Maduro mantiene ejecuciones extrajudiciales para contener protestas en Venezuela





A principios de 2022, la dictadura venezolana ha mantenido en pr√°ctica uno de los mecanismos que utiliza, seg√ļn organismos internacionales, para ejercer el control social. Solo en la primera quincena de enero, la ONG Control Ciudadano contabiliz√≥ 27 de las denominadas ejecuciones extrajudiciales.





Entre 2016 y 2021 hubo 9.211 casos de estos asesinatos, perpetrados muchas veces por las Faes (Fuerzas de Acciones Especiales, un grupo policial de √©lite) y por el Conas (Comando Nacional Antiextorsi√≥n y Secuestros, vinculado a la Guardia Nacional Bolivariana). Seg√ļn la Comisi√≥n de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y las ONG venezolanas, la mayor√≠a de estas ejecuciones tienen lugar en los barrios m√°s pobres de las grandes ciudades y en el campo.

‚ÄúEs una pr√°ctica com√ļn y frecuente en estas regiones, ejercer el control social, contener las protestas e impedir que estas personas se sumen a los llamados que hace la oposici√≥n‚ÄĚ, dice al medio. hoja Sim√≥n G√≥mez, investigador de derechos humanos de la Universidad de Carabobo.

Una encuesta de Cofavic, organizaci√≥n que sigue el tema desde hace tres d√©cadas, indica que el 99% de las v√≠ctimas son hombres de las regiones de mayor vulnerabilidad social, el 80% de ellos menores de 25 a√Īos. Seg√ļn el grupo, en el 80% de los casos existe alg√ļn tipo de amenaza o intimidaci√≥n posterior a la persona que denuncia el delito.

‚ÄúLos familiares de exmiembros de colectivos tambi√©n viven en estas zonas. [for√ßa parapolicial] muertos en combate, personas que perdieron familiares tanto en la resistencia al r√©gimen como en los enfrentamientos con los manifestantes‚ÄĚ, se√Īala G√≥mez.

Informes de ONG dan cuenta de que el accionar de estas fuerzas de seguridad del dictador Nicolás Maduro es, muchas veces, disfrazado de escenificación. Es habitual, por ejemplo, que los agentes simulen una pelea a gritos con los perseguidos o simulen intercambios de disparos, para que los vecinos imaginen que se ha producido un enfrentamiento.

‚ÄúEn realidad, todos saben que es una ejecuci√≥n, porque el patr√≥n se repite desde hace a√Īos. Entran a las casas, torturan y amenazan a los familiares y ejecutan a la v√≠ctima que ese d√≠a es el objetivo. [As simula√ß√Ķes] son t√°cticas para evitar que se denuncien estos abusos¬Ľ, cuenta hoja Thairi Mora, del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Cat√≥lica Andr√©s Bello.

Las acusaciones se√Īalan que la pr√°ctica se intensific√≥ a partir de 2015. En ese a√Īo, con el impulso de las protestas de 2014, la detenci√≥n de Leopoldo L√≥pez y la victoria de la oposici√≥n en las elecciones legislativas, las protestas callejeras fueron en aumento. As√≠ continuaron hasta 2017, con la designaci√≥n de la Asamblea Nacional Constituyente, una maniobra del r√©gimen chavista para vaciar el poder de la Legislatura opositora.

‚ÄúDurante este per√≠odo, las principales manifestaciones en Caracas comenzaron en la regi√≥n este de la ciudad. [√°reas de classe m√©dia e alta], pero tambi√©n se inici√≥ un proceso de adhesi√≥n de sectores descontentos en las zonas denominadas ‘rojas’ [vermelhas, ou seja, populares e tradicionalmente chavistas]¬Ľ, recuerda G√≥mez. ¬ęLa preocupaci√≥n por el control social de este ciudadano medio, m√°s pobre, dependiente de las canastas b√°sicas, en general negros y pardos, se volvi√≥ importante para el r√©gimen¬Ľ.

De ahí, apunta el investigador, la razón por la que estas fuerzas vinculadas a los cuerpos de seguridad de la dictadura comenzaron a actuar en estos lugares, para evitar que escalaran este proceso.

El fen√≥meno se repiti√≥ en otras regiones del pa√≠s, como en Barquisimeto, ciudad donde la poblaci√≥n universitaria es numerosa y se sum√≥ en gran volumen al movimiento La Resistencia, creado por j√≥venes caraque√Īos en 2014 y cuya mayor actividad se dio en 2017, durante la elecci√≥n de la Asamblea Constituyente.

¬ęVimos nuevamente un aumento de ejecuciones extrajudiciales en 2019, con el surgimiento del proyecto de Juan Guaid√≥ para asumir la presidencia interina y grandes protestas callejeras. Las Faes y Conas actuaron con fuerza para impedir la participaci√≥n de la poblaci√≥n m√°s pobre¬Ľ, dice G√≥mez.

Para Thairi Mora, la relaci√≥n que mantienen los agentes en estas comunidades es dudosa. ‚ÄúHay que pensar que son venezolanos con pocos recursos, una canasta b√°sica de alimentos hace mucha diferencia. Entonces ese es el primer recurso para mantenerlos fuera de las protestas, para repartir alimentos. Luego viene la amenaza de la inseguridad. estas fuerzas fue celebrada por muchos habitantes de estas regiones, que ve√≠an en riesgo su seguridad porque eran asaltados todo el tiempo‚ÄĚ, dice.

Si al principio se celebr√≥ la creaci√≥n de Fae y Conas, informa, parte de la gente luego se dio cuenta de la opresi√≥n y se rebel√≥. ¬ęEntonces los asesinatos comenzaron a aumentar¬Ľ.

Los informes de las ONG tambi√©n destacan que los miembros de estas fuerzas no aparecen simplemente en estos barrios, sino que viven en ellos. ‚ÄúSe vuelven parte de la comunidad y, como resultado, tienen pleno conocimiento de las actividades, rutinas y acciones de quienes se rebelan‚ÄĚ, dice G√≥mez. ¬ę[Os agentes] son un recurso totalmente irregular del r√©gimen, que impone la vigilancia y la tortura, adem√°s de la ejecuci√≥n, entre los instrumentos de control social dirigidos a los venezolanos pobres, morenos o negros‚ÄĚ.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidi√≥ la extinci√≥n de los Fae en su informe. La ONG Human Rights Watch, en su m√°s reciente informe, destac√≥ que las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela tienen como objetivo a v√≠ctimas de escasos recursos en barrios populares de zonas urbanas. Tambi√©n apunta a la impunidad: solo el 7% de los casos del tipo que fueron denunciados tuvieron investigaci√≥n iniciada ‚ÄĒtodav√≠a inconclusa‚ÄĒ y solo un miembro de estas fuerzas fue llevado a juicio como imputado. No hay, hasta el momento, sentencia ni absoluci√≥n.

La dictadura presuntamente niega la acusaci√≥n de que sus fuerzas patrocinan ejecuciones extrajudiciales. Maduro justific√≥ la creaci√≥n de estas corporaciones para combatir el crimen y nunca admiti√≥ violaciones a los derechos humanos. Jorge Arreaza, el canciller del r√©gimen, calific√≥ el documento de la ONU como ‚Äúse√Īales carentes de un m√≠nimo sustento, hechas desde una matriz medi√°tica sin contacto con la realidad del pa√≠s‚ÄĚ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *