Los votantes de Georgia desafían los intentos de interrumpir la segunda ronda de mitad de período de EE. UU.





En la tarde del martes (29), esperé más de una hora y media para votar en Atlanta en la segunda vuelta entre el demócrata Raphael Warnock y el republicano Herschel Walker por un escaño en el Senado de Georgia.





Este es mi segundo ciclo electoral en el estado, pero no me acostumbré al tiempo de espera para votar. Esta espera es en sí misma una táctica de supresión de votantes. Es un impuesto por cabeza pagado a tiempo.

He vivido durante más de 25 años en Nueva York, donde siempre he dado por sentado que votar es un asunto relajado. Durante años llevé a mis hijos a la cabina de votación conmigo para que vieran cómo funciona el proceso electoral. Nunca hubo cola. Puede que hubiera una o dos personas delante de nosotros, pero no hubo que esperar de verdad.

Yo no haría lo mismo aquí en Georgia. Obligar a un niño a esperar en una larga fila en el frío puede considerarse abuso. Pero mientras esperaba, se me ocurrió otra cosa: la supresión de votantes es una de las curas más seguras para la apatía. Nada te hace valorar algo tanto como el hecho de que alguien esté tratando de robártelo.

La cola, con toda la gente esperando pacientemente en ella, es un símbolo de resiliencia y perseverancia. Nos recuerda que las personas están dispuestas a hacer todo lo posible para superar los obstáculos y lograr las cosas que consideran esenciales.

Esperar en las filas es una característica tan común de las elecciones en Georgia que algunos condados incluso publican sus tiempos de espera en línea para que los votantes puedan programar su llegada para minimizar la espera.





Estas esperas a menudo afectan de manera desproporcionada a los votantes que no son blancos. Según un informe de Georgia Public Broadcasting y ProPublica publicado antes del día de las elecciones de 2020, una cantidad cada vez menor de lugares de votación «ha sido el principal impulsor de largas filas en vecindarios no blancos donde la cantidad de votantes registrados ha aumentado y más residentes votaron en persona el día de las elecciones».

Según el informe, los nueve condados del área metropolitana de Atlanta «tienen casi la mitad de los votantes activos del estado, pero solo el 38% de los lugares de votación». Pero estos votantes no se desanimaron.

Durante las elecciones generales, los votantes emitieron un número récord de votos anticipados en una elección intermedia en Georgia, y el lunes y nuevamente el martes emitieron récords diarios de votos anticipados en una segunda vuelta en Georgia. Es interesante notar que aproximadamente el 35% de los votos anticipados recibidos hasta ahora son de afroamericanos, un poco más que el porcentaje de afroamericanos en la población de Georgia.

Es un testimonio de la perseverancia de estos votantes porque, como dijo el presidente del Centro Brennan para la Justicia, Michael Waldman, ellos fueron los objetivos «con asombrosa precisión» de la ola más reciente de supresión de votantes en el estado. Waldman escribió que el gobernador Brian Kemp «firmó su proyecto de ley de supresión de votantes frente a una pintura de una ‘plantación’ donde más de cien personas negras habían sido esclavizadas. El simbolismo horrible e inquietante es casi demasiado apropiado».

Los defensores de la supresión de votantes señalan estos números como prueba de que sus críticos están exagerando, creando un problema donde no existe ninguno. Pero esto es lo contrario de la verdad, en mi opinión. Para mí, los votantes simplemente están desafiando los esfuerzos por ser reprimidos.

Pero es posible que este desafío no sea suficiente. Si bien los números récord diarios son alentadores, en parte son el resultado de una nueva ley electoral republicana que redujo a la mitad el número de días de elecciones anticipadas. Incluso con esa participación extraordinaria de votantes, es poco probable que las cifras de votantes anticipados de este año coincidan con las de los que votaron en la segunda vuelta del año pasado entre Warnock y la entonces senadora republicana Kelly Loeffler.

Además, los republicanos presentaron un candidato singularmente ofensivo en la persona de Herschel Walker, un hombre indigno de ocupar un cargo electo. Es una caricatura ambulante de la competencia y la excelencia de los negros, como si los candidatos negros fueran intercambiables independientemente de sus logros o cualidades.

Durante todo el tiempo que estuve esperando en la fila, pensé en lo imposible que sería esa espera para alguien que cuida a niños pequeños o ancianos, o para alguien cuyo trabajo, o trabajos, no permiten un descanso tan largo en el tiempo. mitad del día.

Otra cosa: fui a votar un día con temperatura suave. ¿Qué pasa con las personas cuya única oportunidad de votar puede ser en un día lluvioso o frío? En la cola en la que esperé, el 90% del tiempo lo pasé al aire libre.

Solo siento desprecio por los esfuerzos para suprimir la votación en el estado donde ahora resido, pero solo admiración por la determinación de los votantes de no dejar que su voluntad sea suprimida.

La democracia está siendo salvada por la pura fuerza de voluntad de la gente que está escalando una montaña que nunca debería haber sido puesta delante de ellos.

Traducido por Clara Allain


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *