Los pilotos de la Marina de Estados Unidos reportaron la presencia de objetos voladores no identificados





Los extra√Īos objetos, uno de ellos parecido a un pi√≥n tratando de moverse contra el viento, aparecieron casi a diario, de la mitad de 2014 a marzo de 2015, volando alto sobre la costa este de Estados Unidos.





Los pilotos de la Marina estadounidense reportaron a sus superiores que los objetos no mostraban rasgos visibles de gases de escape o de calor en el espectro infrarrojo, y que a√ļn as√≠ eran capaces de alcanzar altitud de 10 mil metros y velocidades hipers√≥nicas.

"Aquellas cosas pasaban todo el día allí", dijo el teniente Ryan Graves, piloto de un F / A 18 Super Hornet.

√Čl tiene diez a√Īos de experiencia en la Marina y relat√≥ lo que vio al Departamento de Defensa y al Congreso. "Con las velocidades que observamos, 12 horas en el aire son 11 horas m√°s de lo que imaginamos que es posible".

A finales de 2014, el piloto de un Super Hornet casi chocó con uno de los objetos, y se preparó un informe oficial sobre el incidente.

Algunos de los incidentes fueron capturados en video, entre ellos el registrado por la c√°mara de un avi√≥n a principios de 2015, que muestra un objeto volando r√°pido sobre las olas del oc√©ano, mientras que los pilotos cuestionan lo que est√°n viendo. "Wow, ¬Ņqu√© es eso, cara?", Uno de ellos exclama. "¬°Mira c√≥mo vuelan!"

Nadie en el Departamento de Defensa afirma que los objetos son extraterrestres, y los expertos enfatizan que las explicaciones naturales se pueden encontrar para este tipo de incidentes.





El teniente Graves y otros cuatro pilotos de la Marina, que dijeron en entrevistas al New York Times haber visto los objetos en 2014 y 2015, en maniobras de entrenamiento que se extendieron de Virginia a Florida, involucrando al portaaviones USS Theodore Roosevelt, no tienen suposiciones sobre su procedencia.

Los incidentes fueron reportados al Programa de Investigación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas, del Pentágono, un departamento misterioso que analizó datos de radar, imágenes en vídeo y relatos hechos por oficiales importantes del portaaviones.

Luis Elizondo, un agente de la inteligencia militar que comandó el programa hasta dimitir en 2017, definió los encuentros como "una serie notable de incidentes".

El programa se inici√≥ en 2007, con fondos obtenidos por insistencia del senador Harry Reid, dem√≥crata de Nevada que lideraba la mayor√≠a en el Senado en aquel momento, y encerado oficialmente en 2012, cuando los fondos se agotaron, seg√ļn el Pent√°gono.

Pero la Marina afirmó recientemente que está investigando casos involucrando objetos voladores no identificados, y Elisondo y otros participantes dicen que el programa -partes del que siguen sigilosas- prosiguió de otras maneras.

El programa tambi√©n estudi√≥ v√≠deos que muestran un objeto oval blanquecino, descrito como una bala Tic-Tac gigante, del tama√Īo de un avi√≥n comercial, que fue interceptado por dos cazas de la Marina frente a San Diego en 2004.

Leon Golub astrof√≠sico senior en el Centro de Harvard-Smithsonian para Astrophysics, dijo que la posibilidad de una causa extraterrestre "es muy peque√Īa, y compite con millones de otras causas tambi√©n poco probables pero m√°s mundanas".

A√Īadi√≥ que hab√≠a "tantas otras posibilidades -bugs en el software de codificaci√≥n de las im√°genes y en las pantallas, efectos y reflejos atmosf√©ricos, sobrecarga neurol√≥gica debido al exceso de impresiones durante un vuelo a alta velocidad".

El teniente Graves a√ļn no puede explicar lo que vio. En la mitad de 2014, √©l y el tambi√©n teniente Danny Accoin, otro piloto de Super Hornet, eran parte de un escuadr√≥n, el VFA-11 "Red Rippers", asignado en la base aeronaval de Oceana, Virginia, y en entrenamiento para un ciclo de vida operaciones en Oriente Medio.

Graves y Accoin hablaron al New York Times sobre los objetos y permitieron que sus nombres fueran mencionados. Otros tres pilotos del escuadrón hablaron al periódico sobre los objetos, pero pidieron que sus nombres no fueran revelados.

Graves y Accoin, así como agentes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, depusieron para una serie en seis episodios de History Channel, "No Identificado: Dentro de una Investigación de EEUU sobre OVNIs", que entra en el aire el viernes (31 ). El New York Times condujo entrevistas con los principales participantes por separado.

Los pilotos comenzaron a percibir los objetos después de que los radares de la década de 1980 que equiparan sus aviones fueron sustituidos por un sistema más avanzado. A medida que los cazas a reacción eran reequipados con el nuevo radar, los pilotos comenzaron a ver los objetos, pero optó por ignorar lo que imaginaban ser sendas falsas de radar.

"Las personas que tripulan aviones militares ven cosas extra√Īas desde hace d√©cadas", dijo Graves. "Est√°bamos volando una misi√≥n muy compleja, que requer√≠a subir a casi 10 mil metros de altitud y sumergirse. Encontrar algo all√° arriba seguramente llamar√≠a la atenci√≥n".

Pero él dijo que los objetos persistieron, apareciendo en diversas ocasiones, en altitudes de 10 mil metros, siete mil metros y hasta el nivel del mar. Ellos eran capaces de acelerar, ralentizar y luego partir a velocidad hipersónica.

Accoin dijo haber interactuado con los objetos dos veces. La primera vez, después de detectar el objeto en el radar, dirigió su avión hacia él, volando unos 300 metros bajo el aparato.

√Čl dijo que deber√≠a haber sido capaz de verlo con la c√°mara de su casco, pero no consigui√≥, aunque el radar del avi√≥n confirm√≥ que el objeto estaba all√≠.

Algunos días más tarde, de acuerdo con Accoin, un misil de entrenamiento que su caza cargaba consiguió un contacto firme de radar con el objeto, y la cámara infrarroja del avión también lo localizó.

"Yo sab√≠a que ten√≠a contacto, que no era una indicaci√≥n falsa", dijo el piloto. Pero a√ļn as√≠ "no he podido detectarlo visualmente".

A esa altura, los pilotos dicen que estaban especulando que los objetos fueran parte de alg√ļn programa sigiloso de drones (aviones no tripulados) altamente avanzados.

Pero luego empezaron a ver los objetos. A finales de 2014, dijo Graves, estaba de vuelta a Virginia Beach cuando se encontr√≥ con un compa√Īero de escuadr√≥n que acababa de regresar de una misi√≥n y ten√≠a una mirada impactada.

Graves dice que también se chocó al oír lo que el piloto tenía que decir: "Casi colidi con una de esas cosas", dijo el piloto a Graves.

El piloto y su ala estaban volando en formación, con una separación de unos 30 metros entre sus cazas, sobre la costa atlántica, al este de Virginia Beach, cuando algo pasó volando entre los dos aviones, a la altura de la cabina de pilotaje.

La impresión de los pilotos era que se trataba de una esfera circundando un cubo.

El incidente asustó tanto al escuadrón que un informe sobre seguridad en el vuelo fue presentado, dijo Graves.

A casi colisión, dijeron Graves y los demás pilotos entrevistados, enraizó el escuadrón y convenció a sus integrantes de que los objetos no eran parte de un programa sigiloso de drones.

Las autoridades sabrían que había pilotos de caza entrenando en el área, ellos argumentar, y evitarían enviar drones a la región.

"Lo que se ve como un programa secreto de drones se ha convertido en una cuestión de seguridad", dijo Graves. "Era sólo cuestión de tiempo hasta que alguien pasara por una colisión en pleno aire".

El extra√Īo, dicen los pilotos, es que el v√≠deo mostraba los objetos acelerando a velocidades hipers√≥nicas, y luego haciendo paradas s√ļbitas y cambios de direcci√≥n instant√°nea -manobras que estar√≠an m√°s all√° del alcance f√≠sico de tripulantes humanos.

"La velocidad no mata", dijo Graves. "Pero parar s√≠, o aceleraci√≥n s√ļbita."

Preguntados sobre lo que creían ser los objetos, los pilotos se rehusaron a especular. "Tenemos helicópteros capaces de vuelo estacionario", dijo Graves. "Tenemos aviones capaces de volar a 10 mil metros y en altitud muy baja".

Pero "combinar eso todo en un veh√≠culo de un tipo que no muestra turbina de chorro o gases de escape …".

Accoin dijo sólo que "estamos aquí para hacer un trabajo de excelencia, y no para crear mitos".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *