Minoría árabe organiza ola de actos en Israel





La sensación de inseguridad ha llevado a la ola más generalizada de huelgas y protestas entre la minoría árabe de Israel en al menos una década.





Hace aproximadamente un mes, hubo manifestaciones diarias en la mayoría de las ciudades árabes, organizadas por mujeres, estudiantes y líderes comunitarios.

En una de esas manifestaciones en la ciudad de Majd Al-Krum a principios de octubre, 20,000 personas salieron a las calles para quejarse de las ineficiencias policiales en la lucha contra el crimen en las regiones árabes del país.
El jueves pasado (10), un convoy fue a Jerusalén para protestar frente a la oficina del primer ministro Binyamin Netanyahu.

La principal demanda es que la policía investigue los crímenes más de cerca y, sobre todo, lleve a cabo operaciones para confiscar las 500,000 armas de fuego estimadas en aproximadamente 120 ciudades de mayoría árabe en Israel, donde poco más del 50% de las 1, 9 millones de árabes israelíes viven.

De enero a septiembre de este a√Īo, 73 ciudadanos √°rabes fueron asesinados con armas de fuego en estas ciudades, en comparaci√≥n con 2018.

Seg√ļn cifras oficiales, el a√Īo pasado hubo 123 asesinatos a tiros en Israel, 72 de ellos en comunidades √°rabes.

"Hemos perdido la sensaci√≥n de seguridad", dijo a Folha el diputado de la Lista √Ārabe Unida, Yousef Jabareen, quien se convirti√≥ en el tercer banco m√°s grande de la Knesset en las √ļltimas elecciones, el Parlamento israel√≠.





‚ÄúCasi todas las noches escuchas sonidos de armas autom√°ticas de j√≥venes que practican tiro al blanco en edificios, autom√≥viles o personas. Solo en las √ļltimas semanas, 14 j√≥venes han sido asesinados en ciudades de nuestra comunidad. La gente est√° harta ‚ÄĚ.

La mayor incidencia del delito en las localidades árabes no es un fenómeno reciente. Los datos de 2010 a 2018 del Centro Nacional de Estadísticas muestran que entre los judíos israelíes, el 74% de la población, se registraron 45 casos de violencia por cada 100,000 personas.

Entre la minor√≠a √°rabe, el n√ļmero es 70 de cada 100,000. Seg√ļn las cifras del Canal 12, el 93% de los disparos en Israel son cometidos por √°rabes, adem√°s del 64% de los asesinatos, el 56% de la venta y posesi√≥n de armas ilegales y el 47% de los robos.

El liderazgo de la comunidad √°rabe afirma creer que estas tasas tienden a aumentar.
Los manifestantes acusan a la polic√≠a de discriminaci√≥n por no trabajar en soluciones. "Si estos incidentes ocurrieran en un √°rea jud√≠a o en el contexto del conflicto con los palestinos, en unas pocas horas la polic√≠a encontrar√≠a a los responsables. Pero cuando se trata de problemas √°rabes internos, la polic√≠a no reacciona ‚ÄĚ, dice Jabareen.

Para el ex parlamentario Esawi Freige del partido izquierdista Meretz, en un art√≠culo publicado en el peri√≥dico Haaretz, la inercia policial se produce porque los problemas "no penetran en la conciencia del p√ļblico jud√≠o".

La polic√≠a rechaza las cr√≠ticas. Seg√ļn el portavoz de las fuerzas de seguridad, Micky Rosenfeld, los agentes incautaron m√°s de 3.500 armas explosivas, granadas y artefactos este a√Īo, y detuvieron a m√°s de 2.500 sospechosos por posesi√≥n de armas ilegales.

"También trabajamos en estrecha colaboración con los líderes de las comunidades árabes y los llamamos a asumir la responsabilidad de lo que está sucediendo", dice Rosenfeld.

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, se comprometió a "desplegar fuerzas adicionales y aumentar la supervisión en la lucha contra la violencia".

Pero la minor√≠a √°rabe acusa al primer ministro de incitar al odio contra ella, como en el caso de una publicaci√≥n de Facebook en septiembre en v√≠speras de las elecciones, en la que dijo que "los √°rabes quieren destruirnos a todos: mujeres, ni√Īos y hombres".

Netanyahu neg√≥ haber escrito la publicaci√≥n, que luego fue eliminada. Pero el ministro de Seguridad P√ļblica, Gilad Erdan, prendi√≥ fuego al decir en una entrevista de radio que el tema es "cultural". ‚ÄúLa sociedad √°rabe es muy, muy violenta. En lugar de demandas, sacan un cuchillo.

Jabareen, a quien estas declaraciones son racistas, ve un aspecto positivo en la crisis: el acercamiento de la minoría árabe a sus líderes, una vez criticados por abogar más por los derechos de los palestinos que por los árabes en Israel.

En Umm al-Fahm, la tercera ciudad árabe más grande del país con 57,000 habitantes, los padres han prohibido a sus hijos salir de casa después del atardecer, por temor a ser víctimas de disparos entre bandas locales.

La estación de policía local tiene 120 oficiales, más que en Tel Aviv, pero el alcalde Samir Mahameed dice que solo se los ve en las calles para imponer multas de tránsito.

‚ÄúNo hacen ning√ļn esfuerzo por capturar a los malvados. El a√Īo pasado, de los 11 asesinatos que tuvieron lugar en la ciudad, solo dos fueron resueltos ‚ÄĚ.

Incluso si no aprueba los comentarios del ministro Erdan, el alcalde admite que, para muchos, algunas familias solo est√°n satisfechas si se vengan o, en el mejor de los casos, aceptan una tregua negociada por los moderadores locales.

Se desconoce si una mayor presencia policial y la confiscación de armas ilegales ayudarían a desenredar estas disputas, pero quizás ayudaría a frenar la acción de la mafia por parte de narcotraficantes y un mercado negro de préstamos.

Por otro lado, podría aumentar la fricción social. Solo un error policial, como la muerte de un civil, encendería la mecha de un conflicto interno explosivo.

En octubre de 2000, por ejemplo, 13 árabes israelíes fueron asesinados por la policía en protestas pro-palestinas.

Para algunos, sin embargo, hay m√°s razones "oscuras" por las que la polic√≠a no aparece en las calles. ‚ÄúLa impresi√≥n es que se sienten c√≥modos de que estamos ocupados con nuestros problemas internos y no nos centramos en la lucha contra la discriminaci√≥n y la ocupaci√≥n de los territorios palestinos. La inacci√≥n es una herramienta de opresi√≥n ‚ÄĚ, teoriza el parlamentario Jabareen.

Entre la población no faltan las teorías de conspiración. El abogado Ahmad Al-Jaber, presidente del Comité Popular de Umm al-Fahm, por ejemplo, confía en que las armas que poseen las pandillas árabes les hayan sido entregadas deliberadamente por el ejército.

“El objetivo es fomentar la violencia interna en nuestras ciudades. Es un plan concreto del gobierno israelí ".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *