Mi elecci√≥n: & # 039; la campa√Īa de 2008 ense√Ī√≥ a ver a los estadounidenses m√°s all√° de los estereotipos & # 039;





El d√≠a que Barack Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos, en noviembre de 2008, conoc√≠ a mi vecino estadounidense a √ļltima hora de la tarde, cuando salimos a buscar el correo del cartero frente a su casa. Le pregunt√© qu√© pensaba del resultado de las elecciones.





¬ęCrec√≠ en Oklahoma y todav√≠a recuerdo cuando hab√≠a ba√Īos p√ļblicos separados para blancos y negros¬Ľ, dijo. ¬ęNunca pens√© que alg√ļn d√≠a ver√≠a lo que pas√≥ hoy¬Ľ. Hab√≠a votado por el republicano John McCain, pero parec√≠a feliz de todos modos. ¬ęEste pa√≠s se reinventa de vez en cuando¬Ľ.

Veterano de la guerra de Vietnam, exoficial de inteligencia del gobierno y propietario de una consultora de defensa, temía la inexperiencia de Obama, pero reconoció que la llegada de un hombre negro a la Casa Blanca representó un importante punto de inflexión, la disrupción. de una barrera histórica en un país marcado por siglos de injusticia racial.

En los casi cuatro a√Īos que viv√≠ en los Estados Unidos, trabajando como corresponsal del peri√≥dico Valor Econ√īmico, aprend√≠ que la sociedad estadounidense es mucho m√°s compleja de lo que sugieren los estereotipos que se usan a menudo para describirla. Quiz√°s esto nunca haya sido m√°s evidente que en esa elecci√≥n.

Republicanos como mi vecino, que tenía un armario lleno de armas en casa y salía con amigos a cazar los fines de semana, estaban desilusionados con el fiasco de Irak y angustiados por la crisis que estaba empujando a la economía a la recesión. Aun así, nadie salió disparando a la calle tras el triunfo de Obama.

Otra vecina, que trabajaba como secretaria en el consultorio de un m√©dico cuando no estaba cuidando la casa y sus dos hijas peque√Īas, dijo que estaba avergonzada de haber votado por los republicanos alg√ļn d√≠a, pero que pensaba que Obama era demasiado arrogante para merecer su voto. Ella nunca quiso revelar la elecci√≥n que tom√≥ en esa elecci√≥n.

Había desconfianza en todas partes sobre la capacidad de Obama para estar a la altura de las expectativas que creó, pero suscitó esperanzas y reunió seguidores con sus inspiradores discursos, presentándose como un político conciliador que ayudaría a Estados Unidos a sanar las heridas del pasado en lugar de revivirlos.





El d√≠a de la inauguraci√≥n, en una fr√≠a ma√Īana de enero de 2009, una multitud estimada en 2 millones de personas se reuni√≥ en el centro de Washington para asistir a la fiesta. Muchos entraron al metro al amanecer y llegaron antes de que saliera el sol. Otros viajaron durante horas en autob√ļs para llegar a tiempo.

Caminando entre personas, fue posible conocer personas que nunca antes se habían visto reflexionando sobre la historia del país, sus vivencias individuales y el giro que presenciaron. Algunos vieron el discurso de Obama como si estuvieran en un servicio religioso, expresando su aprobación con gritos y aplausos.

Un funcionario p√ļblico que reparti√≥ banderas de papel a quien quisiera entreg√≥ dos a una mujer negra que se acerc√≥ poco antes de que Obama comenzara a hablar. Cuando le pregunt√© qu√© pensaba de la fiesta, dijo que por primera vez quer√≠a ondear la bandera pintada de azul, rojo y blanco y salpicada de estrellas.

Muchos se sintieron decepcionados más tarde por las vacilaciones de Obama, el atolladero de la guerra en Afganistán y los compromisos que asumieron los demócratas para permanecer en el poder. Pero eso fue más tarde. Ese día, parecía que los estadounidenses habían encontrado una razón para celebrar el país que habían construido y empezar de nuevo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *