¿Nuestro régimen aún es de este mundo?





Después de la quiebra de 2011, infligido al país por las mismas familias socialistas todavía hoy nos gobiernan, el miedo en Portugal tiene ahora una cara: la del programa de la troika. Siempre que la economía desacelera, las bolsas caen, o los intereses suben en América, eso es lo que vagamente se teme: el regreso de la troika. Este miedo tiene dos caras. La primera es realista, la segunda es una ilusión. La cara realista tiene que ver con la conciencia de que, aunque la coyuntura ha cambiado, poco ha cambiado estructuralmente: los turistas desembarcan, pero nuestra deuda crece y el Estado continúa a obligarnos con su burocracia y sus impuestos. La ilusión tiene que ver con otra cosa: la idea de que, si todo va mal, no será peor que la última vez. Como si, durante estos ocho años, nada hubiera ocurrido y el mundo continuase en la misma.





El hecho, sin embargo, es que sucedió mucho: el Brexit, el Syriza, Donald Trump, Matteo Salvini, la Alternativ fur Deutschland, etc. Sí, Angela Merkel todavía está allí, pero derrotada y con sucesor a la vista. Podemos tratar todo esto como una mano llena de episodios sueltos. ¿O podemos ver en esa secuencia el principio del fin de aquel mundo en que durante años hemos hecho déficit y deudas sin otra preocupación que la de recibir un tirón de orejas de la Comisión Europea o, en el peor escenario, una visita de la troika, a pedirnos que moderáramos los gastos a cambio de más préstamos.

El mundo está hoy menos "internacionalista" que hace ocho años. Con Trump, pero ya antes de él con Obama, Estados Unidos dejó de ocultar la impaciencia con el papel de policía del planeta. Con el referéndum del Syriza en Grecia, la crisis migratoria de 2015, el Brexit, el desafío de Salvini en Italia o los chalecos amarillos en Francia, algo se ha deslizado en la mayonesa integracionista europea. Es verdad: el euro sigue existiendo, el Syriza acabó por cumplir los tratados, Salvini retrocedió en las provocaciones, y aún no sabemos si el Reino Unido va a salir. Pero parece muy obvio que no será fácil que un gobierno europeo ponga a sus ciudadanos a hacer sacrificios por Europa, aunque el interés del país sea éste. Los "populistas" disciplinaron el integracionismo ilimitado de los años 90, cuando el gobierno de Kohl pudo obligar a los alemanes a renunciar a su moneda o cuando, cuando un país votaba contra Bruselas, bastaba obligarlo a votar otra vez. Ahora el rescate portugués en 2011 pertenece a este mundo pre-Brexit y pre-AfD. ¿Y si la próxima vez no hay troika como en 2011?

Nuestro régimen se basa, desde 1976, en la premisa de la solidaridad y unidad de Occidente, tal como existió durante la Guerra Fría y aún en los años 90. Era un mundo en el que también había egoísmo e impaciencia, pero en que la causa de la cohesión prevalecía siempre . En 1975, tal vez Kissinger no había importado utilizando Portugal como una vacuna contra el eurocomunismo, pero Carlucci no dejó aliado de la OTAN convertido en una Cuba Europea. Los diez países de la CEE tomó mucho tiempo para integrar Portugal, pero nunca hubo duda de que lo haría. Nuestra oligarquía se ha acostumbrado a confiar en el marco internacional para evitar el regular funcionamiento de las instituciones o el crecimiento sostenido de la economía. ¿Todavía recuerdan cuando nos explicaban que, con el euro, el déficit externo ya no tenía importancia? Al final tenía. ¿Bastará, para estar tranquilos, la expectativa de que "Europa" intervendrá siempre que haya dificultades? ¿Qué será del régimen si el 112 de la integración internacional falla o no funciona como se esperaba? Estamos en la misma en un mundo que ya no es lo mismo: he aquí lo que puede, un día, ser el principio de un gran abismo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *