Moderado, el oponente Alberto Fernández se opone al perfil de Cristina para vencer a Macri





Parecía haber algo extraño en la forma en que la ex presidenta Cristina Kirchner (2007-2015) de repente decidió agradecer a Alberto Fernández por su apoyo durante el lanzamiento de su libro, "Sinceramente", en esa fría noche de mayo de 2018 durante la Feria. del libro de Buenos Aires. Fue entonces cuando todos notaron que Fernández estaba sentado en silencio en la primera fila del auditorio y sonrieron al presidente, agradeciéndole.





Extraño porque, a pesar de ser una figura conocida en la escena política argentina, y un peronista de larga data, Fernández se había alejado de Cristina después de ser su jefe de gabinete en el primer año de su administración.

Más que eso, se había convertido en un crítico del gobierno, y comenzó a articular la idea aún frustrada de una "avenida media" dentro del peronismo, junto con otros "peronistas moderados" como él: Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Florencio Randazzo.

El acercamiento de Fernández con el kirchnerismo fue correcto. Él, que había sido una de las figuras más importantes durante la gestión de Néstor Kirchner (2003-2007), ya estaba alineando con Cristina su regreso a esta agrupación.

La sorpresa total, sin embargo, llegó un año después, un sábado por la mañana, cuando la ex presidenta lanzó el video diciendo que no se postularía para la presidencia, como todos esperaban, incluido el presidente Mauricio Macri, prediciendo su propia victoria sobre el máximo. rechazo del ex agente, pero viceversa.

Cristina había decidido que quien lideraría el plato en la carrera presidencial sería ese viejo amigo que estaba sentado en la primera fila el día de su lanzamiento y había regresado al bastión kirchnerista: Alberto Fernández.

Nacido en Buenos Aires, el ganador de las undécimas elecciones primarias, derrotó a Macri en un 47 a un 32 por ciento, estudió derecho y entró a la política a principios de la década de 1980 durante el fin de la dictadura militar (1976-1983).





Trabajó bajo el liderazgo de Raúl Alfonsín (Unión Cívica Radical, partido de oposición al peronismo) y los peronistas Carlos Menem (1989-1999), Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina, a quienes acompañó hasta 2008.

Con Néstor, era conocido por establecer un diálogo entre las diferentes corrientes en el gobierno y el Congreso, en un momento en que el país atravesaba una etapa difícil, recuperándose de la peor crisis económica de la historia argentina reciente, 2001.

Su remoción de Cristina ocurrió porque, en 2008, el entonces mandatario se había radicalizado en el poder. Había comprado la pelea con los ruralistas, que se habían levantado contra ella debido a un aumento de impuestos sobre sus productos, y había comenzado su avance contra la prensa atacando a los medios más tradicionales como La Nación y Clarín. A Fernández no le gustó esta actitud de Cristina y la dijo abiertamente.

Fue una demostración de cuál es su perfil político, moderado, conciliador, pro-diálogo. No me gustan los extremos. Debido a esto, su trayectoria pública ha sido muy larga y le ha permitido trabajar con personas de ideologías tan diferentes, incluso dentro del peronismo. También es experto con la prensa, y tiene una buena relación con los propietarios de los principales medios de comunicación del país.

Profesor de derecho penal en la misma universidad en la que se graduó, Buenos Aires, Fernández vive en un condominio en el exclusivo barrio de Puerto Madero, con su esposa, Fabíola Yáñez, de 38 años.

Ambos se conocieron hace cinco años, cuando ella, que es periodista, lo entrevistó para un artículo académico. Comenzaron y pronto vivieron juntos. Con ellos también vive Dylan, el perro que ha sido la estrella de su propaganda política.

Fernández tiene un hijo, Estanislao, de 24 años, que es drag queen y fanático del cosplay. Su cuenta de Instagram lo muestra vestido de mujer y distinguidos personajes de anime. En la noche de Buenos Aires, se le conoce con el nombre de Dyhzy.

A diferencia de los hijos de Cristina, que participan en política, Estanislao tiene un perfil más independiente. Hasta ahora, no ha entrado en la campaña de su padre.

Solo el día de las primarias hizo un gesto, publicando un video después de que salieron los resultados, que pronto se viralizó.

En él, Stanislaus dijo: “Me alegró mucho ver que tanta gente confiaba en la misma persona en la que más confío en el mundo. Si digo que eres la persona más capaz para mí, es porque realmente lo creo. ¡Estamos de vuelta! ”(El grito de batalla que se refiere al“ regreso ”es común en el peronismo desde que Juan Domingo Perón estuvo en el exilio).

Al igual que Macri, Fernández también es fanático del fútbol y anima a Argentinos Juniors, un club de barrio donde Diego Armando Maradona jugó al principio de su carrera.

Disfruta de la música pop y rock y toca la guitarra. Invitado recientemente a tocar algo en un programa de televisión improvisado, interpretó "Blackbird" de los Beatles.

La primera vuelta de las elecciones argentinas tiene lugar el 27 de octubre.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *