Mujer afgana es ciega y dispara por conseguir un trabajo





Una mujer afgana de 33 a√Īos recibi√≥ un disparo y una pu√Īalada en el ojo en aparente represalia por conseguir un trabajo y empezar a trabajar.





Khatera (identificado solo por su nombre de pila) fue atacado por tres hombres en motocicleta al salir del trabajo en una comisaría de policía en la provincia de Gázni, a 147 km de la capital, Kabul. Cuando se despertó en el hospital, no podía ver.

¬ęLe pregunt√© a los m√©dicos, ‘¬ŅPor qu√© no puedo ver nada?’. Me dijeron que todav√≠a ten√≠a los ojos vendados por las heridas. Pero supe en ese momento que me hab√≠an quitado los ojos ‚ÄĚ, dijo a la agencia de noticias Reuters.

Tanto ella como las autoridades locales creen que los delincuentes son militantes talibanes, que negaron su participación, y que actuaron sobre la base de la información proporcionada por el padre de la víctima, que se oponía firmemente al deseo de trabajar de su hija.

Seg√ļn la mujer, seg√ļn los informes, entreg√≥ una copia de su documento de identidad al grupo y llam√≥ a su hija varias veces el d√≠a del ataque, preguntando su ubicaci√≥n. El padre fue arrestado y est√° bajo custodia policial.

El trabajo en la comisaría fue el primero en la vida de Khatera, con la ambición de una carrera independiente. Trabajó allí durante tres meses hasta que fue atacada.

‚ÄúOjal√° hubiera servido en la polic√≠a durante al menos un a√Īo. Si [o ataque] si hubiera sucedido despu√©s de eso, habr√≠a sido menos doloroso. Solo pude trabajar y vivir mi sue√Īo durante tres meses ‚ÄĚ.





En Afganist√°n, los ataques violentos contra mujeres en represalia por trabajar han aumentado, especialmente en cargos p√ļblicos. Los activistas de derechos humanos atribuyen la escalada a una combinaci√≥n de las conservadoras reglas sociales del pa√≠s y un aumento de la influencia de los talibanes despu√©s de que Estados Unidos comenzara a retirar sus tropas en los √ļltimos a√Īos.

El grupo est√° en conversaciones con el gobierno afgano para tratar de sellar un acuerdo de paz, pero el ritmo de las discusiones ha sido lento. En los √ļltimos meses, los talibanes dijeron que respetar√≠an los derechos de las mujeres siempre que lo hicieran bajo la ley Sharia, la ley isl√°mica.

¬ęLa situaci√≥n de las mujeres en cargos p√ļblicos en Afganist√°n siempre ha sido peligrosa, pero los recientes estallidos de violencia en todo el pa√≠s la han agravado a√ļn m√°s¬Ľ, dijo Samira Hamidi, de Amnist√≠a Internacional. ¬ęEl progreso logrado en los derechos de las mujeres en la √ļltima d√©cada no puede ser sacrificado por ning√ļn acuerdo de paz¬Ľ.

Khatera, su esposo y sus cinco hijos se esconden en Kabul, donde se está recuperando de sus heridas. Tiene problemas para dormir, está agitada cuando escucha ruidos de motocicletas y ha tenido que cortar el contacto con el resto de la familia, incluida su madre, quien la culpa por el arresto de su padre. Espera devolverle la vista a un médico en el extranjero.

¬ęSi es posible, si recupero la visi√≥n, volver√© a trabajar y volver√© a servir en la polic√≠a¬Ľ, dijo, y agreg√≥ que necesitaba los ingresos para evitar la indigencia. ¬ęPero la raz√≥n principal es mi pasi√≥n por trabajar fuera de casa¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *