Mar-a-Lago quiere ahogar la salud p√ļblica brit√°nica





Probablemente todo el mundo que acompa√Ī√≥ la visita de Donald Trump al Reino Unido debe tener su momento favorito de fiasco diplom√°tico. Pero el momento que probablemente m√°s hizo por envenenar la relaci√≥n con el m√°s antiguo aliado de Estados Unidos -y solapar cualquier oportunidad del acuerdo comercial "fenomenal" que Trump afirmaba estar ofreciendo- fue la aparente sugerencia por el presidente de que el acuerdo podr√≠a implicar la apertura del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en ingl√©s) brit√°nico a empresas privadas estadounidenses.





Decir que el mejor argumento que alguien presentó en su defensa es que él no sabía de lo que estaba hablando revela mucha cosa sobre las cualidades de nuestro actual presidente. Sin embargo, él sabe lo que el NHS es -mas no comprende el papel que el sistema representa en la vida británica.

Al final, el a√Īo pasado Trump tujet√≥ que los brit√°nicos se estaban manifestando en las calles en protesta contra un sistema de salud "que est√° fallando y no funciona". En realidad, las manifestaciones estaban a favor del NHS, y ped√≠an m√°s fondos del gobierno para el sistema.

Pero poco importa lo que pasaba por la cabeza de Trump. En lugar de centrarnos en el hecho de que ning√ļn pol√≠tico americano -y Trump a√ļn menos- tiene derecho a ofrecer consejos a otros pa√≠ses en cuanto al sistema de salud. Porque los Estados Unidos tienen el sistema de salud de peor desempe√Īo entre los pa√≠ses avanzados- y Trump est√° haciendo todo lo que puede para degradarlo a√ļn m√°s.

El sistema de salud brit√°nico y americano se sit√ļa en los extremos opuestos de un espectro definido por los papeles relativos del sector p√ļblico y del sector privado.

Aunque la Ley de acceso a la salud de Estados Unidos ha ampliado la cobertura de salud y ampliado el papel del programa federal de salud de Medicaid, la mayor√≠a de los estadounidenses siguen obteniendo su cobertura de salud (si es que lo hace) empresas privadas, y recibir tratamientos en hospitales y cl√≠nicas con fines de lucro. En otros pa√≠ses, como Canad√°, el gobierno paga las cuentas pero los proveedores de servicios de salud son empresas privadas. En el Reino Unido, sin embargo, existe una medicina socializada real. El gobierno es due√Īo de los hospitales y paga los salarios de los m√©dicos.

¬ŅC√≥mo funciona el sistema? Mucho mejor de lo que la filosof√≠a conservadora se imagina.





Para empezar, las cuentas por tratamientos médicos no son problema, para las familias británicas. Ellas no necesitan preocuparse por la posibilidad de fracasar debido al costo de un tratamiento, y ni abdicar de tratamientos esenciales porque no consiguen bancar las franquicias del seguro de salud.

Sería de imaginar que proveer una cobertura universal como ésta es prohibitivamente costosa. En realidad, sin embargo, el Reino Unido gasta menos del 50%, en términos de costo por paciente, de lo que es el caso en los Estados Unidos.

¬ŅLos servicios de salud que reciben los brit√°nicos son buenos? A juzgar por los resultados, s√≠. Los brit√°nicos tienen una expectativa de vida m√°s larga que los estadounidenses, una mortalidad infantil mucho menor y una "mortalidad asociada al sistema de salud" mucho m√°s baja.

Esto significa que Estados Unidos debería adoptar un sistema al estilo británico? No necesariamente.

La realidad es que existen m√ļltiples maneras de proporcionar cobertura universal de salud. El modelo canadiense, con pagos concentrados en el gobierno pero servicios prestados por empresas privadas, tambi√©n funciona. Un modelo de competencia entre prestadores privados de servicios, como el de Suiza, funciona, igualmente, siempre que el gobierno trabaje bien en reglamentar el mercado y subsidie ‚Äč‚Äčdebidamente a las familias de ingresos m√°s bajos.

Pero el NHS funciona. ¬ŅTiene sus problemas – qu√© sistema no los tiene? – pero hay una raz√≥n para que los brit√°nicos lo amen.

Mi experiencia al tratar con los conservadores de Estados Unidos en cuanto a cuestiones de salud, es que simplemente se niegan a creer que los sistemas de otros países funcionan mejor que el nuestro. La ideología de ellos dispone que el sector privado es siempre mejor que el gobierno, y se niega a admitir cualquier prueba en contrario.

En realidad, esto los lleva a rechazar incluso ciertas √°reas de nuestro sistema que funcionan bien. Lo que me conduce al motivo para que Trump deber√≠a ser la √ļltima persona a criticar el NHS.

El hecho es que Estados Unidos tiene una versi√≥n a peque√Īa escala del NHS: la Administraci√≥n de Salud de los Veteranos (VHA, por sus siglas en ingl√©s), parte del Departamento de Asuntos de Veteranos. Y, como el NHS, la VHA funciona razonablemente bien.

Algunos de ustedes deben estar meneando la cabeza en desacuerdo, porque ya han escuchado mucha cosa horrible sobre la VHA Рhistorias de inmensa ineficiencia, y de largas esperas por tratamiento. Pero existe un motivo para que hayan escuchado estas historias: suelen ser esparcidas sistemáticamente por políticos y organizaciones de derecha que se aferra a ejemplos negativos como parte de sus esfuerzos para desmantelar y privatizar el sistema.

La realidad, de acuerdo con estudios independientes, es que en promedio el tiempo de espera en la VHA es casi siempre inferior al del sector privado, y los tratamientos de los hospitales de la VHA son mejores.

Pero ese hist√≥rico positivo puede cambiar pronto. Hist√≥ricamente, las pol√≠ticas de la VHA, as√≠ como las del NHS, fueron dictadas en general por profesionales de la medicina. Pero un informe de la ProPublica publicado el a√Īo pasado revel√≥ que las pol√≠ticas de la VHA ahora est√°n siendo dictadas no por los l√≠deres del sistema, sino por un tr√≠o de comparsas de Trump que forman parte del "personal de Mar-a-Lago".

El l√≠der del triunvirato, por cierto, es Ike Perlmutter, presidente del consejo de Marvel Entertainment. Y si usted cree que la influencia de Perlmutter conducir√° a costos m√°s peque√Īos y cuidados mejores para los veteranos de las fuerzas armadas americanas, debe creer tambi√©n que el Capit√°n Am√©rica existe de verdad.

Lo que nos lleva de vuelta a las declaraciones del presidente sobre el NHS. Lo que Trump había imaginado que estaba diciendo, el país anfitrión estaría justificado en entender como indicación de que el acuerdo comercial prometido llevaría al sistema de salud británico privatización y compadrio en el estilo Trump. Y eso sería "fenomenal".

The New York Times, traducción de Pablo Migliacci

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *