Martim Moniz: Alrededor del mundo en una plaza que no para dar vueltas





La Plaza del Martim Moniz está con dos caras: de un lado turistas chinos, brasileños e italianos toman fotografías y escuchan las explicaciones de los guías sobre la historia de la ciudad. Las aventuras de D. Afonso Henriques en la conquista de Lisboa a los musulmanes mezclados con el sonido de los martillos y máquinas de construcción – el objetivo de la empresa Moonbrigade sigue el concepto de "Mercado de fusión" se inició en 2012.





En el quiosco de información otros visitantes se acercan. Son cerca de 20 a 30 por día, durante el invierno, explica una funcionaria: tanto quieren saber dónde pueden coger el eléctrico 28 como buscan más información sobre la plaza que pisan. Desde lo alto de la explanada del restaurante chino Hua Ta Li, con vistas a la plaza, se ven los empleados de chaleco fluorescente, las máquinas retroexcavadoras o pequeños arbustos a ser plantados.

El debate en torno a la construcción ha sido polémico. Ya hubo un cordón humano en la plaza en protesta contra el proyecto. Y, en respuesta, se realizó un encuentro "con artistas y amigos de la plaza" promovido por la Moonbrigade, empresa responsable de la obra. "La oferta comercial será bastante diversificada. Pretendemos crear un espacio con ambiente de mercado y conceptos que se complementan. Tendremos propuestas gastronómicas orientadas a la comida del mundo, así como tiendas de ropa, artículos vintage, una sombrerería, una peluquería, una panadería con tipos de pan de todo el mundo, tiendas de discos, tatuajes, entre otras ofertas. En el fondo, tiendas que tienen sentido dentro de una lógica comercial local. "Vamos a crear más de 250 empleos y muchos de ellos serán, esperamos nosotros, de gente del barrio", explica José Filipe Rebelo Pinto, socio de la empresa Moonbrigade, al Jornal Económico.

Inés Andrade, presidente de la Asociación Renovar la Mouraria, y directora del diario Rosa María, tiene otra visión. "Estamos preparando un expediente a presentar al Ayuntamiento de Lisboa, con vistas a expertos, arquitectos y otros elementos que llevan las contribuciones interesantes." El 2 de febrero asistió a la protesta del nuevo grupo de personas, la comunidad del barrio, los vecinos del Grupo de los Lagares Street y el Movimiento de estar en Lisboa, además de las comunidades locales, residentes y trabajadores del área. "Hay que hacer una discusión participada y con la definición de las líneas directrices, para luego promoverse un concurso de ideas con lo que la gente quiere", añade la responsable.

En el otro lado de la barricada está la empresa Moonbrigade. "Pretendemos dar continuidad y llevar más lejos el concepto del 'Mercado de Fusión' iniciado en 2012 que, como creo que es reconocido, dio una nueva vida, una vida mejor, a esta parte del barrio. El Mercado Moniz Martín mantiene el mismo espíritu: un mercado que refleje el contexto cultural y social de la zona, sin duda, la Lisboa más diversa y cosmopolita, si lo desea, y tal vez incluso el país. Es, sin embargo, un proyecto más bien estructurado y que fue arquitectónicamente desarrollado en armonía con el entorno urbano, haciendo de él una prolongación del espacio que lo rodea ", cuenta José Filipe Rebelo Pinto, socio de la empresa.

Esta nueva área de concesión representa una reducción del 44% con respecto a la anterior. Las zonas no ocupadas por la concesión, tanto al norte como al sur, tendrán un área superior a seis mil metros cuadrados en los topos. "Es en esa área que nos proponemos crear un parque infantil, un deseo de los moradores, y donde seguiremos apoyando todas las manifestaciones culturales y deportivas de las comunidades locales, desde luego la práctica del cricket y las diversas celebraciones que allí suelen tener lugar", destaca José Pinto. La remodelación de la plaza del Martim Moniz tendrá una inversión de tres millones de euros y las obras deberán terminar en el verano, según un representante del concesionario.

Inés Andrade, de la Asociación Renovar la Mouraria, contrapone: "Hoy en día las personas están exhaustas. Ellos quieren poner eventos de música, arte urbano y DJ. Excluir la participación y el usufructo de la plaza por la comunidad ".





Para el socio de la empresa Moonbrigade, la integración de la oferta comercial con el espacio envolvente está garantizada. "Es una integración que ya ha sido lograda por el" Mercado de Fusión "y que el Mercado Martim Moniz pretende profundizar. Estamos hablando de un concepto que no tendría sentido sin las comunidades locales, que fue pensado precisamente para aquella plaza y por allí existir la diversidad de la que ya he hablado. Esta característica está presente tanto en la oferta comercial del mercado como en la dinámica de eventos a la que pretendemos dar continuidad, como la celebración de las fechas festivas de las diferentes comunidades presentes en el barrio. Este es uno de los principales rasgos identitarios de la Plaza del Martim Moniz y, por nuestra parte, así continuará siendo. Y hemos constatado que los vecinos y los comerciantes locales son muy sensibles a esto. Menos mal". El nuevo mercado tendrá una pieza del artista portugués Bordallo II y el Kobra brasileña, y el segundo representará "la unidad del pueblo", en alusión a la zona de la multiculturalidad. En 2017, Lisboa fue sede del primer mural Kobra en Portugal, el retrato del jefe Raoni, un frontón de un edificio Marvila, una intervención artística que llama la atención sobre la situación de los pueblos indígenas en Brasil y en todo el mundo.

De la valentía del caballero a la propuesta de la AML

La tradición nos dice que Martim Moniz fue uno de los caballeros del rey Afonso Henriques, en 1147, la conquista de Lisboa, se pasa a través de una puerta de la muralla del Castillo de los Moros, evitando que se cierre y se mató instantáneamente a los sitiados garantizó la apertura necesaria para la entrada de los ejércitos cristianos, que vendrían a conquistar la ciudad.

Es cierto que Lisboa fue conquistado por D. Afonso Henriques a los musulmanes, con la ayuda de pilotos extranjeros, el 21 de octubre de 1147. La ciudad dio un asedio que había comenzado el 1 de julio de ese año.

Aún hoy se discute la veracidad total de esta historia, pero la verdad es que la valentía de Martim Moniz le valió un busto, una estación de metro y una plaza. Un poco abandonado a lo largo de las últimas décadas, ganó nueva vida con la construcción de los centros comerciales de Mouraria y del Martim Moniz, a finales de los años 80 y principios de los 90. Fue en esta época que se arrancó con una reestructuración del local, pavimentos diseñados por Eduardo Nery, jardines, fuentes y varios espacios comerciales. Este mes ha sido un nuevo giro en la plaza más multicultural en Lisboa. El 5 de febrero, la Asamblea Municipal de Lisboa (AML) aprobó por unanimidad una propuesta para el proyecto de remodelación de la plaza Martim Moniz que someterse a un período de discusión pública antes de ser apreciado en una reunión de la ejecutiva.

La propuesta presentada por el CDS-PP, en el marco de un debate de actualidad sobre el proyecto de recalificación de la plaza del Martim Moniz, realizado a pedido del PCP, solicita además "la amplia divulgación de los proyectos públicos y privados para el lugar, para efectivo escrutinio de la población ", así como la realización de una audiencia, en la AML, destinada a discutir este proceso.

En respuesta, el alcalde de Lisboa, Fernando Medina (PS) ha mostrado su disposición a participar en el "debate que el ayuntamiento entiende promover en esta materia." La AML, a través de la propuesta de los centristas, pide también al municipio la puesta a disposición de una serie de documentos que considera necesarios para aclarar los procedimientos y proyectos existentes.

"Claro que considero positivo todo lo que contribuya a aclarar el proyecto en todas sus vertientes. Interviniendo en un espacio público significa mantener este diálogo, aunque a veces la desinformación impida el mensaje de llegar correctamente al destino. Hay personas que se manifestaron contra el proyecto y que claramente no lo conocían. No conocían el hecho de estar ante una menor ocupación de la plaza, no conocían la conexión de este proyecto al anterior y por ahí fuera. Esta es nuestra misión a corto plazo: hacer pasar nuestro mensaje, dar a conocer los hechos que puedan fundamentar opiniones y allí nos respetaremos todas. Estamos involucrados en un proceso de contestación que, siendo legítima, se basa en cuestiones que nos sobrepasan, pero me gusta que nos escuchen y que conozcan el proyecto antes de definir si están en contra o si están a favor. Y es cierto que tenemos el apoyo de las comunidades locales, de algunas asociaciones locales, de moradores y comerciantes. "Tenemos más voces a favor que voces contra y esto tiene que ser dicho", afirma José Filipe Rebelo Pinto, socio de la Moonbrigade, al Jornal Económico.

En la sesión de la AML, el electo del PCP Modesto Navarro defendió que la cámara "deberá suspender de inmediato la obra" en curso, propuesta que fue rechazada por la AML.

Ricardo Moreira, del BE, subrayó que la gente pidió un jardín para la plaza, que "debe estar abierta al público permanentemente", sin "muros ni vallas", agregando que "la cámara avanzó con un proyecto sin consultar a la población".

Por su parte, el diputado municipal del PSD Francisco Domingues destacó que la zona del Martim Moniz "ya tiene exceso de zonas comerciales y presión turística", defendiendo que la plaza debía dar lugar a "un pulmón verde abierto las 24 horas", teniendo Inês Sousa real (PAN) señaló que Lisboa "no es un parque de diversiones" para los turistas. Diogo Moura, del CDS-PP, dijo que "es normal que la gente entienda que los contenedores son agresivos", notando la falta de documentación relativa al proceso.

También la elegida del PEV Claudia Madeira pidió que se inicie un "proceso abierto y participado", al contrario de lo que ha ocurrido hasta ahora, lo que en su óptica es "inaceptable y poco transparente". "Las personas piden jardines y la cámara les da contenedores", criticó el PEV. Aline Beuvink, del PPM, reforzó además que "el Martim Moniz necesita ser urgentemente repensado".

"Los contenedores son sólo una base de trabajo. En realidad, son estructuras flexibles que permiten una adaptación fácil a los más variados tipos de soluciones, empleando materiales nobles de revestimiento que podrán ir de la madera al vidrio. El resultado final tendrá calidad y recordará todo menos un contenedor. Recuerdo que esta solución es usada por el mundo fuera en mercados similares, desde Londres a Madrid. La insistencia en la palabra contenedor, como si fuera una solución menor, es injusta. Sucede que éste será el mercado de las personas y de las ideas; personas e ideas que van a ser acogidas en espacios bien diseñados, bien diseñados y bien pensados. Habrá mesas y sillas, bancos y rincones donde todos podrán estar sin consumir, como es propio de un local público. Sabemos que éste es otro de los puntos importantes para los residentes y, obviamente, estamos de acuerdo en que así sea ", defiende José Felipe Rebelo Pinto. Ya Inés Andrade, de la Asociación Renovar la Mouraria, cree que todavía es "posible revertir" el proyecto en curso.

Indiferentes a estas polémicas, decenas de turistas van a tomar fotografías en el lugar donde se cruza el mayor número de etnias de la ciudad.

Artículo publicado en la edición nº1976 de 15 de febrero, del Diario Económico

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *