"Los Sopranos" hace 20 a√Īos y yo fui un infiltrado en un episodio





Hace 20 a√Īos que la familia mafiosa m√°s conocida del mundo (quiz√°s a la par con los Corleone, pero no hay certezas) se estren√≥ en el canal de cable norteamericano HBO (el 10 de enero de 1999), un evento que se considera el punto de viraje para el advenimiento de la llamada Era Dorada de la Televisi√≥n. A pesar de que en ese momento viv√≠a en Nueva York, no vi la serie. No ten√≠a televisi√≥n en casa y ni siquiera hab√≠a visto un episodio de "Los Soprano" cuando conoc√≠a a dos de los actores de la serie – Michael Imperioli y Johny Ventimiglia -, a trav√©s de Bruno de Almeida, que entonces estaba preparando una pel√≠cula con ambos (" "On the Run").





Y estaba lejos de imaginar que un día acabaría por "infiltrarse", no en la mafia de Nueva Jersey, sino en los estudios Silvercup, en Queens, donde participé, como figurante, en una secuencia del quinto episodio de la segunda temporada Рhabía llegado el tiempo para que el Sindicato de Actores (a través de una voz en off trabajo que hice en portugués) y disfrutó de ganar un poco de dinero como extra en producciones que se hicieron en Nueva York. Por eso, a pesar de guionista y realizador al principio de su carrera, pero ocultando esa faceta y limitándome al papel de figurante, fue una óptima oportunidad de pasar un día a asistir y trabajar en el rodaje de lo que vendría a ser reconocido, consensualmente, como una de las mejores series de siempre.

¬ŅAquel tipo all√≠ a la izquierda, de camisa y anteojos? No m√°s: Artur Ribeiro, en el episodio "Big Girls Do not Cry"

En el episodio en que participé, con el título "Big Girls Do not Cry", el personaje Christopher (Michael Imperioli), que además de su ambición de subir en la estructura de la organización mafiosa también tiene ambiciones creativas, en particular escribir para cine, va a hacer un taller de representación para escritores. Ahora bien, ni de propósito, fui llamado a hacer uno de los "colegas" de Chris Moltisanti. Además, como tenía la misma altura del actor que hacía uno de los papeles principales de ese mini-plot, hice también de stand-in durante los ensayos y la marcación de luz Рy, ahí, fui un verdadero infiltrado, pues asistió, de un punto de vista privilegiado, al trabajo del realizador Tim Van Patten con el director de fotografía Phil Abraham, sirviendo de cobaya para ambos preparar la escena.

El día comenzó mal para la producción, pero bien para los figurantes Рen ese momento, siendo miembro del sindicato de actores (SAG), ganaba ciento y pocos dólares por día, por 8 horas de trabajo, y todas las horas extraordinarias eran pagadas, y también. Si entramos en horas extraordinarias en esas filmaciones, fue gracias al Tony Soprano / James Gandolfini, que se habría convocado temprano para filmar unas escenas en el consultorio de la Dra. Melfi, la psicóloga que orientaba al mayor de todos los mafiosos.

[Assim come√ßavam todos os epis√≥dios de ‚ÄúOs Sopranos‚ÄĚ:]





Como el equipo estaba empezando el día por nuestra secuencia, después de una zanja del actor, cambiaron el orden de filmación y fueron filmar primero las escenas en el consultorio. De este modo, los figurantes quedaron todos en la esperanza de un retraso que se tradujera en unos dólares, al final del día. En mi papel de "infiltrado", no pude dejar de sentirme en conflicto interior.

Como director, s√© bien el estr√©s que es entrar en horas extras (y el costo para la producci√≥n) y aunque en este caso, tambi√©n acabo ganando m√°s, sent√≠ la conciencia pesada, porque percib√≠a muy bien el lado de la producci√≥n: tener de interrumpir toda la preparaci√≥n que se estaba haciendo para acomodar el capricho del actor. Sin embargo, tambi√©n me di cuenta el lado de Gandolfini, claramente no se han hecho el registro de servicio de las llamadas (despu√©s de todo, colegas y actores portugueses, no es s√≥lo aqu√≠ que el personal se queja de hojas de registro …). Sin embargo, a la hora de almuerzo, estando al lado del Tony Soprano en la fila de la cantina, puedo asegurar que √©l ya estaba muy bien dispuesto, revelando buen apetito y llegamos al final del d√≠a sin que nadie acabara con las r√≥tulas de las rodillas rotas (por lo menos, que la polic√≠a sepa …).

¬ŅPor qu√© es que "los Soprano" son todav√≠a hoy una referencia tan ineludible para quien ve o hace televisi√≥n? No es, definitivamente, por mi modesta participaci√≥n, claro. Y, a diferencia de muchos de mis amigos y colegas escritores y realizadores, no tengo una relaci√≥n afectiva muy fan√°tica y entusiasta con la serie (pero yo tambi√©n soy ese tipo que no pas√≥ del cuarto episodio del "Breaking Bad" …), aunque considere , sin lugar a dudas, "Los Sopranos" una de las mejores series de televisi√≥n de siempre. Pero ya la vi en una fase posterior (en DVD), no sent√≠ la misma excitaci√≥n que habr√≠a tenido quien eventualmente se hubiera cansado del est√°ndar televisivo de la √©poca, sobre todo de los canales de se√Īal abierta, y haya tenido este gigante del Tony Soprano a entrar, le dio por la casa dentro, semana tras semana, innovando, a cada episodio, lo que cabr√≠a esperar de una serie de televisi√≥n, y alterando para siempre el paradigma y la medida de fuerzas entre televisi√≥n y cine.

[Entrevista de 2001 com David Chase:]

Y la cuesti√≥n clave, en este caso, es el cine. Es muy conocido la voluntad que el creador de la serie, David Chase, ten√≠a que hacer cine y la frustraci√≥n que sent√≠a, al cabo de casi dos d√©cadas trabajando en televisi√≥n, siempre con el sue√Īo de pasar al otro lado. A pesar de que hoy en d√≠a ya parece tan lejano, en esos tiempos, hacer televisi√≥n era un arte menor -las estrellas de cine rechazaban trabajos para la peque√Īa pantalla y, si aceptaban, era se√Īal de ya ser estrellas fugaces, y lo mismo para realizadores y guionistas. Por eso, cuando finalmente Chase tuvo una carta verde de los ejecutivos de HBO para hacer algo que nunca se hab√≠a hecho – o incluso se hizo – en un canal abierto, transfiri√≥ toda su voluntad de hacer cine para los episodios de esta serie que. Como √©l mismo afirm√≥, quise hacer una pel√≠cula por semana.

El resultado es indiscutible. Después de "Los Sopranos", empezamos a ver orbitar para la televisión, realizadores, guionistas y actores de cine, atraídos por este formato de "serialización" de una historia Рpasando a hacerse una distinción, en la caracterización de las series de televisión, entre las que se episodic series, serie de episodios cerrados, que se pueden ver fuera del orden, sin continuidad, en particular las procesal (series penales), y las de serie, en que una historia, con un arco mayor, es contada en episodios con continuidad, como eran las soap operas, o telenovelas, con la mala fama asociada al formato. Aunque "Los Sopranos" no fuera la primera serie del género, vino definitivamente a cambiar el paradigma y es hoy el formato de la mayor parte de las series de éxito, sobre todo en las nuevas formas de visualización en Streaming y binge watching.

[Excerto de uma entrevista com James Gandolfini:]

En el fondo, la razón por la que este formato se volvió apelativo, para tantos creadores como para actores venidos del cine, es que, a diferencia de los largometrajes, que necesitan una gran dosis de economía narrativa, poder de síntesis en su dramaturgia y un el límite de arco narrativo dentro de las dos horas de duración, en televisión, los autores pueden desarrollar y profundizar sus personajes más extensamente, en el tiempo, de una forma más cercana a la literatura Рlo que, desde el punto de vista del trabajo del actor, se traduce también en un mayor espacio de exploración en la construcción y crecimiento del personaje.

Si la premisa de "Los Sopranos" no fuera posible, en un canal de se√Īal abierto, a causa de la violencia, del lenguaje o de la desnudez, no fueron estos elementos que hicieron de la serie un √©xito mundial y a√ļn hoy inolvidable. Una serie que, aparentemente, est√° sobre la mafia de Nueva Jersey, acaba por ser mucho m√°s que eso. Chase cre√≥ un micro-cosmos que, a pesar de perfeccionista en el detalle de la comunidad que retrata, es universal en la humanidad, que es expuesta y profundizada a lo largo de las siete temporadas, en las relaciones familiares, en los conflictos interiores de los personajes, en el an√°lisis social, en el humor, irreverencia y momentos hasta de casi puro delirio (mantener una historia, como √©sta, viva durante siete temporadas requiere una creatividad fuera de lo com√ļn, pero tambi√©n coraje de saber cu√°ndo terminar – y el final de la serie es, todav√≠a hoy, debatido en cuanto a su sentido y significado).

[A cena final de ‚ÄúOs Sopranos‚ÄĚ. Se nunca viu a s√©rie, n√£o carregue no play:]

Por otro lado, si a menudo, en televisión, a los actores les gusta más hacer el "villano", por tener más niveles y matices de explotación emocional y dramática que el "bueno", tenemos, en Tony Soprano, un antihéroe que, incorpora todas las sombras de un antagonista, pero la humanidad, debilidades y desafíos de un protagonista. Tony Soprano abrió la puerta para el éxito de una gran variedad de anti-héroes, aunque sigue siendo el más reconocido y amado, sólo rivalizando, tal vez, con Walter White, de "Breaking Bad", con el que personalmente no encontré la misma afinidad o empatía.

Volviendo a mi experiencia, ahora ya no como figurante, pero como guionista, pienso que comparto, como todos mis colegas, un sentimiento de enorme gratitud hacia David Chase, porque, con el √©xito de Sopranos, serie de autor, que √©l mismo como showrunner, orient√≥ con mano de hierro en todos sus aspectos creativos – de la elecci√≥n del elenco a la producci√≥n y realizaci√≥n -, t, que se ha convertido en una de las m√°s antiguas de la historia de la m√ļsica. "No puedo dejar de citar un episodio referido en un art√≠culo de Vanity Fair, de 2007: un actor abord√≥ a Chase con lo que muchos actores suelen decir:" ¬°Mi personaje no lo dir√≠a! ", Chase respondi√≥:" ¬ŅQui√©n te dijo que el personaje es el suyo?". Como dijo el guionista Adi Hasak: "El cine es un cementerio para escritores". Por eso, en nombre de todos los guionistas, gracias David Chase y feliz cumplea√Īos para la familia Soprano.

Artur Ribeiro es guionista y realizador

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *