Necesitamos hablar sobre la depresi贸n posparto





Luciana * representa un caso t铆pico de depresi贸n posparto. A los 24 a帽os, qued贸 embarazada por primera vez. Un embarazo deseado y pac铆fico. La entrega tambi茅n fue bien. Sin embargo, al d铆a siguiente se sinti贸 extra帽a. Natural de estar en la piel en este momento, pens贸. Pero semana a semana la incomodidad continu贸. Tuvo dificultades para amamantar y fue dif铆cil lidiar con los desacuerdos familiares sobre el tema.

Hasta que tuvo raz贸n con su lactancia materna, pasaron dos meses, y se encontr贸 cada vez m谩s sola y abrumada. No pod铆a dormir, incluso agotado. La irritaci贸n era grande y el llanto constante. Ni siquiera la evoluci贸n de la ni帽a, que al principio la hizo feliz, la hizo feliz. Interiormente, se pregunt贸: "驴Por qu茅 fui a tener un hijo?"

En un momento, sinti贸 que la angustia podr铆a estar m谩s all谩 de la creencia. Ella coment贸 a su esposo en ese momento: "Creo que estoy deprimida". Descart贸 la hip贸tesis. Pens贸 que si este era el problema, su esposa no saldr铆a de la cama.

Mientras se dirig铆a a su suegra, Luciana escuch贸 que si realmente sent铆a "eso", tendr铆a que alejarse del ni帽o. 鈥淓lla me asust贸. Pas茅 meses fingiendo que no era yo. Y no habl茅 con nadie m谩s al respecto ".

Cuando la ni帽a cumpli贸 1 a帽o, Luciana comenz贸 la psicoterapia. Y escuch贸 del profesional la confirmaci贸n de su sospecha: estaba experimentando una depresi贸n posparto.





Situaciones como esta son mucho m谩s comunes de lo que piensas. En Brasil, el trastorno afecta a una de cada cinco mujeres. La afecci贸n puede comenzar tan pronto como el primer mes de vida del ni帽o o hasta un a帽o despu茅s. Alrededor del 50% de los casos en realidad comienzan en el embarazo, solo sin ser detectados.

El puerperio es un per铆odo naturalmente delicado en el que las mujeres enfrentan su fragilidad f铆sica, ps铆quica y social al mismo tiempo. El cuerpo se est谩 recuperando del parto y las hormonas, se mantiene alto durante el embarazo, cae en picado y da帽a el estado de 谩nimo. Se deben hacer adaptaciones en las relaciones con uno mismo, pareja e hijo.

Adem谩s, se requiere una reorganizaci贸n de las condiciones materiales y objetivas para garantizar el cuidado infantil. "Hay al menos tres situaciones de fragilidad que provocan sobrecarga y aumentan el riesgo de enfermedades mentales que en cualquier otro momento de la vida no patol贸gico", explica la psicoanalista Vera Iaconelli, directora del Instituto Gerar en S茫o Paulo.

Para la mayor铆a de las mujeres, la suma de estos factores lleva a una imagen llamada baby blues, que, aunque incluye aspectos depresivos, tiende a pasar por s铆 mismo como una fase de adaptaci贸n. Pero parte de ellos evoluciona hacia la depresi贸n misma, con s铆ntomas m谩s numerosos, intensos y duraderos.

Los episodios anteriores de la enfermedad (especialmente cuando no se tratan adecuadamente), los contratiempos del embarazo, las dificultades matrimoniales, entre otros problemas, pueden contribuir a desencadenar el trastorno.

Los signos centrales del problema posparto son los mismos que cualquier depresi贸n: p茅rdida de motivaci贸n y placer, y un sentimiento permanente de vac铆o y melancol铆a. Pero la falta de vitalidad hace que la tarea de cuidar al beb茅 sea m谩s dif铆cil de lo que ya es, causando sufrimiento adicional.

Puede haber sentimientos de discapacidad e incluso desinter茅s en el ni帽o. En algunos casos, durante un tiempo, la pareja, la familia u otros cuidadores desempe帽ar谩n un papel importante para garantizar que el beb茅 reciba atenci贸n y afecto.

Cuando hay tratamiento, hay muchas posibilidades de que la persona se recupere y salga fortalecida. 鈥淟a depresi贸n nos da la oportunidad de ver un sufrimiento invisible. Es como una fiebre, lo que indica que algo no va bien. Una vez que lo tratas, no tienes que repetirlo 鈥, dice Vera.

La diferencia entre la depresi贸n posparto y baby blues

Esta imagen afecta al 70% de las mujeres posparto y se caracteriza por s铆ntomas t铆picos de depresi贸n, pero en menor medida y duraci贸n. La falta de energ铆a, el llanto f谩cil y la irritabilidad generalmente aparecen en el segundo o tercer d铆a despu茅s de que llega el beb茅, se intensifican y luego se diluyen. En total, duran en promedio dos semanas.

La ayuda familiar, la orientaci贸n profesional y el apoyo de los grupos de madres pueden contribuir a adaptarse a los cambios dr谩sticos de esta fase. Si las cosas no comienzan a mejorar despu茅s de este per铆odo, es el caso para evaluar la evoluci贸n a una depresi贸n en s铆 misma.

C贸mo tratar y superar la depresi贸n posparto

La psicoterapia ayuda a obtener recursos internos para lidiar con las causas del sufrimiento. El yoga, la meditaci贸n y otras pr谩cticas integradoras pueden aliviar los s铆ntomas de estr茅s y ansiedad. Los medicamentos antidepresivos est谩n indicados en condiciones severas o moderadas.

"Debemos considerar los riesgos de medicar y no medicar", explica el m茅dico Joel Renn贸 Jr., director del Programa de Salud Mental de la Mujer en el Instituto de Psiquiatr铆a del Hospital de Cl铆nicas de S茫o Paulo.

Si no se trata, la depresi贸n puede volverse cr贸nica y m谩s grave, socavando la salud de las mujeres y sus hijos. Las madres con la enfermedad tienen un mayor riesgo de nacer con bajo peso al nacer, as铆 como presentar d茅ficits en el crecimiento y el desarrollo cognitivo y motor.

Cuando la medicaci贸n es indispensable, se selecciona una opci贸n de las que se consideran seguras en el embarazo y la lactancia. Recientemente, el primer f谩rmaco espec铆fico para la depresi贸n posparto, brexanolona, 鈥嬧媐ue aprobado en los Estados Unidos.

Aplicado en el hospital, directamente en la vena, comienza a funcionar en tres a cinco d铆as (los antidepresivos suelen tardar dos semanas). Pero su costo es alto y se necesitan m谩s estudios para determinar si la efectividad permanece. Los efectos secundarios incluyen boca seca, somnolencia y p茅rdida repentina de la conciencia.

Aunque puede tratarse, el gran desaf铆o es crear las condiciones para que las madres puedan buscar apoyo. Un estudio publicado en la revista estadounidense. Revista de salud materna e infantil evalu贸 a las mujeres que dieron a luz en los 煤ltimos tres a帽os y les pregunt贸 si hab铆an abordado el tema con doulas, consultores de lactancia materna, enfermeras o m茅dicos.

La mitad de los participantes ten铆a s铆ntomas depresivos. Y uno de cada cinco no busc贸 ayuda. La mitad dijo que encontraron obst谩culos que lo hicieron "extremadamente dif铆cil" o incluso "imposible".

La psic贸loga y educadora perinatal Simone Cortez, de S茫o Paulo, analiza: 鈥淎dem谩s de sentirse culpable y avergonzada de no ser feliz, existe el temor a lo que vendr谩, como la posibilidad de tomar medicamentos y la influencia en la lactancia materna. A veces las mujeres no saben si tendr谩n dinero para el tratamiento y si la familia encontrar谩 frescura … Hay muchas dudas 鈥.

Los resultados de la investigaci贸n enfatizan la importancia de abrir un canal de comunicaci贸n para que puedan compartir la angustia y el conflicto, ya que socialmente, desde el momento en que quedan embarazadas, solo se les permite mostrar felicidad, integridad y gratitud; las quejas deben ser a lo sumo sobre n谩useas, acidez estomacal y dolor de espalda.

Una buena estrategia es que alguien cercano a entregarle a la mujer una carta para abrirla despu茅s del parto, d谩ndole una cuenta para identificarse. En esta l铆nea, la pediatra Debora Kalman, del Hospital Israelita Albert Einstein en S茫o Paulo, a menudo comparte su experiencia personal con los pacientes.

Ella cree que uno de los roles del pediatra es llevar al territorio de la normalidad ciertas preguntas consideradas malas. Es decir, dejar en claro que es com煤n preguntarse: "驴Qu茅 he hecho con mi vida?" Frente a los enormes desaf铆os que enfrenta la maternidad, y eso no significa que la ni帽a sea menos amada o que ella sea terrible en este papel.

驴Se puede evitar la depresi贸n posparto?

Los estudios muestran que el asesoramiento temprano reduce la probabilidad de que ocurra depresi贸n durante o despu茅s del embarazo en un 39%. No es sorprendente que la Fuerza de Tarea de Servicios Preventivos de EE. UU. En los Estados Unidos haya emitido recomendaciones para que los m茅dicos refieran a pacientes embarazadas o posparto con mayor riesgo de depresi贸n, como mujeres j贸venes de bajos ingresos, en un embarazo no deseado. , sin apoyo familiar y social, con antecedentes de depresi贸n o signos de la enfermedad.

La obstetra y ginec贸loga Helga Marquesini, que trabaja en S茫o Paulo, generalmente habla con sus pacientes sobre los desaf铆os del posparto a煤n en el embarazo. Todo para que no se tomen desprevenidos por situaciones muy diferentes al gui贸n idealizado, especialmente en el caso de las madres primerizas. "Poco se dice sobre el puerperio, y no es un comercial de margarina", dice.

Despu茅s de que nace el ni帽o, el m茅dico pregunta activamente c贸mo es la rutina. Si hay quejas sobre el sue帽o, por ejemplo, busca entender si el paciente se refiere a la reducci贸n normal de las horas de descanso o si no puede relajarse incluso cuando el beb茅 est谩 durmiendo o bajo el cuidado de otra persona, una se帽al de advertencia.

Cuando sea apropiado, consulte a un psic贸logo o psiquiatra. Y eso va m谩s all谩 de recomendar un profesional de salud mental. Helga a menudo llama a su pareja o familiar enfatizando la necesidad de ayudar al paciente en este proceso. Inmersa en la tormenta emocional, es posible que no pueda ir tras un especialista sola.

Simone Cortez tambi茅n defiende la importancia de un "prenatal psicologico鈥: Un trabajo individual o grupal centrado espec铆ficamente en cuestiones ps铆quicas relacionadas con el embarazo, el parto y el posparto.

La doctora de familia, Maria Alice Ogasawara, que trabaja en una cl铆nica de salud en el sur de S茫o Paulo, dice que el tema de la salud mental es, naturalmente, lo que causa la mayor participaci贸n en las ruedas de las mujeres embarazadas promocionadas mensualmente en la unidad, especialmente porque las mujeres que viven en la periferia est谩n expuestos a factores como la violencia y la falta de apoyo, que los hacen a煤n m谩s vulnerables a la depresi贸n.

Solo vale la pena huir de los "grupos de predicaci贸n" que imponen m谩s exigencias a la madre, como la forma correcta de amamantar o hacer que el ni帽o duerma.

Luciana, cuya historia abre este art铆culo, ha encontrado el eje despu茅s de meses de psicoterapia, yoga y recursos de medicina ayurv茅dica. Cuando la primera hija ten铆a cerca de 2 a帽os, qued贸 embarazada nuevamente. Esta vez no hubo depresi贸n.

鈥淪ab铆a que podr铆a volver a ocurrir y no pod铆a controlarlo. Pero podr铆a minimizar el riesgo 鈥, dice. "Continu茅 en el yoga durante el embarazo y establec铆 l铆mites: no recib铆 visitas en la sala de maternidad y en el hogar solo despu茅s de un mes", dice.

El ni帽o naci贸 prematuro y se qued贸 en la UCI. Objetivamente, el escenario era m谩s complicado. Pero la experiencia y el tratamiento la fortalecieron: 鈥淔ue totalmente diferente. Ten铆a una sensaci贸n de claridad de las cosas. Pude vivir todo m谩s l煤cidamente 鈥.

De hecho, enfrentar la maternidad con sus altibajos puede ayudarte a experimentar los momentos dif铆ciles con m谩s ligereza y disfrutar de las alegr铆as con mayor intensidad.

驴C贸mo pueden ayudar los miembros de la familia?

Pregunta en lugar de ofrecer algo, pregunte: "驴Qu茅 puedo hacer?" Para algunas mujeres, recibir el almuerzo de su suegra todos los d铆as es un sue帽o. Para otros, env铆a un mensaje sobre su discapacidad.

Fomentar: Es importante que la pareja apoye especialmente las decisiones tomadas por la mujer despu茅s del parto. Por lo tanto, su seguridad para cuidar al beb茅 se fortalece.

Escucha Hablar menos y escuchar m谩s es esencial, especialmente para las madres primerizas. Si recibe cr铆ticas y sugerencias de todos los lados, puede pensar que est谩 haciendo todo mal.

Preguntar: Difundir mitos, como que cada madre con depresi贸n debe alejarse de su beb茅, puede ser extremadamente da帽ino. Esta hip贸tesis, por cierto, se considera solo en situaciones extremas.

Est茅n atentos: Los comentarios bien intencionados pueden doler. Escuchar 鈥溌o renunciar谩s a poner al beb茅 en la cuna!鈥 Justo el d铆a en que la honda se encontr贸 puede ser desalentador.

No ignores: nada para subestimar la posibilidad de que una mujer tenga depresi贸n. Antes de decir que el posparto "es as铆", intente escuchar m谩s y sugiera asesoramiento con un profesional.

Los hombres tienen depresi贸n posparto?

Alrededor del 10% de los padres desarrollan depresi贸n poco despu茅s de tener un hijo. Cuando la esposa est谩 deprimida, la frecuencia se duplica. Los desencadenantes se relacionan con mayores responsabilidades y cambios en la relaci贸n, entre otros.

Adem谩s de los s铆ntomas cl谩sicos, pueden aparecer comportamientos como trabajar demasiado duro para escapar de la vida hogare帽a, beber y ser impulsivo; algunos comienzan una aventura extramarital en esta etapa, por ejemplo.

Prevenci贸n Celular

Investigadores de la Universidad de S茫o Paulo han desarrollado una aplicaci贸n que identifica se帽ales de advertencia para la depresi贸n en mujeres embarazadas y mujeres en posparto. Esto es materno, que a煤n propone intervenciones espec铆ficas para evitar que la imagen evolucione.

La tecnolog铆a, a煤n en pruebas, se basa en una t茅cnica de psicolog铆a llamada activaci贸n conductual. El investigador Daniel Fatori, uno de los creadores, explica: 鈥淭iene el mismo efecto que algunos antidepresivos. Y tan simple como eso, podemos automatizarlo ".

* Apellido omitido para preservar la identidad del entrevistado


Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *