& # 039; No quiero salir del país, solo deshacerme del terror & # 039;, dice el artista que creó la marca de oposición en Bielorrusia.





‚ÄúGan√≥ el mundo, pero no lo encuentro en mi sala de estar‚ÄĚ, bromea la artista Antonina Slobodchikava, mientras busca en la estanter√≠a llena de cuadros, libros y objetos de su apartamento en el centro de Minsk, la capital de Bielorrusia.





Despu√©s de cinco minutos, se rinde y saca un borrador de papel al sulfito de lo que se convirti√≥ en el s√≠mbolo de la principal campa√Īa para oponerse a la dictadura bielorrusa, la de la candidata independiente Svetlana Tikhanovskaia.

El dise√Īo de un coraz√≥n, un pu√Īo cerrado y una mano en forma de V estilizada (de victoria) se hizo por impulso, sin pretender servir frente a la oposici√≥n.

Terminó volviéndose viral y materializándose en banderas, globos y camisetas de los manifestantes que han estado tomando las calles de Bielorrusia desde el 9 de agosto, en protesta por la reelección del dictador Aleksandr Lukachenko.

La bielorrusa casada con el tambi√©n artista contempor√°neo Mikhail Hulin y madre de una ni√Īa de 14 a√Īos, dice que sigui√≥ la campa√Īa como si estuviera viendo una serie de televisi√≥n llena de giros y vueltas.

En uno de los cap√≠tulos, dos amas de casa y un flautista deciden unirse y llevar a cabo las campa√Īas de candidatos derrocados por Lukachenko. De los gestos de cada uno (que significa ¬ęyo creo¬Ľ, ¬ępuedo¬Ľ y ¬ęvoy a ganar¬Ľ) surgi√≥ la inspiraci√≥n para la futura marca electoral.

La muerte y el miedo siempre han sido temas en las instalaciones de Slobodchikava, pero desde que comenzó la brutal represión de la dictadura contra los manifestantes, ella dice que siente un terror constante e inconsciente.





Al mismo tiempo, la necesidad de participar del impulso del país la llevó a suscribir con cientos de artistas una carta abierta condenando la violencia y convocando a nuevas elecciones justas.

La noche siguiente, en medio del traslado de parte de sus pertenencias a un nuevo estudio y junto a sus dos perros fox terrier, habló con hoja cómo vivir bajo un régimen autoritario afecta el arte y la cultura y cuáles son sus perspectivas de futuro.

*

¬ŅC√≥mo surgi√≥ el s√≠mbolo de la campa√Īa?
Somos un negocio operado y de propiedad familiar.
No tengo soluciones muy r√°pidas, pero esta vino de adentro, con mucha fuerza. Me inspir√© en la historia de cada uno de ellos, como si fuera una guerra, los soldados caen, las banderas caen, y los tres toman las banderas y contin√ļan en el lugar de los candidatos afectados.

Publiqué el dibujo en una red social hablando de ese sentimiento y Maria Kalesnikava [uma das três líderes da frente de oposição] pidió permiso para usarlo.

Con la violenta represi√≥n que ha tenido lugar en las √ļltimas semanas, ¬Ņlament√≥ haber sido destacado por el s√≠mbolo de la campa√Īa?

No me arrepiento porque es mi arte, pero tengo miedo de que el gobierno venga a por mí.

Al mismo tiempo, sé que nadie me pagó, tengo la conciencia tranquila. Fue el resultado de mi inspiración.

Tengo mucho miedo de la policía y de Omon [tropa de choque], un pavor inconsciente muy fuerte. Pero participo en manifestaciones colectivas, porque me siento más protegido.

He preguntado a los encuestados si puedo publicar su nombre completo o si lo prefiero de otra manera.

Lo pensé hoy. Muchos están experimentando paranoia en el país, por temor a que las autoridades conozcan nuestros nombres.

En el futuro, al igual que existe el ¬ęs√≠ndrome de Estocolmo¬Ľ [quando sequestrados desenvolvem v√≠nculo com seus captores], habr√° ¬ęparanoia bielorrusa¬Ľ. Es una verdadera epidemia [de problemas] salud mental.

¬ŅD√≥nde m√°s ves este s√≠ndrome?

La semana pasada estuve muy preocupada por los presos y torturados y, con mi hija y mi marido, hicimos un acto en el Palacio de las Artes.

En un momento dud√©, porque es contra la ley. As√≠ que pens√© ¬ę¬Ņqu√© es la ley, de todos modos?¬Ľ. Si las personas pueden ser arrestadas por cualquier motivo, ¬Ņcu√°l es el l√≠mite de la ley? Esto proviene de la paranoia bielorrusa: ya no sabemos cu√°ndo, d√≥nde o por qu√© podemos ser arrestados o procesados.

Salimos a la calle y queremos ser alguien con derecho a pensar, a hablar, pero no sabemos si seremos capaces.

¬ŅEs un sentimiento nuevo en Bielorrusia?

Siempre hubo una ansiedad por expresarse, que se convirtió en una gran depresión, y nos acostumbramos.

Sabíamos exactamente con qué círculos podíamos hablar abiertamente.

Ahora estamos en una situación ambigua. Hay una inspiración gigantesca, pero al mismo tiempo, un miedo enorme a ser aplastado sin poder hacer nada.

Hay un exministro de Cultura [Pavel Latushka] y un escritor galardonado [a pr√™mio Nobel de Literatura Svetlana Aleksi√©vich] en el tablero de transici√≥n creado por la oposici√≥n. ¬ŅPuede la clase art√≠stica bielorrusa liderar el camino?
La participación de los artistas es importante, pero siento que el tablero no está bien equilibrado. Hay mucha gente de las humanidades, políticos, pero ahora necesitamos más trabajadores que artistas.

¬ŅParticipaste en pol√≠tica antes de estas elecciones?

Desde 1994, siento que tal vez podamos cambiar. Por eso me quedé en el país.

¬ŅLa opci√≥n por el arte contempor√°neo forma parte de esto?

Siempre me ha interesado el arte interactivo y no conformista. [movimento que se desenvolveu fora do realismo socialista soviético e cresceu após a morte de Josef Stálin].

Quería hablar con los del otro lado y expresarme como en la Unión Soviética de la década de 1970.

No estaba satisfecha con el sistema educativo y comenc√© con mi esposo a hacer arte contempor√°neo en la d√©cada de 2000, cuando no era nada com√ļn en Bielorrusia.

Aunque inusual, ¬Ņfue valorado?

Fue y sigue siendo marginado por el estado. Llevamos 16 a√Īos haciendo esto, ahora estamos comenzando a construir una comunidad, hay una segunda generaci√≥n de arte contempor√°neo en el pa√≠s, pero incluso en la academia encontramos resistencias.

Nuestras escuelas se detuvieron a principios del siglo XX. La vanguardia [arte de vanguarda, que rompe modelos] es un tema controvertido entre los profesores.

¬ŅEs la resistencia ideol√≥gica?

Las raíces están en la escuela, no aprendemos historia del arte, los bielorrusos no saben nada al respecto.

Mikhail y yo empezamos a explicar por Internet que las instalaciones también son formas de arte, aunque los mayores no entienden mucho. Para nosotros, es una forma de iluminar a las personas.

Somos un negocio operado y de propiedad familiar.¬ŅActuar durante 20 a√Īos bajo un estado autoritario influy√≥ en tu actuaci√≥n art√≠stica?

Ciertamente. Sentimos la presión y esto se expresa en nuestro arte. Nunca hemos tenido la experiencia de crear sin estar bajo esta presión, y cuando trabajo con fenómenos humanos, con problemas existenciales, lo sientes incluso físicamente.

Me siento en guerra, con uniforme de soldado, peleando contra la pared, teniendo que romperla todo el tiempo. Son sentimientos que nunca te abandonan.

Amigos nuestros que viven en el extranjero dicen que incluso están celosos, porque luchamos con problemas reales. No necesitamos inventar problemas. Siempre estamos superando los límites, estirando la cuerda todo el tiempo.

¬ŅCrees que podr√°s romper el muro ahora?

Esperamos que cambie, porque lo queremos tanto … Siento que estamos preparando v√≠as para el futuro, este tren que todav√≠a est√° muy atr√°s.

Tambi√©n nos sentimos como alguien que quiere donar un ri√Ī√≥n, pero el paciente lo rechaza. Queremos donar nuestros ri√Īones al pa√≠s, pero este organismo nos rechaza. Me han preguntado mucho por qu√© no vamos a Alemania u Holanda, donde tenemos muchos amigos.

¬ŅPor qu√© no te vas?

Si la situación vuelve a ser como era, pienso en irme del país. No quiero hacerlo, porque no quiero vivir como mis amigos, en constante expectativa del momento en que podrán volver, y siento que me necesitan aquí. Por otro lado, tengo una hija y no sé si estoy haciendo lo suficiente por ella.

Y el r√©gimen impone l√≠mites incluso a nuestro arte. Durante los √ļltimos dos a√Īos, a Mikhail se le ha prohibido actuar en la ciudad. Dicen que las manifestaciones pol√≠ticas est√°n prohibidas.

Luego pasó a hacer las actuaciones en el bosque y las grabó. Porque en realidad todo lo que hacemos es político, cada gesto, cada palabra, cada acción. Salir a la calle es político ahora, nos pueden arrestar.

¬ŅCu√°l es tu sue√Īo para el futuro?

Recientemente me di cuenta de que hasta este verano no so√Īaba; Me olvid√© de so√Īar, y ahora sue√Īo que podemos tener respeto, amor, comprensi√≥n, que podemos vivir en una sociedad en la que estos valores sobreviven.

La política puede ser sucia, hay chantaje, corrupción, pero la oposición me hizo creer.

Mi sue√Īo lejano es que los bielorrusos dejen de querer que sus hijos se vayan del pa√≠s para estudiar. Ser√≠a genial si pudieran quedarse aqu√≠ y construir algo diferente.

Si es posible, quiero liberarme de este terror. Todo el tiempo tengo que considerar qué palabras debo usar, con qué personas hablo, existe este miedo inconsciente que no quería sentir más. Nunca más.


ESCUCHA PODCAST:

Protestas en Bielorrusia, la √ļltima dictadura europea

VER LOS OTROS INFORMES DE LA SERIE:

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *