Muere Amal, la niña con hambre que es símbolo de la guerra en Yemen





Amal Hussain, la niña de siete años escondida en un cuerpo enfermo de tan delgado, que el diario norteamericano "The New York Times" eternizó en una fotografía, murió.





Estaba acostada en la cama de un hospital en Aslam, en el norte de Yemen, cuando el fotoperiodista Tyler Hicks dio el clic. "No hay carne, sólo piel y hueso", decía la médica responsable. Es una de esas fotografías que hacen mirar hacia el lado. Porque cuesta creer que es real y porque realidades tan malas no debían afectar a quien aún no tuvo tiempo para hacer daño en la vida. La cruda del retrato, publicada por The New York Times el 26 de octubre y justificada por la necesidad de "dar voz a los abandonados", corrió el mundo. Los lectores quedaron sacudidos y enternecidos. Ofrecen dinero a la familia. Se escribieron a si Amal ya estaba mejor. Pero no estaba.

Amal (nombre árabe para "Esperanza") murió en un campamento de refugiados, a seis kilómetros del hospital, avanzó el viernes el viernes, un día después de haber hablado al teléfono con la madre de la niña, también enferma, un brote de dengue, fácil de contraer en las aguas paradas de los campamentos de refugiados de guerra, donde se reproducen y acumulan mosquitos. "Mi corazón está partido", dijo Mariam Ali en una entrevista en la que el llanto y el miedo se hicieron oír. "Amal estaba siempre sonriendo, ahora estoy preocupada por mis otros hijos", se desató.

Amal y la familia fueron obligadas a salir de casa en Saada hace unos tres años, cuando los ataques aéreos sauditas se convirtieron en el pan nuestro de cada día. Según el diario, esa provincia en la frontera con Arabia Saudí sufrió al menos 18 mil ataques desde 2015.

(…) Yemen sobrevive sumido en una guerra entre diferentes ramas del Islam. En un frente a frente entre hútiles y chiitas, que parece no tener fin, es quien viene del lado que desempeña un papel activo. Sin pudores en bombardear posiciones de rebeldes hútis en el norte del país, Arabia Saudita va contribuyendo, como el rival Irán, a los inevitables daños colaterales. Muerte y hambre. Amal era sólo uno de los 1,8 millones de niños yemenitas severamente desnutridos, en un país donde ocho millones de ciudadanos dependen de raciones de alimentos de emergencia (y la ONU advierte que el número puede ascender a 14 millones en breve – la mitad de la población total) .

Estados Unidos y el Reino Unido, mayores proveedores de armas de Arabia Saudita, pidieron esta semana un alto el fuego en Yemen que, según el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, debe entrar en vigor dentro de 30 días. "Tenemos que movernos hacia un esfuerzo de paz aquí, no podemos decir que vamos a hacer eso en el futuro", subrayó el martes.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *