Marcelo Rebelo de Sousa: 11 puntos









Todos saben que incluso los mejores estudiantes cuando se llevan una mala compa√Ī√≠a en el patio de la escuela corren el riesgo de empeorar. El brillante Marcelo, de quien se dec√≠a que era el hijo de Dios y del Diablo, que hab√≠a heredado la inteligencia del primero y el mal del segundo, no es una excepci√≥n. Y cuando comenzaste a ver la camarader√≠a del Dr. Costa, el Sr. Ferro y familias pater C√©sar, podr√≠a haber sido prudente arrastrarse por el camino.

Marcelo Rebelo de Sousa siempre ser√° para muchos (aunque hoy por menos y menos), por m√©rito y vocaci√≥n, el profesor Marcelo. Lo mismo que pas√≥ a√Īos, en los a√Īos 90 del siglo pasado, evaluando pol√≠ticos y d√°ndoles marcas, en el famoso Examen TSF. Sujeto, recordando esto, el pol√≠tico Marcelo a Examen Puede ser un ejercicio servido un poco fr√≠o, pero la historia dice que le gustan las sopas fr√≠as con nombres extra√Īos. Por lo tanto, nada mejor, por lo tanto, que el final del a√Īo acad√©mico (y el per√≠odo presidencial) para hacerlo.

Marcelo Rebelo de Sousa es un presidente de la Rep√ļblica que se acerca sin precedentes a la gente (a quien el alto contraste con su predecesor no ignora) e inefablemente popular (con el selfies, cambio de pantalones cortos en la playa y omnipresencia en trivialidades). Esto, siendo muy positivo a los ojos de muchos, se convierte en una ventaja circunstancial indiscutible para el pol√≠tico. Pero Marcelo, siendo Marcelo, fiel a su sabio y sin dudar de su lectura de George Steiner, tambi√©n sabe que esto tiene un efecto acelerado en la p√©rdida de reverencia tradicionalmente debido al cargo de Presidente de la Rep√ļblica, que es importante solo a los ojos de algunos. Y algunos son menos que muchos. No es, por lo tanto, inocente, es deliberado. Tampoco es institucional, es ego√≠sta.

Sin embargo, la creciente inconsecuencia pol√≠tica de sus palabras no se puede desconectar de esto. Y nada mejor para tu nuevos amigos, que la inconsecuencia de las palabras de quienes podr√≠an frenarlos; porque si hay algo que al PS no le gusta, son los frenos. En Pedr√≥g√£o Marcelo exigi√≥ la determinaci√≥n de responsabilidades. En Tancos, recuerda que √©l tambi√©n es el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, exigi√≥ la determinaci√≥n de las responsabilidades. En dos de los casos recientes m√°s evidentes de erosi√≥n de la autoridad estatal, el presidente habl√≥ y no sucedi√≥ nada. En ning√ļn caso se determinaron las responsabilidades; solo con descuento, para distraer la atenci√≥n y deshacerse de las cargas, el hecho de que el Dr. Costa aprovech√≥ la oportunidad para dejar caer dos figuras m√°s peque√Īas en las que no volvi√≥ a pensar y que no se perdi√≥ ninguna.

Además, Marcelo Rebelo de Sousa tuvo cosas muy buenas, como la inclusión en la agenda nacional, la lucha contra las situaciones de las personas sin hogar y las manifestaciones de solidaridad y empatía con las personas en situaciones de vulnerabilidad. Cosas muy malas, como la participación en la expulsión de Joana Marques Vidal y el voluntarismo excesivo en el caso Centeno. Y, sin embargo, cosas indescriptibles, como la excepción hecha a medida por la CGTP para el 1 de mayo y el discurso de auto justificación el 25 de abril.

Pero hay m√°s. Al no poder hablar de Marcelo Rebelo de Sousa sin pensar en √©l como un Maestro, tampoco se puede pensar en la profesi√≥n de un maestro sin volver a leer a Steiner, cuando nos habla de esta funci√≥n tan noble, superada por cualquier otra en la capacidad de despertar los poderes de otros seres humanos. y sue√Īos m√°s all√° de sus circunstancias, para hacer de los sue√Īos presentes la capacidad de construir el futuro. Y el futuro era algo que, en el frenes√≠ de la espuma de los d√≠as, Marcelo no sab√≠a c√≥mo proyectar, ni siquiera ayudar a proyectar. Y si esta falla es grande en un Presidente de la Rep√ļblica, es una falla m√°s grande en Marcelo.





Portugal es un pa√≠s pospuesto. Desde el punto de vista de las prioridades pol√≠ticas, est√° atrapado entre las minucias del presente y las narrativas antag√≥nicas sobre el pasado. Desde el punto de vista de la gesti√≥n pol√≠tica, se deja al clientelismo del partido y diversos nepotismos. Desde el punto de vista de los principales actores pol√≠ticos, dado a quienes oscilan entre el populismo y la peque√Īa pol√≠tica. Nada de esto contribuye a un plan nacional que tanto necesita el pa√≠s. No hay una palabra en esta vida pol√≠tica diaria, ni en este per√≠odo presidencial, sobre la construcci√≥n del futuro; y no digo el futuro como una construcci√≥n id√≠lica e ideol√≥gica, sino el futuro como un lugar de esperanza, dependiente de las elecciones y prioridades presentes. Los muchos que vivir√°n en paz con su renovaci√≥n sin aspirar a nada m√°s, no dejan de confirmar esta falta de ambici√≥n, una marca indeleble de Portugal.

Sin embargo, todav√≠a hay algo que preguntar en esta evaluaci√≥n: si debemos aceptar la tesis de que un presidente de derecha debe complacer a la izquierda para permanecer en su lugar y, por lo tanto, ser el presidente de todos los portugueses, entonces ¬Ņpor qu√©? ¬ŅNo recuerda la izquierda hacer lo mismo cuando elige un presidente? S√©, s√©, que tenemos que retroceder 20 a√Īos para recordar la √ļltima victoria presidencial de la izquierda y el recuerdo puede no ser fresco, pero la verdad es que nunca lo fue. De la respuesta a esta pregunta, surge una preocupaci√≥n: si estamos deslumbrados por estas t√°cticas del profesor Marcelo y el Dr. Costa, y c√≥mo la astucia de la narrativa oficial los confirma, no s√© por qu√© nos sorprendemos m√°s tarde cuando la pol√≠tica est√° tan mal vista.

Todo evaluado, su clasificaci√≥n no es mejor que 11 valores sujetos a examen, sobre todo porque, como Marcelo sabe, en su alma mater Se necesitan 14 para ir a la Maestr√≠a. En resumen, para aprobar, no es extraordinario. Sin embargo, en ausencia de alguien con un proyecto pol√≠tico nacional con un firme amor por la libertad, un prop√≥sito reformista, una pr√°ctica guiada por el sentido com√ļn, el respeto por la cultura y la defensa intransigente de la sociedad abierta, Marcelo, con esta clasificaci√≥n, sigue sorprendido. El mejor de la clase. Al menos hasta que lo veas.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *