Necesitamos tratar el cáncer sin olvidar el corazón.





Mejora en la supervivencia de pacientes que enfrentan cancer, los efectos secundarios del tratamiento de la enfermedad en el sistema cardiovascular, el envejecimiento de la poblaci√≥n … La combinaci√≥n de estos factores cre√≥ la necesidad de desarrollar una subespecialidad en cardiolog√≠a, cardio-oncolog√≠a. La idea central es Proteger el coraz√≥n del paciente durante y despu√©s del tratamiento del c√°ncer..

El enfermedades cardiovasculares y el cancer son las dos causas principales de muerte en el mundo. Cada a√Īo, 17,9 millones de personas mueren por problemas card√≠acos y 9,6 millones por tumores, seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS). Con el aumento de la esperanza de vida, se ha vuelto cada vez m√°s com√ļn que los pacientes card√≠acos desarrollen c√°ncer y viceversa. Adem√°s, algunos medicamentos y tratamientos contra el c√°ncer pueden causar da√Īo card√≠aco como efecto secundario.

Como la √ļnica organizaci√≥n de la sociedad civil en Brasil dedicada a las dos causas principales de muerte, el Instituto Lado a Lado pela Vida (LAL) ha estado difundiendo informaci√≥n calificada sobre el c√°ncer y su impacto en el sistema cardiovascular durante algunos a√Īos. Y es por eso que la cardio-oncolog√≠a ha sido objeto de debates promovidos por LAL con profesionales de la salud y representantes de agencias gubernamentales para que todos est√©n al tanto y actualizados sobre esta tendencia y sus desaf√≠os.

Pero, despu√©s de todo, ¬Ņqu√© es la cardio-oncolog√≠a? El t√©rmino describe los esfuerzos para prevenir o tratar a las personas con problemas card√≠acos causados ‚Äč‚Äčpor tratamientos contra el c√°ncer. Aunque muchos pacientes tambi√©n pueden sufrir problemas pulmonares, renales o infecciosos, el crecimiento de la enfermedad card√≠aca en este contexto ha dado lugar al campo que re√ļne a onc√≥logos, cardi√≥logos e investigadores.

Aunque la especialidad crece todos los días, todavía hay pocos cardio-oncólogos en el país. Y hemos estado trabajando junto con equipos multidisciplinarios no solo para mejorar los resultados del tratamiento del cáncer, sino también las condiciones cardiovasculares y la calidad de vida de los pacientes a medida que envejecen.





Hoy en día, los medicamentos contra el cáncer se han desarrollado y lanzado más rápidamente y algunos de ellos pueden afectar el corazón de maneras inesperadas. Ya sea debido a limitaciones en la investigación clínica o al proceso de acelerar el uso de estos medicamentos en casos de alto riesgo, sabemos lo difícil que puede ser detectar los efectos secundarios en el corazón antes de que se liberen los medicamentos. Los oncólogos y cardiólogos familiarizados con este escenario del mundo real son los más aptos para atraparlos y proponer medidas de protección al paciente.

¬ŅC√≥mo sufre el coraz√≥n?

El tratamiento del c√°ncer puede poner su coraz√≥n en riesgo de diferentes maneras. Un quimioterapia Es capaz de da√Īar el m√ļsculo card√≠aco y su capacidad de bombear sangre, lo que lleva a insuficiencia card√≠aca. Un radioterapia, cuando se aplica al √°rea del pecho, puede alterar el ritmo card√≠aco normal y da√Īar el revestimiento alrededor del coraz√≥n y las v√°lvulas card√≠acas. El mayor riesgo de radiaci√≥n es el desarrollo de enfermedad coronaria temprana y acelerada, lo que aumenta la posibilidad de infarto.

Si bien algunos pacientes no tienen síntomas, otros tienen dificultad para respirar, dolor en el pecho o disminución de la capacidad para hacer ejercicio. Lo que nunca deberíamos decirles es que dejan de recibir los tratamientos que los hacen vencer al cáncer. Los recursos terapéuticos son cada vez más efectivos y el mayor desafío ahora es cómo podemos manejarlos de manera segura para prevenir enfermedades del corazón.

En este sentido, el rendimiento temprano del cardio-onc√≥logo es esencial para evitar secuelas irreversibles en el sistema cardiovascular y tambi√©n para permitir que el tratamiento del c√°ncer contin√ļe sin da√Īar el coraz√≥n. Gracias a los avances en la investigaci√≥n en el √°rea, ahora es posible controlar a los pacientes con mayor riesgo de cardiotoxicidad (el efecto t√≥xico del tratamiento del coraz√≥n) y, con acci√≥n preventiva, evitar complicaciones. Tambi√©n es posible, en muchos casos, revertir la disfunci√≥n card√≠aca que se desarrolla, asegurando la continuidad del tratamiento del c√°ncer.

Las nuevas terapias est√°n ayudando a las personas a vivir m√°s tiempo, pero eso significa que tambi√©n pueden necesitar tratamientos contra el c√°ncer durante a√Īos. Muchos de estos sobrevivientes ahora vivir√°n mucho despu√©s del tratamiento del c√°ncer para desarrollar enfermedades card√≠acas. Se sabe que los ex pacientes con c√°ncer pueden correr el riesgo de desarrollar enfermedades del coraz√≥n hasta una d√©cada despu√©s de la finalizaci√≥n del tratamiento. Es en esta esfera que la comunidad m√©dica necesita crear conciencia y trabajar m√°s estrechamente con los pacientes, sensibiliz√°ndolos para que est√©n alertas a los s√≠ntomas y realicen evaluaciones m√©dicas peri√≥dicas.

Después del tratamiento, los pacientes con cáncer deben solicitar a los médicos un registro detallado de sus dosis de quimioterapia y radiación para hablar con el cardiólogo. También es importante brindar educación e información a los pacientes, sus familias y a toda la sociedad, para que sean conscientes de que, cuando se enfrentan al tratamiento contra el cáncer, pueden y deben tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de complicaciones cardíacas.

El buen ojo para lo que a√ļn no es visible para todos ha sido una pr√°ctica constante de LAL, que entiende que identificar y profundizar las discusiones sobre temas y tendencias que impactar√°n las vidas de la poblaci√≥n es lo m√°s moderno en el desempe√Īo y la gesti√≥n de una empresa. organizaci√≥n social comprometida con el futuro de la naci√≥n. Por lo tanto, LAL tiene cardio-oncolog√≠a en su agenda y difunde informaci√≥n sobre esta nueva subespecialidad con el fin de proteger y proporcionar subsidios a los pacientes para que discutan con sus m√©dicos los mejores caminos a seguir en sus tratamientos, siempre con el objetivo del bien -seres y calidad de vida.

* Ariane Vieira Scarlatelli Macedo es cardio-oncóloga en Santa Casa de São Paulo y miembro del Comité Científico del Instituto Lado a Lado pela Vida (LAL)

* Marlene Oliveira es fundadora y presidenta de LAL


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *