Los primeros días de Biden indican el mantenimiento de las políticas de Trump contra China





Joe Biden usó gran parte de los primeros días de su gobierno para demostrar que revertirá una serie de medidas implementadas por Donald Trump y comenzará una nueva era en Estados Unidos. Pero hay un frente muy estratégico en el que el demócrata parece seguir el mismo camino que su antecesor: la relación con China.





Se esperaba la persistencia de las tensiones entre Washington y Pek√≠n, pero desde que lleg√≥ a la Casa Blanca, Biden ha dado se√Īales que van a√ļn m√°s lejos. El dem√≥crata mostr√≥ que algunas de las pol√≠ticas m√°s asertivas de la administraci√≥n Trump deben mantenerse, o incluso aplicarse, cuando se trata de China.

La diferencia, dicen los expertos, debe estar en la forma de llevar a cabo estas medidas, compuestas por un discurso al menos un poco m√°s suave que el del republicano.

Con la promesa de reposicionar a Estados Unidos en el centro del debate multilateral, Biden necesita equilibrar la renovación de alianzas con el esfuerzo por frenar el avance chino, en una rivalidad histórica potenciada por la crisis económica y una pandemia que ha matado a más de 430.000 estadounidenses.

Frente al gobierno de Xi Jinping, la defensa y el comercio son las áreas que deberían recibir más atención por parte de Biden, con un enfoque en restringir la expansión de la tecnología china en todo el mundo, un escenario que puede tener efectos directos en Brasil, con la implementación de la red 5G.

Mary Gallagher, directora del Instituto Internacional de la Universidad de Michigan, es una experta en pol√≠tica china y dice que Biden deber√≠a apoyar muchas de las medidas de Trump sobre el poder asi√°tico, incluso con el apoyo del Partido Republicano. ¬ęLa ret√≥rica se suavizar√°, pero la pr√°ctica seguir√° siendo asertiva¬Ľ, explica.

¬ęEn la administraci√≥n Trump, las pol√≠ticas sobre China se ejecutaron mal, no se coordinaron bien, porque Trump no era un buen l√≠der […] Ahora las cosas estar√°n menos dispersas, tendr√°n menos rendimiento y ser√°n m√°s realistas ¬ę.





Trump estaba atacando agresiva y repetidamente a China, así como una forma de desviar la atención de su mal manejo de la crisis durante la pandemia, además de usar un enemigo externo para tratar de reunir a sus partidarios en torno a su discurso nacionalista y proteccionista.

El lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, reflejó el tono del nuevo gobierno sobre Beijing.

Durante una conferencia de prensa, el asistente de Biden us√≥ palabras como ¬ęaliados¬Ľ y ¬ęsocios¬Ľ para abordar la relaci√≥n con China, al tiempo que dijo que la conducta del pa√≠s asi√°tico ¬ęperjudica a los trabajadores estadounidenses¬Ľ y requiere un enfoque espec√≠fico de Estados Unidos.

¬ęLa competencia estrat√©gica con China es una caracter√≠stica definitoria del siglo XXI. China tiene una conducta que da√Īa a los trabajadores estadounidenses, mitiga nuestra ventaja tecnol√≥gica y amenaza nuestras alianzas y nuestra influencia en las organizaciones internacionales¬Ľ, dijo Psaki.

¬ęLo que hemos visto en los √ļltimos a√Īos es que China se est√° volviendo m√°s autoritaria a nivel nacional y m√°s asertiva en el extranjero y est√° desafiando significativamente nuestra seguridad, prosperidad y valores¬Ľ.

Nombrado por Biden, el nuevo secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, ya había subido varios escalones al referirse a China durante una sesión del Senado del proceso que lo confirmaría para el cargo, incluso antes de su toma de posesión.

Austin dijo que el pa√≠s asi√°tico ¬ęrepresenta la amenaza m√°s significativa en el futuro porque est√° en aumento¬Ľ y enfatiz√≥ la necesidad de que Estados Unidos responda con m√°s fuerza a la tecnolog√≠a.

Tambi√©n dijo que la Estrategia de Defensa Nacional 2018, firmada por Trump y que present√≥ a China y Rusia como serias amenazas, est√° ¬ęabsolutamente encaminada para los desaf√≠os de hoy¬Ľ.

Responsable de la diplomacia estadounidense, el secretario de Estado Antony Blinken fue menos agresivo y dijo que China es la relación más importante para Estados Unidos.

Bajo Trump, los estadounidenses intentaron prohibir o al menos limitar la participaci√≥n de la empresa china Huawei en la subasta 5G en Brasil, programada para este a√Īo, con el argumento de que la empresa transmite informaci√≥n confidencial al gobierno chino, lo que amenaza la seguridad de los datos de Brasil. y cooperaci√≥n con EE. UU.

Sin ofrecer detalles, Psaki sugiri√≥ que Biden deber√≠a mantener bajo escrutinio a Huawei y otras empresas chinas, como hizo Trump. El dem√≥crata tampoco deber√≠a oponerse a una de las √ļltimas medidas del gobierno republicano, que ha acusado formalmente a China de genocidio contra la minor√≠a musulmana en Xinjiang.

El gobierno chino es criticado internacionalmente por mantener a los uigures en enormes centros de detención. En 2018, un equipo de la ONU recibió quejas de que al menos 1 millón de uigures y otras minorías musulmanas fueron detenidas y dijeron que tenían pruebas de ello.

Beijing niega las acusaciones de abuso y dice que los sitios son espacios de reeducaci√≥n, destinados a combatir el extremismo y ense√Īar nuevas habilidades.

Autor de un libro sobre autoritarismo en China, el profesor Gallagher dice que el desempe√Īo de Biden debe ser apoyado por una parte significativa de la poblaci√≥n estadounidense, en la que el sentimiento anti-China ha crecido de manera bipartidista durante d√©cadas, pero ahora se ha intensificado bajo el crisis econ√≥mica y pandemia.

¬ęExiste el ala proteccionista dem√≥crata, el anticomunismo de extrema derecha entre republicanos y evang√©licos, centrados en el tema del aborto y los valores¬Ľ.

Para ella, Biden no debe abandonar las medidas proteccionistas en t√©rminos econ√≥micos, en un gui√Īo a los trabajadores del Medio Oeste estadounidense, una regi√≥n decisiva en la disputa por la Casa Blanca.

Desde la campa√Īa electoral, el dem√≥crata ha criticado lo que llama pr√°cticas comerciales abusivas por parte de China y, la semana pasada, firm√≥ una orden ejecutiva para fortalecer las pautas gubernamentales destinadas a apoyar la industria nacional, tal como ya lo hab√≠a hecho Trump.

La guerra comercial librada con China durante a√Īos le cost√≥ a Estados Unidos alrededor de 245.000 puestos de trabajo, seg√ļn una estimaci√≥n de Oxford Economics, en un informe elaborado en asociaci√≥n con el Consejo Empresarial Estados Unidos-China, y no trajo los beneficios que el republicano prometi√≥ a los estadounidenses. .

La primera fase del acuerdo fue firmada por Trump en enero del a√Īo pasado, y a√ļn no est√° claro c√≥mo Biden lidiar√° con los aranceles restantes en las negociaciones.

Ante la pandemia y una crisis que dej√≥ a millones de desempleados, el nuevo presidente estadounidense tiene problemas internos herc√ļleos, pero los aliados admiten que encontrar un equilibrio en la relaci√≥n con China es uno de los mayores desaf√≠os en pol√≠tica exterior, en estos momentos la potencia asi√°tica. intenta ocupar el puesto de proveedor global al que EE.UU. desea regresar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *