña, pero le gustaría conservarlas, si la ciudad lo permite.

El jefe dice que el proceso de cambiar las reglas ha sido «tedioso, lento» y también «agotador» para cualquiera que tenga un negocio.

La pandemia del covid-19 provocó más de 3,4 millones de muertes en todo el mundo, como resultado de más de 165 millones de casos de infección, según un informe elaborado por la agencia francesa AFP.

Estados Unidos es el país con más casos de infección en el mundo, más de 33 millones de casos detectados y alrededor de 589.000 muertes, según la Universidad John Hopkins.

Los datos más recientes del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) indican que Estados Unidos ya tiene 126 millones más de personas completamente vacunadas, de un total de 160 millones con al menos una dosis.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *