Mentes confinadas





1. Después de siete años de conversaciones, la Unión Europea y China o China y la Unión Europea (según el gusto de cada uno) llegaron a un acuerdo de principio sobre inversiones que, según Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, en una entrevista con el diario “Público”, “aporta una ventaja a las empresas europeas, que tenían un problema de acceso al mercado chino por falta de reciprocidad. También hubo una ausencia de compromiso chino con cuestiones de carácter social. Por eso estoy muy contento de que los 27 hayan apoyado este paso adelante ”.





La Unión Europea (UE) y Beijing lo aprobaron, el 30 de diciembre de 2020, por videoconferencia, con la participación del presidente Xi Jinping y de la Unión Europea, la presidenta de la Comisión Ursula von der Leyen, la presidenta del Consejo Europeo, por parte china. Charles Michel, la canciller alemana y presidenta en ejercicio de la UE, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. Mucha gente se queda bien en el «menú« ¡Europeo!

La ratificación formal, según Charles Michel, aún necesita algunas semanas de mejora en el área legal, por lo que el trabajo entre las delegaciones continúa por algún tiempo. La última versión del acuerdo se presentó a los representantes de los Estados miembros el lunes 28 de diciembre, sin oposición al contenido.

Este «principio» de acuerdo de inversión incorpora una amplia gama de otros compromisos, como el compromiso chino con cuestiones de carácter social, por ejemplo, el respeto de los derechos fundamentales y de las minorías y el fin del trabajo forzoso. También incluye una enumeración de sectores donde las inversiones de empresas europeas serán bien recibidas, el abandono de algunas prácticas recurrentes en China donde las inversiones solo estaban permitidas si, a través de empresas mixtas, los principales gerentes de la empresa eran técnicos chinos y el traslado obligatorio tecnología.

Así, se establecieron avances significativos en las relaciones en términos de reciprocidad. ¿Oferta perfecta? Nunca la hay, ni con China ni con ningún otro país. La práctica genera respuestas correctas.

Vinca Charles Michel que la defensa de los derechos humanos y el respeto a las minorías son muy importantes, pero no deben paralizar la salvaguarda de nuestros intereses de inversión ni la capacidad de profundizar y consolidar la defensa de la reciprocidad.

Autonomía empresarial europea





dos. Este acuerdo, todavía en fase de consolidación y en el que va a ser llamado a intervenir el Parlamento Europeo, ha suscitado duras críticas en varias instancias en EEUU y en países adscritos a EEUU.

Portugal no se escapa. Y así, a nivel de periodistas, analistas políticos, políticos y economistas de diversas tendencias, hay muchas preocupaciones. Algunos incluso apuntan a una cierta “traición” a Europa.

Veamos algunos argumentos.

El tema más focalizado fue el de la Unión Europea no arregles con los EE.UU. la posición a tomar. Y otro, ¿qué beneficios obtiene Portugal de este acuerdo?

Varias posibles respuestas a estas dos preguntas.

Una posible opción es preguntarnos los motivos básicos por los que la Unión debería consultar a EE. UU. Y acordar una visión conjunta antes de avanzar, lo que presupone que si no se consigue no habría firma.

Hasta donde sabemos, Estados Unidos cuando abrió la guerra comercial con China no consultó a la UE. Si Estados Unidos es libre en su acción, ¿por qué la UE debería arrodillarse? Pero hubo algunos, muchos, que defendieron y defienden esta actitud. Estamos así en una filosofía implícita de poderes de primera y segunda línea.

Pero planteo otro razonamiento más fundamental.

Simplemente pon. Hay dos grandes potencias mundiales en enfrentamiento no militar, pero económico y tecnológico, una en alza, China, y la otra mucho más estancada, Estados Unidos. Sobre este tema sugiero un trabajo interesante con un título muy provocativo: «¿Ha ganado China?» por Kishore Mahbubani.

Se puede hablar de la Unión Europea como una “tercera” potencia, en este momento de segundo nivel porque está bien distanciada en peso político en la arena mundial.

Esta “tercera” potencia, si quiere entrar en la competencia por la cima mundial, y sería genial si avanzara en esa línea (se tomará su tiempo), traería altos dividendos para sí misma y para el mundo en términos de mayor equilibrio político, económico y de paz. en todo el mundo. Para ello, es necesario colocar los pies sobre un suelo antideslizante y delinear las bases conductuales de dirección y autonomía.

Tienes que empezar a construir tu propio camino, un camino en la distancia entre las dos grandes potencias: China y Estados Unidos.

Este acuerdo con China podría ser un nuevo paso. Y tengo que reconocer el trabajo y la determinación de la actual Comisión Europea, y en particular de su Presidente, porque, en este y otros ámbitos, ha mostrado dinamismo y determinación.

Es interesante recordar aquí que António Costa primero y segundo Charles Michel defendieron que los intereses de la UE deben ser defendidos por la UE, por lo que no tendría sentido dos acuerdos en uno, es decir, la Unión para acordar con EE.UU. el acuerdo que se establecerá con China.

Ahora, la posición de subyugación de la UE frente a EE. UU. Ha sido el paradigma y, según muchas voces, debería continuar. Es precisamente esta falta de visión estratégica autónoma de Europa lo que la ha llevado a una potencia de segundo nivel.

Todos somos conscientes de la intromisión del público estadounidense en nuestro país y en otros de la Unión Europea debido a posibles negocios portugueses con China. No podemos olvidar la reciente entrevista del embajador estadounidense en Portugal, llena de amenazas, y la llegada de un Secretario de Estado con el mismo propósito.

Se puede afirmar que estuvo en la administración Trump. Esta entrevista pública y grosera, sí. Pero el contraargumento, dado que la política de Estados Unidos hacia China, incluso en el futuro con Joe Biden, no será diferente, será más civilizada. Parafraseando a Kishore Mahbubani, Estados Unidos tiene «una falta de preparación estratégica, diplomática y emocional para tratar con China, porque los estadounidenses todavía se aferran a las armas con las que dominaron el siglo XX».

En cuanto a la segunda pregunta, que se refiere a Portugal, intercambié ideas con algunos representantes empresariales portugueses. Y registro. Todo lo que contribuya a aclarar el entorno internacional es positivo para los “negocios” y, en este caso, me dijeron, mejorar las relaciones UE / China es fundamental, sobre todo porque estamos ante un punto de inflexión diferente en el mundo en el que China está aumentando su poder. Portugal no es un país de la Comunidad con un gran potencial de inversión en el exterior, pero puede impulsar algunos nichos. Y todos los pasos deben estar bien pensados.

No pensé que tuvieran aprensión, al contrario y, añadieron, nuestra desindustrialización no se debió a la deslocalización de empresas sino al cierre de actividades por incapacidad nacional, debido a claras deficiencias en el “modelo de negocio”. Incluso mencionaron, lo cual es una realidad, en sectores como el calzado, textil, moldes y en ciertos segmentos del automóvil, sin mencionar el turismo, Portugal ha ido ganando posición en los mercados y prestigio en el entorno empresarial internacional.

Por tanto, no tiene sentido para Portugal ni para la Unión Europea esta posición de apéndice de EE.UU. Una postura cooperativa, sí, pero en pie de igualdad.

Pero seamos claros. El mayor potencial de explotación de este acuerdo se encuentra a nivel de grandes empresas europeas o empresas en red bien diseñadas. Portugal tiene que avanzar en la reconfiguración de su tejido económico productivo, para lo cual necesita personal cualificado para poder entrar en algunos nichos. Y aquí el Estado portugués tiene un papel importante que jugar.

El autor escribe según la ortografía antigua.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *