Marcelo puede llegar a ser peligroso



Me disculpo con los que yo suelo leer pero me veo obligado a volver a Marcelo Rebelo de Sousa y su intento de controlar la derecha en Portugal. Lo hago porque se trata de un proceso que he mencionado desde que Marcelo fue elegido. Pero lo hago también porque el intento de Marcelo de moldear el régimen a su imagen y semejanza, además de perjudicial para el país puede impedir el surgimiento de una derecha liberal. Una derecha que no desconfía de la globalización y que no tolera los compadrios que minan nuestra economía y destruyen las vidas de mucha gente capaz. La presidencia de Marcelo representa, pues, dos peligros: uno para el país y el otro a la derecha.

En su libro "Francisco Sá Carneiro: Soledad y Poder", Maria João Avillez nos cuenta (en la página 120) un episodio interesante sobre Marcelo Rebelo de Sousa. Que a finales de mayo de 1975 cuando se recupera de su operación en Londres, Sá Carneiro en secreto llegó a Lisboa para el Consejo Nacional de PSD. En casa de Rui Machete, donde se quedará, Sá Carneiro, aún cansado se acuesta temprano. "Y cuando ya se había retirado, oye un bullicio: es Marcelo Rebelo de Sousa, azucarado y lépido que surge por la casa de los Machete, como un huracán. Oyó decir que Francisco fue en Portugal, no sé si es verdad, que es una mentira. Se acordó de que los Machete tal vez … Pero ni los Machete, ni Concepción Monteiro, ni Correia da Cunha saben de nada, o vieron nada. Marcelo sale de oreja marchita. Horas después Francisco contará al grupo que ya acostado oyó todo, y se rió a reírse con sus botones … ante la duda ansiosa manifestada por el entonces joven periodista."

Este episodio, además de tener alguna broma, es revelador. Sá Carneiro o Soares podían fundar un régimen. Marcelo, no. En el caso de que el PS se reafirme plenamente después de los dos mandatos de Sócrates, una oportunidad de oro para afirmarse, no se ha reafirmado plenamente en la incapacidad del PS para reafirmarse plenamente después de los dos mandatos de Sócrates, una oportunidad de oro para afirmarse, como árbitro, sino piedra angular del régimen. El peligro reside en el hecho de que, si el actual Presidente no tiene la visión de Sá Carneiro o de Soares, tampoco goza de la capacidad de contención de Cavaco Silva. Este, si legado deja en la forma como ejerció sus mandatos presidenciales fue el haber dejado incólume el sistema político. Lo que no habría sido fácil ante el desastre que el país tuvo durante seis años, José Sócrates como primer ministro. Debe haber sido dramático tratar con alguien como Sócrates y siempre con el cuidado de no sobrepasar los límites de las funciones presidenciales. Por alguna razón, Cavaco Silva siempre que puede referirse al cuidado que ha tenido en esta materia: dejar intacto el sistema político. No extravíe sus poderes. El funcionamiento de un sistema político no se perserva sólo porque se mantiene lo que está escrito en la Constitución, sino en la forma en que cada órgano de soberanía ejerce sus poderes. En la forma en que cada agente político refrena su acción, reprime excesos; se contiene y se modera. Es interesante que un economista como Cavaco perciba mejor que un constitucionalista como Marcelo. Pero tal vez sea precisamente por eso.



Porque Marcelo, el ansioso Marcelo que buscaba a Sá Carneiro, el azucarado y el lésped Marcelo Rebelo de Sousa tiene mucha dificultad en contenerse. Traiga y levemente allí llevará el agua a su molino. Este es el primer peligro que Marcelo representa: un peligro para el régimen. El otro es el peligro para la derecha.

Es un peligro porque la personalidad de este espacio político es la repetición de un infortunio que llevó a la derecha más de 40 años para liberarse. Más que eso: entra en choque con el pensamiento conservador y liberal que las generaciones más jóvenes han venido desarrollando en los últimos años.

El lado positivo de este peligro es que con el comportamiento de Marcelo, la derecha gana un discurso político junto al discurso económico que ya tenía. El desafío por un país libre en el que las personas puedan hacer negocios, abrir empresas, ejercer su actividad profesional sin tener que lidiar con la frustración de ver privilegiados con acceso a los corredores del poder a pasar por delante. Sin tener que ver la ruina del esfuerzo de una vida porque el Estado fracasó, y los bancos se con él. Un país en que la libertad económica significa leyes laborales menos rígidas para que sea más fácil arreglar y cambiar de empleo y que las personas dependen menos de las empresas para que trabajen. Sean más señoras de su destino. Un país en que la libertad económica obliga a una reducción de la deuda pública, para que de esa forma haya crecimiento económico que crea oportunidades y que permita que se bajen los impuestos sin que se sitúe las próximas generaciones. Si bajan los impuestos sin que ello obligue a que los más pobres se queden sin los servicios públicos que los apoyan. Si bajan impuestos sin que ello signifique que los hijos de los más pobres dejen de poder luchar por una vida mejor. Si bajan los impuestos sin que el acceso de todos a la salud sea puesto en cuestión. Si bajan los impuestos porque se debe menos; se bajan los impuestos porque se ha efectuado una verdadera reforma fiscal. Economía, pero también política: porque un país libre presupone un régimen político no dominado por un hombre solo, una figura prominente que ahoga todas las alternativas y nos condena al socialismo deficitario y bafiento que nos gobierna. Libertad política sin una figura que consuela al ciudadano de su maleta que es existir. Porque con una derecha domesticada el país está perdido.

abogado


Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *