M√°s bien un eslogan sindical, ¬ęJe suis Charlie¬Ľ hoy divide Francia





Horas despu√©s del ataque terrorista isl√°mico contra la revista sat√≠rica francesa Charlie Hebdo en 2015, surgi√≥ un eslogan para llorar a los muertos y defender la libre expresi√≥n, que se extendi√≥ como magia por Francia y el mundo por su fuerza unificadora: ¬ęJe suis Charlie¬Ľ, o ¬ęSoy Charlie¬Ľ.





Las imágenes de la frase en letras blancas y gris claro sobre un fondo negro inspiraron a millones de personas que protestaron en Francia y contaron con el apoyo de los líderes del mundo occidental y de los países musulmanes.

Figuras famosas de Hollywood como George Clooney proclamaron ¬ęJe suis Charlie¬Ľ. Y tambi√©n Maggie, de la familia Simpson. Todos se pusieron como Charlie contra los terroristas que cre√≠an que la revista hab√≠a insultado al Islam con sus caricaturas burl√°ndose del profeta Mahoma.

Pero el antiguo eslogan unificador se ha convertido en un factor de división en Francia, enmarcando debates complejos en la conversación cotidiana y la cultura popular, en las redes sociales e incluso como parte de los planes de estudio escolares.

¬ęYo soy Charlie¬Ľ dio lugar a un ¬ęYo no soy Charlie¬Ľ, ya una pregunta que requiere definir una posici√≥n: ¬ŅEres o no eres Charlie? La respuesta coloca a la persona a un lado de las principales l√≠neas de fracaso de Francia, incluida la libertad de expresi√≥n, el secularismo, la raza, la identidad nacional y, por supuesto, el Islam.

La metamorfosis del eslogan expone la polarización del discurso político en Francia, exacerbada por la decapitación de un maestro de escuela y otros dos ataques islámicos recientes, después de que Charlie Hebdo volviera a publicar las caricaturas de Mahoma en septiembre. Sin embargo, al cobrar vida propia, el lema ayudó a acentuar las divisiones en Francia.

¬ęMe gustar√≠a que la frase dejara de existir, porque en la forma que tom√≥ hoy profundiza la divisi√≥n¬Ľ, dijo Joachim Roncin, el dise√Īador gr√°fico que cre√≥ el lema, que consider√≥ una ¬ęmanta de seguridad: ‘Je suis Charlie, estamos juntos en esto'¬Ľ. ¬ę.





Hoy, alguien que es Charlie probablemente es blanco y apoya la publicación de las caricaturas. En el extremo, la persona puede soportar un secularismo estricto que a veces es una tapadera del anti-islamismo. Alguien que no es Charlie en general no es blanco y se opone a la publicación del dibujo. La persona puede llegar a justificar el terrorismo islámico o prohibir cualquier crítica a la religión.

Una vez que fue un eslogan que trascendi√≥ las divisiones pol√≠ticas, ¬ęJe suis Charlie¬Ľ ahora ha sido ampliamente adoptado por la derecha y ha creado divisiones en la izquierda.

G√©r√īme Truc, soci√≥logo del Centro Nacional de Investigaciones Cient√≠ficas, dijo que la consigna se usaba constantemente como arma en ¬ęuna lucha pol√≠tica que intenta generar divisiones, distinguir a los de nuestro lado y a los que est√°n en contra¬Ľ.

La consigna puso ¬ęle√Īa al fuego¬Ľ que arde en Francia, dijo Truc, refiri√©ndose a cuestiones que, seg√ļn √©l, el pa√≠s no ha resuelto en los √ļltimos cinco a√Īos, como el islam, la libertad de expresi√≥n y el lugar de la religi√≥n en vida publica.

Su potencial explosivo fue evidente durante una reciente entrevista que el presidente Emmanuel Macron concedi√≥ a un sitio de noticias dirigido a j√≥venes, Brut. Un lector de nombre √°rabe, Karim, le pregunt√≥: ¬ęSoy franc√©s, amo a mi pa√≠s. Pero no soy Charlie. ¬ŅPuedo serlo?¬Ľ

Macron respondi√≥ que Karim s√≠, pero luego agreg√≥: ¬ęCreo que debemos evitar ese eslogan¬Ľ.
El mi√©rcoles (16), un tribunal de Par√≠s declar√≥ a 14 personas culpables de colaborar en los ataques de 2015 contra la sede de Charlie Hebdo y un supermercado jud√≠o. Pero aunque el veredicto representa una soluci√≥n legal, los efectos de las caricaturas en la sociedad francesa a√ļn se sienten.

Cuando Charlie Hebdo public√≥ por primera vez los dibujos en 2006, el entonces presidente, Jacques Chirac, un conservador, denunci√≥ su publicaci√≥n y pidi√≥ ¬ętolerancia y respeto por todas las religiones¬Ľ. En 2015, el gobierno encabezado por el presidente Fran√ßois Hollande, un socialista, respondi√≥ a la serie de ataques de ese a√Īo, incluida la sala de conciertos Bataclan, con un fuerte mensaje de unidad nacional.

Este oto√Īo, a ra√≠z de los tres recientes ataques, Macron defendi√≥ enf√°ticamente la reedici√≥n de caricaturas como ¬ęel derecho a la blasfemia¬Ľ. Esta posici√≥n provoc√≥ protestas en pa√≠ses musulmanes, cr√≠ticas o silencio en Occidente y dej√≥ a Francia aislada.

Vincent Tiberj, soci√≥logo de la Universidad Sciences Po en Burdeos, dijo que la opini√≥n p√ļblica francesa fue moldeada menos por la naturaleza de los ataques que por el discurso pol√≠tico y las acciones que siguieron.

Despu√©s de los ataques de 2015, que mataron a unas 150 personas, en comparaci√≥n con cuatro de los tres ataques de este oto√Īo, el √©nfasis del gobierno en la unidad nacional ha llevado a una mayor tolerancia hacia los musulmanes, seg√ļn la investigaci√≥n de Tiberj. Pero dijo que la reacci√≥n pol√≠tica despu√©s de los recientes ataques, con un lenguaje que parec√≠a mezclar la religi√≥n isl√°mica con el extremismo isl√°mico, corre el riesgo de instigar divisiones.

Estas grietas se ampliaron en el arco del cambio de ¬ęJe suis Charlie¬Ľ.

Christophe Naudin, de 45 a√Īos, sobrevivi√≥ al ataque terrorista de 2015 en la sala de conciertos Bataclan, donde murieron 90 personas, escondidas durante m√°s de dos horas en un vertedero.

Naudin, quien creci√≥ en una familia politizada, recuerda que su abuela defendi√≥ apasionadamente al escritor Salman Rushdie, quien fue amenazado de muerte luego de ofender a muchos musulmanes con su telenovela The Satanic Verses. Naudin dijo que firm√≥ con Charlie Hebdo en 2006 para demostrar su apoyo a la decisi√≥n de la revista ese a√Īo de publicar caricaturas de Mahoma.

Pero explic√≥ que cancel√≥ la suscripci√≥n el a√Īo pasado despu√©s de sentirse cada vez m√°s inc√≥modo con el tono editorial de la revista. A veces produc√≠a contenido que Naudin consideraba islam√≥fobo. Es profesor de historia en una escuela secundaria y recientemente public√≥ el libro ¬ęDiario de un superviviente de Bataclan¬Ľ.

Una ilustración de portada sobre el ataque terrorista de agosto de 2017 en Barcelona y un artículo del editor de la revista, Laurent Sourisseau, parecían mezclar el Islam con el Islam, dijo Naudin.

La revista no respondió a varias solicitudes de entrevistas. En respuesta a las acusaciones de racismo, Sourisseau dijo a un periódico francés que parte de la izquierda estaba estancada con conceptos ideológicos rígidos y autocensura.

¬ęTenemos que decir cosas incluso cuando son desagradables¬Ľ, dijo.

El lema de Charlie lleva a los franceses a dos extremos, dijo Naudin, y agreg√≥: ¬ęDesafortunadamente, hemos llegado a un punto sin retorno, donde el discurso matizado ya no es audible¬Ľ.

TRADUCCI√ďN DE LUIZ ROBERTO M. GON√áALVES

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *