Los palestinos en la Franja de Gaza enfrentan una devastadora ola de enfermedades infecciosas





Las enfermedades infecciosas están asolando a la población de la Franja de Gaza, dicen funcionarios de salud y organizaciones de ayuda, citando el clima frío y húmedo, el hacinamiento en los refugios, la escasez de alimentos, el agua sucia y los pocos medicamentos.





Para agravar la crisis en el territorio palestino después de más de dos meses de guerra, quienes enferman tienen opciones de tratamiento extremadamente limitadas, ya que los hospitales están abrumados con pacientes heridos en ataques aéreos.

«Todos estamos enfermos», dice Samah al-Farra, una madre de 46 años que lucha por cuidar a su familia en un campo que alberga a palestinos desplazados en Rafah, en el sur de Gaza. «Todos mis hijos tienen fiebre alta y un virus estomacal».

Aunque el colapso del sistema de salud de Gaza ha dificultado el seguimiento de las cifras exactas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de al menos 369.000 casos de enfermedades infecciosas desde el inicio de la guerra, utilizando datos recopilados del Ministerio de Salud de Gaza y de la UNRWA. , la agencia de la ONU que se preocupa por los palestinos: un aumento impresionante con respecto al período anterior a la guerra.

E incluso la elevada cifra de la OMS no refleja la magnitud de la crisis: Shannon Barkley, líder del equipo de sistemas de salud en las oficinas de la organización en Gaza y Cisjordania, dice que el recuento no incluye los casos en el norte del territorio palestino. donde la guerra destruyó muchos edificios donde lo que queda de la infraestructura médica está abrumado.

Las enfermedades más comunes que azotan a Gaza son las infecciones respiratorias, dice Barkley, incluidos resfriados y neumonía. Incluso las enfermedades normalmente leves pueden suponer graves riesgos para los palestinos, especialmente los niños, los ancianos y las personas inmunodeprimidas, dadas las malas condiciones de vida.

Al-Farra dice que su familia había estado durmiendo en el suelo desde que huyeron de Khan Yunis, una ciudad al norte de Rafah, hace una semana. Al cabo de tres días, sus hijos tenían fiebre alta y padecían diarrea y vómitos persistentes.

Como muchos otros en el territorio devastado, Al-Farra dice que ella y su familia han estado bebiendo la misma agua maloliente que usan para lavarse. «Cuando me lavo las manos, siento que se ensucian más, no se limpian más».

Su hija menor, Hala, de 6 años, pasó la mayor parte de los últimos tres días durmiendo y estaba demasiado débil para pedir comida después de semanas de hambre. «Solía ​​pedir más comida, pero ahora ni siquiera puede retener nada», dice su madre. Su hijo Mohammad, de 9 años, ha estado sufriendo convulsiones, probablemente debido a la fiebre.

El ejército israelí anunció el pasado lunes (11) la apertura de un segundo puesto de control de seguridad en el cruce de Kerem Shalom, en la frontera entre Israel, Gaza y Egipto, para examinar la ayuda humanitaria que llega a través del territorio egipcio, una medida destinada a permitir más alimentos. agua, suministros médicos y equipos de refugio a Gaza.

Las organizaciones humanitarias han dicho que el ritmo de ayuda que llega a Gaza desde el colapso de un alto el fuego temporal ha sido insuficiente.

Los hospitales que todavía se consideran operativos se centran en brindar atención crítica a pacientes con lesiones traumáticas por ataques aéreos, según Marie-Aure Perreaut Revial, coordinadora de emergencias de Médicos Sin Fronteras, hablando desde el Hospital al-Aqsa en el centro de Gaza. Pero muchos de estos pacientes reciben cuidados postoperatorios en condiciones insalubres, lo que provoca infecciones graves, afirma.

Y el sistema de atención primaria de salud en el centro de Gaza se ha derrumbado por completo, dice, dejando sin tratamiento a quienes necesitan atención médica básica. «Hay una gran atención en los heridos y en los pacientes lesionados, pero es todo el sistema de salud el que está siendo destruido».

Una residente de Gaza, Ameera Malkash, de 40 años, dice que cuando llevó a su pálido y enfermizo hijo, Suliman, a un hospital en Khan Yunis el mes pasado, ese día estaba lleno de víctimas de los ataques aéreos. No pudieron ver a un médico.

Lo intentaron nuevamente al día siguiente y el médico dijo que era hepatitis A, una infección causada por un virus altamente contagioso que se propaga fácilmente a través del agua contaminada. Se suponía que Suliman debía ponerse en cuarentena, pero no había más habitaciones en el hospital, dice Malkash, por lo que no tuvieron más remedio que regresar a un refugio lleno de miles de personas más.

La semana pasada, la ministra de Salud de la Autoridad Palestina, Mai Alkaila, dijo que se habían registrado alrededor de 1.000 casos de hepatitis A en la Franja de Gaza. El ministerio tiene su sede en Cisjordania y opera por separado del Ministerio de Salud en Gaza.

El doctor Marwan al-Hamase, director del hospital Abu Yousef al-Najjar en Rafah, dijo el domingo (10) que su pequeña instalación albergaba a cientos de personas desplazadas y que dormían en el suelo, donde también se trataba a los heridos. Dijo que estos pisos no se han limpiado en semanas porque no se pueden encontrar productos de limpieza.

La desnutrición está «fuera de control» y los casos de anemia y deshidratación entre los niños casi se han triplicado, dijo al-Hamase.

Milena Murr, portavoz de la agencia de ayuda Mercy Corps, dice que cuando sus colegas en Gaza huyeron de sus hogares hace dos meses, no se prepararon para el clima frío y lluvioso. Muchos no trajeron mantas, chaquetas ni ropa de abrigo.

Las personas desplazadas que se refugian en refugios administrados por la ONU comparten baños sin agua corriente. Y las heces acumuladas en las calles pueden contribuir a la propagación de enfermedades y contaminar aún más las fuentes de agua, dice Barkley de la OMS.

Firas al-Darby, de 17 años, que se encuentra en una escuela de la ONU convertida en refugio en el sur, dice que ha tenido una infección por hongos en todo el cuerpo durante semanas. «En la escuela hay bacterias, suciedad, enfermedades y epidemias».

Hala al-Farra también tenía sarpullido, según su madre, además de piojos. Al-Farra añade que estaba pensando en cortarle el pelo a Hala porque no tiene dinero para comprar champú. «No tengo idea de cómo voy a ayudar a mis hijos. Ahora voy de casa en casa pidiendo agua potable».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *