No mates a la universidad









Casi todos tienen una opini√≥n sobre Andr√© Ventura y la fiesta Chega. Es una de sus ventajas, en un momento en que se ignora la mayor desgracia. Riccardo Marchi, sin embargo, no quer√≠a tener otra opini√≥n. Quer√≠a estudiar a Ventura y Chega, y de ese estudio hizo un libro, El nuevo derecho antisistema. El caso suficiente (Problemas 70, 2020). Ese libro, sin embargo, se convirti√≥ en objeto de opiniones. A saber, la opini√≥n de 67 estudiantes universitarios que, en lugar de comentarlos y criticarlos a trav√©s de los canales normales de la academia, decidieron hacer una ¬ępetici√≥n¬Ľ, publicada en los peri√≥dicos, proclamando, con el pretexto de una entrevista del autor, que no deber√≠a haber libertad en la universidad para realizar investigaciones y publicar libros como los de Riccardo Marchi. S√≠, s√≠, eso es lo que proclamaron. Al menos ten el coraje de tu odio.

Todo esto ser√≠a sorprendente si, como muchas personas ya lo han notado, las universidades occidentales no se han reducido a la extrema intolerancia de la extrema izquierda, el impulsor obvio de este manifiesto. Pero en medio de tantas opiniones, quiz√°s valga la pena recordar qui√©n es Riccardo Marchi. No, √©l no es un activista pol√≠tico, ni tiene la idea de la academia de que debe ser activismo pol√≠tico, como muchos de los que se manifestaron en contra de √©l. Es profesor de Ciencias Pol√≠ticas con un curr√≠culum apenas m√°s respetable: miembro de la Fundaci√≥n para la Ciencia y Tecnolog√≠a, miembro de la Fundaci√≥n Calouste Gulbenkian, investigador del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa, investigador del Centro de Estudios Internacionales de ISCTE-IUL, etc. Coordin√≥ trabajos colectivos en los que colaboraron profesores de diversas universidades y perspectivas. ¬ŅSu tema de estudio? La ¬ęderecha radical¬Ľ en Portugal, antes y despu√©s del 25 de abril. Hay quienes, con la misma derecha que Marchi, estudian la ¬ęizquierda radical¬Ľ y el Partido Comunista. Nunca he visto manifiestos en contra de esto, ni he visto a nadie preocupado de que el ¬ęestudio universitario¬Ľ pueda ¬ęblanquear¬Ľ o ¬ędesinfectar¬Ľ el comunismo y la extrema izquierda.

El nuevo libro de Marchi, y es esencial tener en cuenta esta cosa obvia, se desprende de sus estudios anteriores, es publicado por un grupo editorial especializado en textos acad√©micos y es parte de un proyecto financiado por FCT. La badana contiene una recomendaci√≥n de Ant√≥nio Costa Pinto. El autor comienza confesando que el fracaso hist√≥rico del ¬ęderecho antisistema¬Ľ despu√©s de 1974 lo llev√≥ a menospreciar a Chega. El resultado electoral, que no parece ¬ęnotable¬Ľ, lo llev√≥ a estudiar su formaci√≥n, organizaci√≥n, literatura y recepci√≥n del partido, en un estilo sobrio y con un vocabulario consagrado (¬ęola populista de derecha¬Ľ, etc.). En su estudio, sugiere varias cosas: que Chega no est√° en la genealog√≠a de la vieja derecha nacionalista; que Ventura no tiene las caracter√≠sticas del tipo de l√≠der de esa tradici√≥n; que el discurso del partido no est√° definido, debido a la variedad de or√≠genes de sus autores; que todo ha dependido de oportunidades exploradas h√°bilmente, con pocos medios, en la prensa y las redes sociales; y que la falta de organizaci√≥n lo deja vulnerable a la ¬ęinfiltraci√≥n de extremistas¬Ľ (p. 117). Finalmente, admite que Chega puede servir, m√°s que derrocar el ¬ęsistema¬Ľ, solo para ampliarlo, con nuevos temas y actores. Sin embargo, el estudio termina con una pregunta sobre el √©xito de Chega, que, supongo, no entusiasmar√° a los activistas del partido.

Me preguntan: ¬ŅMarchi ha llegado a conclusiones con las que todos tenemos que estar de acuerdo? No, en absoluto. El libro de Marchi tambi√©n es universitario en el sentido de que se expone honestamente a las cr√≠ticas: explica sus m√©todos, indica sus fuentes (entrevistas, documentos, prensa) y admite el car√°cter hipot√©tico de sus explicaciones. Para usar las expresiones del autor, no es una ¬ędisculpa¬Ľ, pero tampoco es una ¬ędemonizaci√≥n¬Ľ: es solo un intento de comprensi√≥n. Ahora, parece que para algunos perros guardianes universitarios, solo la ¬ędemonizaci√≥n¬Ľ, sin estudio, es aceptable.

Ante monograf√≠as de este tipo, era habitual que la academia reaccionara con rese√Īas de libros o debates en seminarios. No fue as√≠ como 67 estudiantes universitarios decidieron reaccionar, sino con una petici√≥n para una entrevista. Ah, pero no, nadie quiere prohibir el libro. Bueno, es peor: quieren prohibir al autor. El prop√≥sito del manifiesto: ¬Ņpor qu√© si no, por qu√© enviar una petici√≥n a los peri√≥dicos? – es hacer de Marchi un ¬ęautor maldito¬Ľ, cerrar sus puertas, someterlo a los rigores de la nueva cultura de ¬ęcancelaci√≥n¬Ľ y ¬ęsospecha¬Ľ – en lenguaje sencillo, ¬ęlijarlo¬Ľ. ¬ŅPorque? Porque se atrevi√≥ a estudiar en lugar de limitarse a las opiniones de la extrema izquierda universitaria. Y porque es necesario dar ejemplos para inhibir a aquellos que piensan en abandonar el reba√Īo para investigar lo que no deber√≠an o concluir lo que no tienen permitido hacer. S√≠, esta es una petici√≥n contra la libertad de pensar que es la raz√≥n de ser de una verdadera universidad.

Es f√°cil para m√≠ admitir que hay quienes est√°n entre suscriptores que no tienen estas intenciones. M√°s: quiero creer que hay quienes no tienen estas intenciones, porque conozco a algunos de los suscriptores, a quienes aprecio y respeto. Veo sus nombres en la lista, no como prueba de que ya no son las personas que conoc√≠, sino como prueba de la fuerza de la extrema izquierda, ahora apoyada por el gobierno socialista, para crear vacantes en el ¬ęgran negocio¬Ľ en la universidad y en los medios de comunicaci√≥n. ¬ę, Capaz de enga√Īar a los menos conscientes y arrastrar a los m√°s vulnerables. Pero todav√≠a es por estos nombres, que, repito, aprecio y respeto, me resulta dif√≠cil decir que este es quiz√°s uno de los actos m√°s vergonzosos en la historia de la universidad portuguesa. No dir√© que es lo mismo, porque no lo es, pero merece estar al lado de la resoluci√≥n del consejo de ministros del 14 de junio de 1947, en la que varios profesores universitarios, entonces en el gobierno de la dictadura, usaron sus poderes administrativos para expulsarlos. de la universidad muchos colegas que no compart√≠an la fe salazarista. En el caso de la petici√≥n contra Marchi, el objetivo es el mismo; son los poderes de los signatarios los que a√ļn no alcanzan tanto. Para aquellos que valoran la libertad universitaria, queda esperar que estos signatarios nunca tengan el poder de sus compa√Īeros salazaristas. Porque ahora no puede haber ninguna duda sobre c√≥mo lo usar√≠an.





Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *