Los Shame quisieron a todos a su lado en Paredes de Coura





", Se repiten dos o tres veces a lo largo de la noche, éste parece ser el lema de vida de Charlie Steen y de su banda, los Shame, que en este segundo día de Paredes de Coura ocuparon el segundo lugar en la parrilla de salida del escenario principal. Los cinco chicos que este año se estrenaron con el álbum "Songs of Praise" no se dejan intimidar por el modesto marco humano que los aguarda y, con la desenvoltura arraigada de inconsciencia de muchos de los grandes, entran en juego a la luz pies juntos, con una confianza que divierte y convence.





El sonido de la vergüenza, que ya había estado en Portugal "una fiesta en la piscina" (la Fiesta millones el año pasado), no es espectacularmente originales. De la batería nerviosa de Joy Division a las guitarras picoteadas de los U2, circa 'New Year's Day', hay aquí mucha historia rock absorbida y reinterpretada con un mínimo de desvíos. Hay, también, un lado rabioso Brit que se apoya bien la narración de Charlie Steen, en temas más gingos como 'The Lick'. Y un bajista que parece haber tenido clases de movilidad en el escenario con Angus Young o Flea, de los Red Hot Chili Peppers – se mueve tanto, Josh Finerty, que llega a parecer un invasor de escenario, en lugar de un miembro de pleno derecho vergüenza.

En el caso de que se trate de una de las más importantes de la historia de la música, la música, la música, la música, a espacios, emocionar.

Y después hay Charlie Steen, un cabrito de pelo oxigenado y pantalones trapalhones, que al cabo de tres minutos ya desapareció de la vista de buena parte del auditorio. La banda se entrega a 'Dust on Trial', el primer tema del concierto, y el agitador ya está aquí abajo, tocando y provocando la pequeña platea de este ameno atardecer. Cuando damos por él, el chico de 20 años acaba de sumergirse en los brazos de los chicos de su edad, que acaban de llegar del campamento y cuyo pensamiento casi conseguimos leer, en un globo de BD por encima de sus cabezas transpiradas: "ÉL ES UNO WE".

A pesar de toda la entrega y comunión física, la banda no se cansa de apelar al triple mote del respeto, diversión y sonrisas, pidiendo a los guardias que no impidan a los fans de hacer crowd surfing, pero también aconsejará algún cuidado a la hora de navegar sobre las cabezas de los compañeros de concierto.

Al igual que las canciones del estreno que, sobre todo en Inglaterra, causó algún furor (oímos 'The Lick', 'Concrete', 'Angie'), y varios temas nuevos, que podrán indicar un segundo álbum inminente, los Shame salieron de Cura después un nuevo buceo de Charlie Steen en la multitud. En el caso de los fans, de tronco desnudo y luminoso, el vocalista más carente del festival ("vengan todos a nuestra orilla, que no podemos volver tan temprano") abandonó el escenario con los espectadores que respondieron a su llamada clamando el nombre de la banda .

Segundos antes de los gritos de "SHAME SHAME SHAME", un chico que más de una vez vienes sobrevolando la rejilla, siendo retirado de la platea por una seguridad, vuelve a correr hacia un último buceo. Al menos el premio de esfuerzo a los Shame pertenece.





Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *