M√°s de 84 millones de nigerianos eligen Presidente, diputados y senadores









M√°s de 84 millones de nigerianos son este s√°bado llamados a elegir a su Presidente ya los representantes a las dos c√°maras del parlamento, tras el aplazamiento del escrutinio hace una semana, a pocas horas de la apertura de las urnas.

Las 120 asambleas de voto están finalmente listas, de acuerdo con la comisión electoral independiente (INEC), para elegir al jefe de Estado y su vice, así como a los 360 diputados a la Asamblea Nacional ya los 109 senadores.

Aunque el n√ļmero de votantes registrados supera los 84 millones, s√≥lo 72,8 millones levantaron las respectivas tarjetas electorales, que permiten el voto electr√≥nico, representando el 86,6 por ciento del primer n√ļmero, seg√ļn el presidente de INEC, Mahmood Yakubu, el pasado jueves. El n√ļmero de tarjetas no reclamadas por los respectivos titulares supera los 11 millones, seg√ļn el responsable.

Un n√ļmero r√©cord de 23 mil candidatos concurre en los diferentes escrutinios, pero el duelo mayor es el que coloca frente al presidente, Muhammadu Buhari, por el Partido de los Congresistas (APC), y su adversario del Partido Popular Democr√°tico (PDP) , Atiku Abubakar, que disputan el cargo m√°ximo del Estado.

Ambos son musulmanes, provenientes del norte del país, donde el actual jefe de Estado mantiene su popularidad, a pesar de un mandato particularmente criticado por la generalidad de los nigerianos.

El pa√≠s sale a costa de una grave recesi√≥n econ√≥mica y de una gran oleada de inseguridad que estall√≥ en vastas regiones del pa√≠s, fustigadas por la acci√≥n del grupo radical isl√°mico, Boko Haram, o por las luchas entre pastores y agricultores, sobre todo en los estados Adamawa , Benue, Kaduna, Taraba y Plateau, que representan la "cintura f√©rtil y central" de Nigeria, y que se saldaron por m√°s de 3.600 muertos en 2018, seg√ļn Amnist√≠a Internacional.





Muhammadu Buhari, de 76 a√Īos, pide a los votantes un segundo mandato para concluir el trabajo en dos √°reas a las que su Gobierno alega haber dado prioridad y que ya lo eligieron en 2015: acabar definitivamente con la insurgencia del Boko Haram y con la corrupci√≥n end√©mica en el pais.

Atiku Abubakar, con 72 a√Īos, antiguo vicepresidente entre 1999 y 2007, un riqu√≠simo hombre de negocios con intereses en la distribuci√≥n de petr√≥leo, agricultura, educaci√≥n, entre otras √°reas, se presenta como conocedor de los medios empresariales, pero con una reputaci√≥n cuestionada por reiteradas acusaciones de conflictos de intereses y de desviaciones de fondos.

La INEC, que asumió la "responsabilidad total" por el aplazamiento de las elecciones por razones de retrasos logísticos, desplazó a más de un millón de agentes en todo el país e imprimió 421 millones de boletines de voto.

El presidente de INEC afirmó en el momento en que anunció el aplazamiento de las elecciones que la decisión se basaba en "enormes" problemas logísticos en un país con más de 191 millones de habitantes, un notable déficit de infraestructuras, donde la electricidad sigue siendo esporádica o inexistente en vastas regiones, o donde los problemas de seguridad persistentes amenazan a muchos millones de electores.

Mahmood Yakubu rechazó, por otra parte, las acusaciones de "interferencias políticas" de uno u otro de los mayores partidos, que a lo largo de la semana se acusaron mutuamente de "sabotear" el escrutinio, y aseguró el pasado jueves que las elecciones serán incluso que se realizaron este sábado.

Las pérdidas directas del aplazamiento de las elecciones previstas para el pasado sábado pueden alcanzar los dos puntos porcentuales del Producto Interior Bruto (PIB) nigeriano, es decir, unos 9.000 millones de dólares (7.900 millones de euros), de acuerdo con varios economistas nigerianos.

Pero la remarcaci√≥n de los comicios puede tener otras consecuencias, eventualmente m√°s graves, derivadas del exacerbamiento de las tensiones, con los dos campos a multiplicar las provocaciones a lo largo de la √ļltima semana.

En una primera declaración el pasado martes, tras el aplazamiento de las elecciones, Buhari levantó una polémica importante al apelar al ejército ya la policía para tratar "sin piedad" a todos los que tuvieran la intención de defraudar las elecciones.

La oposición, el Partido Popular Democrático (PDP), reaccionó al día siguiente, acusando a Buhari de alentar la justicia callejera y los crímenes extrajudiciales, devolviendo el país a su pasado de sucesivas dictaduras militares.

"El 'general' Buhari no es un dem√≥crata. √Čl no cree en la democracia. "Es una fachada", dijo entonces Abubakar, en referencia al pasado militar de su adversario, que, antes de ascender a la presidencia nigeriana en las elecciones de 2015, gobern√≥ el pa√≠s durante el per√≠odo de las dictaduras en los a√Īos 80, tras un golpe de Estado .

Las elecciones de 2015 se desarrollaron casi sin violencia, y fueron las primeras se√Īaladas como "libres y transparentes" desde el inicio del per√≠odo democr√°tico en 1999, tras d√©cadas de dictaduras militares y de golpes de Estado.

El ambiente creado con el aplazamiento de las elecciones hace una semana amenaza la repetición del mismo escenario, aunque esta no fue la primera vez que una elección se aplazó en Nigeria desde el final de las dictaduras militares en 1999.

En 2011, las elecciones generales se aplazaron dos veces, una de ellas cuando las votaciones ya comenzaron, con el entonces presidente de la comisión electoral a evocar una situación de "urgencia" relacionada con el hecho de que muchas estaciones de votación se encuentren sin material electoral .

El país fue a la altura escenario de violencias post-electorales entre cristianos y musulmanes que provocaron más de mil muertos.

En 2015, el gobierno del entonces presidente Goodluck Jonathan aplazó también el escrutinio por seis semanas, justificando la decisión con problemas de seguridad en el noreste del país, relacionados con perturbaciones provocadas por el grupo rebelde 'jihadista' del Boko Haram.

    Si usted tiene una historia que quieres compartir o información que considere importante sobre el abuso sexual en la Iglesia en Portugal, puede ponerse en contacto con el Observador de varias maneras Рcon la certeza de que vamos a garantizar su anonimato, si así lo desea:

  1. Puede rellenar este formulario;
  2. Puede enviarnos un email para abusos@observador.com o personalmente para Sonia Sim√Ķes (ssimoes@observador.pt) o para Jo√£o Francisco Gomes (jfgomes@observador.pt);
  3. Puede ponerse en contacto con nosotros a trav√©s del WhatsApp al n√ļmero 913 513 883;
  4. O puede llamarnos por el mismo n√ļmero: 913 513 883.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *