Miedo a la tecnología amenaza a los frijoles carioca





Arroz y frijoles son la marca registrada de la alimentaci√≥n brasile√Īa, con el haba del tipo carioca respondiendo por el 70% del consumo de la leguminosa en el pa√≠s. Es un producto t√≠pico brasile√Īo: no hay importaci√≥n de frijol carioca, s√≥lo del negro. Si queremos seguir teniendo frijoles carioca en el plato, tenemos que garantizar la producci√≥n nacional.

El consumidor ya debe haber notado que el precio del frijol carioca camin√≥ subiendo bastante, llegando, en algunas regiones, a hasta R $ 14 – R $ 16 el kilo. ¬ŅEl motivo? Una plaga llamada virus del mosaico de oro.

Este virus es transmitido por la mosca blanca, y un cultivo infectado puede sufrir una pérdida del 40% al 100% de la producción. La infestación de mosca blanca acomete las labranzas principalmente de las regiones centrales de Brasil (MT, GO, DF, BA, PE, MG, SP, PR), de clima más cálido. Sólo el Río Grande del Sur escapa de la plaga, gracias al clima más frío, pero en tiempos de calentamiento global, ese escenario puede cambiar rápidamente.

Las plantas infectadas por el virus no crecen, quedan amarillentas, lo que forma un "mosaico" de verde y amarillo en las hojas. Las vainas y los granos quedan inviables.

La mosca prolifera rápidamente. Se pueden contabilizar hasta 300 insectos por planta. El ciclo de vida es de apenas 19 días, del huevo al insecto adulto. Las ninfas, los insectos que acabaron de salir de los huevos, ya son capaces de transmitir el virus, succionando la savia de la planta.





Cuando una mosca adquiere el virus de una planta contaminada, pasa el resto de su vida con la capacidad de transmitirlo a otras plantas. El frijol es especialmente susceptible.

Con la caída en la producción del frijol carioca, crecieron las importaciones del frijol negro.

Miedo de tecnología

Embrapa desarroll√≥, con tecnolog√≠a nacional, un proceso frijoles modificados gen√©ticamente resistentes al virus (frijol RMD). Despu√©s de un largo viaje desde su desarrollo en 2004, y su aprobaci√≥n por la CTNBio, en 2011, el frijol RMD fue liberado para su comercializaci√≥n a finales de marzo de este a√Īo. Pero la decisi√≥n ya est√° amenazada.

La C√°mara Sectorial del Frijol convoc√≥ una reuni√≥n para discutir el frijol RMD, motivada por una nota conjunta de Ibrafe (Instituto Brasile√Īo del Frijol, Pulses y Cosechas Especiales) y del CBFP (Consejo Brasile√Īo del Frijol y Pulses). Las asociaciones manifestaron "la necesidad de que las semillas oriundas de las experiencias fueran incineradas para que se eliminara, as√≠, el riesgo de que esa cultivaci√≥n llegase de alguna forma a ser plantada".

Los motivos alegados sugieren un profundo desconocimiento de la tecnolog√≠a empleada y un miedo exagerado de la reacci√≥n del p√ļblico. Entre ellos, se menciona una supuesta falta de evidencias sobre la seguridad alimentaria de Organismos Gen√©ticamente modificados (OGMs) y el lobby negativo de ONGs y asociaciones anti-OGMs. En cuanto al primer punto, ya hay consenso cient√≠fico de que los alimentos gen√©ticamente modificados son tan seguros para el consumo humano como sus contrapartidas convencionales.

El problema

La informaci√≥n de Embrapa Arroz y Frijol estima que la p√©rdida de producci√≥n causada por el ataque de la mosca blanca ser√≠a entre 90 mil y 300 mil toneladas. Esto es suficiente para alimentar entre 6 y 15 millones de personas. La √ļnica manera de combatir el mosaico dorado, en ausencia de los frijoles resistentes al virus, es eliminar la mosca blanca con insecticidas.

El costo de los insecticidas indicados Рen el plural Рes alto. No basta con un solo insecticida o una sola aplicación. Para proteger su producción, el agricultor necesita usar un cóctel de venenos (una combinación de tres o cuatro principios activos), y de 15 a 20 ciclos de aplicación. El precio del tratamiento gira en torno de R $ 80 a R $ 150 por hectárea, por aplicación.

La toxicidad de los productos utilizados tambi√©n es alta. El impacto ambiental del uso excesivo de insecticidas – por ejemplo, en la mortalidad de las abejas – causa preocupaci√≥n. Adem√°s del costo financiero y del da√Īo ambiental, la medida no es totalmente efectiva. El uso prolongado y excesivo de insecticidas acaba seleccionando poblaciones de moscas blancas resistentes, capaces de sobrevivir a las diversas aplicaciones.

Este escenario genera un riesgo que a menudo el productor no est√° dispuesto a asumir. As√≠, tenemos dos resultados: o el productor paga el precio de los agrot√≥xicos y garantiza la producci√≥n, o se desiste de plantar frijoles en la primera cosecha (al principio del a√Īo, en los meses m√°s c√°lidos), y lo sustituye por otro cultivo.

Ambas decisiones resultan en aumentos expresivos en el precio para el consumidor final, ya sea para cubrir los costos de producción, ya sea para cubrir la oferta menor. Además, si el productor, incluso utilizando las diversas aplicaciones del cóctel de insecticidas, pierde parte de la producción, esa pérdida también se computará en el precio final.

La solución

Pero existe un frijol resistente al virus, que dispensa insecticida contra mosca blanca, creado por cient√≠ficos brasile√Īos.

El equipo de Embrapa, liderado por Francisco Arag√≥n y Josias Faria, utiliz√≥ una estrategia llamada RNA interferente (RNAi). Se trata, b√°sicamente, de imitar un mecanismo de silenciamiento de genes que ya existe naturalmente. En la naturaleza, cuando un frijol es infectado por el virus, desarrolla lo que llamamos peque√Īos ARNs de interferencia (siRNA), que no son m√°s que una respuesta inmune de la planta a la infecci√≥n.

Desafortunadamente, el proceso natural tarda en ocurrir, y la planta acaba desarrollando síntomas severos de la enfermedad. Lo mismo ocurre con los humanos en varias enfermedades infecciosas: el sistema inmune responde, pero a veces la enfermedad es muy agresiva, y el paciente muere. Para muchas enfermedades infecciosas graves en humanos, tenemos vacunas. Lo que Aragón y su equipo hicieron es una técnica muy similar: una vacuna para los frijoles!

El frijol resistente al mosaico produce estos peque√Īos ARNs – que impiden que el virus se replique en la planta – de manera m√°s r√°pida y eficiente que la planta com√ļn. Esto no s√≥lo salva la planta, pero controla la propagaci√≥n del virus, impidiendo que la enfermedad circule, que contamine m√°s moscas y, consecuentemente, m√°s cultivos. En humanos, lo llamamos "inmunidad de reba√Īo"; cuando gran parte de la poblaci√≥n est√° vacunada, la enfermedad ya no puede circular.

Esta es considerada la medida m√°s efectiva en el control de enfermedades. Como sucede con todos los OGMs, el frijol fue sometido a todas las pruebas exigidas por la legislaci√≥n brasile√Īa, y aprobado por la CTNBio en 2011.

Varios países adoptaron la misma técnica, generada en Brasil, para crear plantas resistentes a otros tipos de virus, como el maíz (Sudáfrica), el tomate (Cuba) y la mandioca (EEUU).

En el proyecto internacional "GMO Environmental Risk Assessment Methodologies (GMO-ERA)", para la aplicaci√≥n de una nueva metodolog√≠a de an√°lisis de pol√≠ticas p√ļblicas llamada Formulaci√≥n del Problema y Evaluaci√≥n de las Opciones (en ingl√©s, PFOA).

debate

La propuesta del PFOA es una metodolog√≠a de an√°lisis que tenga en cuenta la participaci√≥n de gobierno, cient√≠ficos y ciudadanos. El frijol de Embrapa fue seleccionado como modelo en el debate porque a√ļn estaba en fase de pruebas, representaba un alimento esencial del h√°bito brasile√Īo e involucra tanto peque√Īos como grandes productores.

El grupo de estudios contaba con la presencia de representantes de supermercados, asociaciones de amas de casa, consumidores, ambientalistas, cooperativas agr√≠colas, productores, investigadores de sociolog√≠a rural. El grupo emiti√≥ un dictamen favorable al frijol RMD, se√Īalando las ventajas para el productor y consumidor final, con la reducci√≥n del uso de agroqu√≠micos, y la necesidad de transparencia para el consumidor, respetando el derecho de elecci√≥n.

Es decir, el frijol fue evaluado por un conjunto diversificado y representativo de diversos grupos de inter√©s de la poblaci√≥n brasile√Īa, y fue aprobado. Incluso las asociaciones notoriamente contrarias al uso de alimentos gen√©ticamente modificados, representadas en el grupo de estudio, concuerdan con la aprobaci√≥n del frijol RMD.

Menos agrotóxicos

Una investigaci√≥n conducida por la Asociaci√≥n Brasile√Īa de Cerealistas (ABRACE) mostr√≥ que El 76% de los productores de frijoles enfrenta el problema del mosaico dorado, y s√≥lo el 38% de ellos logran controlar la plaga. Ochenta y seis por ciento ven la posibilidad de contar con un frijol GM resistente como positivo, y declaran que pretenden adquirir la semilla cuando est√© disponible en el mercado.

Entre los comentarios en las respuestas, se destacan "los costos son altos, a veces inviabiliza la siembra; para poder viabilizar plant√≠o en los meses de enero a marzo; "tendremos un frijol m√°s sano en la mesa de los brasile√Īos".

Los empaquetadores est√°n m√°s divididos: el 50% declara que comprar√≠a el frijol resistente. Sin embargo, hay que se√Īalar que las justificaciones del 50% que temen con la comercializaci√≥n del frijol se basan en el miedo al etiquetado, y la reacci√≥n del consumidor final, motivada por el fuerte movimiento anti-OGMs de Brasil.

Los empaquetadores alegan que el consumidor todavía tiene dudas sobre la seguridad de los alimentos modificados genéticamente. Y temen la presión del lobby negativo hecho por las ONG.

La cuestión de la seguridad es una falsa controversia: no hay motivo para presumir, en principio, que los alimentos genéticamente modificados sean menos seguros que los desarrollados por técnicas consideradas "naturales" de mejora, y cada OMG individual pasa por baterías de pruebas y estudios que representan un nivel de exigencia inexistente en otras ramas de la agricultura. El frijol de Embrapa cumplió todas estas etapas.

El científico social Sheldon Krimsky, en su libro sobre la interfaz entre ciencia y sociedad en la cuestión de los OMG, titulado "GMOs Decoded", apunta, como principales causas de la resistencia a los OMG, la percepción de que habría incertidumbres y riesgos excesivos derivados de la transferencia de los genes entre organismos muy distantes unos de otros en el árbol de la vida (vegetales y animales, por ejemplo) y cuestiones de naturaleza económica -la "venta casada" de agrotóxicos, el apoyo al monocultivo ya los "modelos neoliberales" de producción agrícola, etc.

Abstraiendo, por un momento, el m√©rito de esas objeciones (la percepci√≥n de riesgo, por ejemplo, es falsa), el hecho es que el frijol resistente al mosaico dorado de la Embrapa no se encuadra en ninguna de ellas. El RNAi expresado por la planta modificada es el mismo que ya existe en la planta com√ļn infectada por el virus; no hay ninguna mol√©cula "alien√≠gena" creada por la alteraci√≥n gen√©tica.

Adem√°s, la variedad no ha sido desarrollada por multinacionales "malvadas", no est√° acoplada a la venta de defensivos – muy al contrario – y, por fin, el frijol carioca ciertamente no es un producto visado por el agronegocio monopolista global. No quedan, por lo tanto, excusas para mantener el frijol RMD fuera del mercado nacional.

* Natalia Pasternak es investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICB) de la USP, coordinadora nacional del festival de divulgación científica Pint of Science para Brasil y presidente del Instituto Cuestión de ciencia

Este contenido fue publicado originalmente en la Revista Cuestión de Ciencia.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *