Más pornografía, menos sexo. Así es la vida de los millennials





Los j√≥venes entre los 20 y los 24 a√Īos, los "milenios", tienen menos sexo que las generaciones anteriores. Adem√°s de vivir m√°s tiempo en casa de los padres de lo que los padres vivieron con los abuelos, hay otro elemento inhibidor: la pornograf√≠a en l√≠nea.





Nunca fue tan fácil encontrar a potenciales parejas sexuales como ahora. No hay que salir de casa. Sentados en el sofá, a través del Tinder, es posible hacer un match.

S√≥lo que la ciencia se contradice a quien cree que los j√≥venes tienen m√°s sexo que sus antepasados. Un estudio, que involucr√≥ a m√°s de 27 mil entrevistados, demuestra que la generaci√≥n Millennial tiene menos sexo que las personas con las mismas edades desde hace 30 a√Īos. Es decir, los m√°s j√≥venes hacen menos sexo hoy que sus padres cuando ten√≠an la misma edad.

Y la verdad es que los n√ļmeros son claros. El porcentaje de adultos, nacidos en los a√Īos 90, que nunca tuvieron un socio sexual despu√©s de los 18 a√Īos es m√°s del doble que el de la generaci√≥n nacida en los a√Īos 60. Subi√≥ del 6% al 15%.

El art√≠culo publicado en la revista cient√≠fica "Archives for Sexual Beahviour", y de la autor√≠a de tres universidades de Estados Unidos, presenta datos recogidos desde finales de los a√Īos 80. La gran novedad es que hubo un cambio en el comportamiento sexual de las personas.

Las tecnologías más disponibles no garantizan más sexo

El cambio en los h√°bitos sexuales coincide con el crecimiento en el acceso a la tecnolog√≠a. En 2011, s√≥lo el 50% de los j√≥venes estadounidenses pose√≠a un smartphone. Actualmente, casi todos los Milenios tienen un tel√©fono inteligente. "Las se√Īales de que los m√°s j√≥venes est√°n haciendo menos sexo son claros", explica, al JN, Michael Malcolm, especialista en econom√≠a, de la Universidad de West Chester, en Estados Unidos.





"Las nuevas tecnolog√≠as que hacen es ayudar a mejorar la calidad de los encuentros. Estas aplicaciones, como el Tinder, facilitan el encuentro entre personas con los mismos gustos", se√Īala el investigador, justificando el menor n√ļmero de relaciones sexuales, en un momento en que las nuevas tecnolog√≠as de encuentros est√°n de moda. "Los m√°s j√≥venes prefieren esperar el" match "perfecto para asumir una relaci√≥n m√°s seria", a√Īade.

Pornografía en aumento

Otro elemento que deja a los cient√≠ficos curiosos se refiere al aumento del consumo de pornograf√≠a. El "pornhub", uno de los sitios m√°s utilizados para el consumo de pornograf√≠a, ha visto el n√ļmero de visitas de abismo en los √ļltimos a√Īos. En 2009, s√≥lo a trav√©s de usuarios en Estados Unidos, el sitio recibi√≥ 12 millones de visitas. En 2012, fueron 25 millones. En cinco a√Īos subi√≥ 50 millones, para los 75, registrados en 2017.

Joseph Price, economista de Brigham Young University, demuestra, en un art√≠culo publicado en la revista cient√≠fica Journal of Sex Research, que lo que sucede con el pornhub es, en realidad, un indicio de una realidad m√°s amplia. Los j√≥venes adultos masculinos consumen el 16% m√°s pornograf√≠a que las mismas generaciones nacidas en los a√Īos 70. Ya en las mujeres de la misma generaci√≥n, el aumento es del 8%.

"La pornografía gratuita, anónima y fácil acceso puede tener consecuencias en la vida sexual", admite Michael Malcolm.

El experto cree que "las oportunidades alternativas que Internet crea" pueden ayudar a justificar la reducci√≥n del n√ļmero de nuevos nacimientos. Pero a√Īade otros factores: "Los costos asociados a tener hijos son un factor que debe ser tenido en cuenta".

Los riesgos de la pornografía online en la salud de los hombres

Otro estudio, que involucró a dos mil hombres del Reino Unido, reveló que el 50% de los encuestados admite tener problemas en mantener una erección. En el trabajo científico, algunos de los encuestados demuestran tener miedo de no ser tan buenos como los "hombres verdaderos".

Al "The Telegraph", el escritor Ian McEwan dijo que la pornografía está deformando las expectativas de la población más joven en relación al sexo. La ansiedad será incluso una de las consecuencias provocadas por el aumento del consumo de pornografía. Es que, de la misma forma que el sexo que se ve en Internet ayuda a objetivar el cuerpo de la mujer, también hace que los hombres quieran alcanzar la misma actuación de los actores de esas películas.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *