Los padres de los activistas asediados en la Universidad de Hong Kong comienzan a hablar





Una madre se arrodill贸 ante la polic铆a antidisturbios y le suplic贸 a su hija que la liberaran. Otro prometi贸 hacer sopa para un hijo acorralado antes de escapar desesperadamente a trav茅s de las l铆neas policiales. Un padre vio por primera vez los d铆as de su hijo en la distancia, cuando lo llevaban esposado.





Cuando el asedio policial de la Universidad Polit茅cnica de Hong Kong dej贸 a m谩s de 1,000 manifestantes prodemocr谩ticos acorralados en el campus esta semana, otro grupo involucrado en la crisis de la ciudad comenz贸 a alzar la voz: los padres de los manifestantes.

Las voces de madres y padres llenos de miedo surgieron como un llamado a la moderaci贸n en el callej贸n sin salida del campus, donde el martes (19) permanecieron unas pocas docenas de j贸venes.

Muchos padres estaban preocupados no solo por la seguridad f铆sica de los estudiantes en las protestas cada vez m谩s violentas en Hong Kong, sino tambi茅n por las consecuencias a largo plazo para los j贸venes cuyas vidas ahora pueden verse afectadas por sus estudios interrumpidos abruptamente, cargos criminales y prisi贸n

Al mismo tiempo, los padres dijeron que su exposici贸n a las t谩cticas policiales 鈥攁lgunos vieron a los agentes de polic铆a golpear a los manifestantes o fueron golpeados por proyectiles no letales en medio del caos鈥 los hizo simpatizar m谩s con la elecci贸n de sus hijos de desafiar y resistir .

"Si no fuera porque mi hija estaba adentro, no hubiera estado tan cerca del frente", dijo el decorador de interiores Sam Ho, de 43 a帽os. El domingo (17) su hija de 17 a帽os le dijo a su esposa que ir铆a a la universidad, conocida como PolyU, para devolver algunos libros. Poco despu茅s, sus comunicaciones en l铆nea se callaron. Sin informar a sus padres, asisti贸 a una reuni贸n en el campus para rezar por la paz.

Ese d铆a, despu茅s de que los manifestantes incendiaron un puente, deteniendo el tr谩fico en un t煤nel cercano, la polic铆a bloque贸 las salidas del campus. Los manifestantes quedaron atrapados, ya sea teniendo que luchar hasta el final o irse esposados. La iniciativa policial atrajo a activistas de toda la ciudad a enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad mientras intentaban rescatar a personas de la universidad circundante.





鈥淎ntes de que realmente me preguntara si algunas de las acciones de los manifestantes, o las personas que parec铆an ser manifestantes, no ir铆an por la borda. Pero ahora entiendo mejor por qu茅 tuvieron que emplear estas t谩cticas 鈥, dijo Ho, y agreg贸 que su gran temor era que la polic铆a golpeara y pateara a su hija. Las im谩genes de video de varias c谩rceles fuera del campus mostraron a polic铆as agrediendo a estudiantes detenidos.

Ho estaba tan angustiado la primera noche que se uni贸 a otros tres padres en un esfuerzo desesperado por salvar a los estudiantes. Los cuatro padres treparon una alta barrera de metal para ingresar al campus, pero abandonaron el intento cuando uno de ellos fue alcanzado por un proyectil de polic铆a no letal y cay贸 al suelo, cayendo en un arbusto.

Estar cerca de la acci贸n llev贸 a Ho a cambiar de opini贸n acerca de las bombas de gas que los manifestantes lanzaban a la polic铆a. "Los c贸cteles molotov que juegan est谩n destinados a mantener a raya a la polic铆a", dijo.

Ho era uno de los cientos de padres, muchos de los cuales ten铆an hijos en el campus, que se sentaban cerca de las l铆neas policiales con m谩scaras y carteles con mensajes como "salven a los j贸venes, no maten a nuestros hijos" y "Siempre los apoyar茅. Solo quiero que est茅s bien. Muchos dijeron que simplemente estaban all铆 para estar cerca de los ni帽os del campus, a poco m谩s de cien metros de distancia.

En una conferencia de prensa el martes, los padres apelaron a las autoridades de Hong Kong, cuestionando el lenguaje intransigente que se ha convertido en est谩ndar en el estancamiento pol铆tico de la ciudad.

Varios de ellos criticaron a las autoridades por etiquetar a todos en el campus como rebeldes. Durante meses, la polic铆a y el gobierno de Hong Kong, as铆 como los medios estatales chinos, han estado utilizando el t茅rmino "rebeldes" para aludir a los manifestantes, ya sean violentos o pac铆ficos.

鈥溌縋or qu茅 todos los estudiantes en el campus deben ser acusados 鈥嬧媎e disturbios sin importar el papel que desempe帽aron? 驴Qu茅 tipo de l贸gica es esa? 鈥, Pregunt贸 Chu Chan, de 50 a帽os, trabajador del almac茅n. Su hijo hab铆a permanecido en el campus porque tem铆a ser acusado penalmente de rebeli贸n, que podr铆a ser castigada con diez a帽os de prisi贸n. El martes por la tarde todav铆a estaba en el campus.

Chan dijo que su hijo estudia bienestar y se preocupa por los dem谩s.

"Cuando escuch茅 que estaba en PolyU, comenc茅 a temblar", dijo. 鈥淐omenc茅 a culparlo, pero luego record茅 que 茅l, por dentro, debe sentirse m谩s impotente que yo. No puedo condenarlo ".

El posible encarcelamiento de sus hijos es solo una de las preocupaciones de los padres. Durante el impasse, que dur贸 d铆as, faltaba comida, la se帽al del tel茅fono celular era intermitente y el suministro de agua se cortaba.

El domingo por la noche, la polic铆a advirti贸 que podr铆an usar balas reales contra los manifestantes. Los estudiantes en el campus dijeron que la comida y otros suministros eran insuficientes y sin seguro despu茅s de que los proveedores de primeros auxilios fueron arrestados. Se escucharon disparos y explosiones en un ataque policial en la ma帽ana del lunes (18).

Luego vinieron los intentos de fuga. Algunos estudiantes descendieron de cuerdas colgando de puentes y huyeron como pasajeros que esperaban en motocicletas. Otros atravesaron nubes de gas lacrim贸geno, tratando en vano de cruzar las cuerdas de la polic铆a antidisturbios armada. Docenas de estudiantes fueron al alcantarillado en un intento de escapar bajo tierra, pero se volvieron, incapaces de soportar el ambiente f茅tido y h煤medo.

Los equipos de rescate dijeron que al menos 200 manifestantes en total lograron huir. Unos 70 fueron trasladados a hospitales, sufriendo de hipotermia y mareos despu茅s del intento fallido de escapar a trav茅s del sistema de alcantarillado.

Entre un grupo de estudiantes de secundaria que la polic铆a dej贸 salir el martes por la ma帽ana, 1.100 fueron arrestados o detenidos, dijo la polic铆a. La hija de Sam Ho era parte de este grupo.

Las protestas tambi茅n provocaron desacuerdos familiares.

La empresaria Eva Lau, de 51 a帽os, dijo que ella misma particip贸 en marchas pac铆ficas, pero no estuvo de acuerdo con su hijo de 22 a帽os cuando 茅l particip贸 en protestas que se convirtieron en violencia y vandalismo. El domingo por la noche, cuando se intensificaron los enfrentamientos violentos entre los manifestantes y la polic铆a en PolyU, su hijo le dijo que quer铆a ir a una reuni贸n de oraci贸n a favor de la paz en la universidad.

Cuando trat贸 de disuadirlo, su hijo le dijo: "Si todos pensaran como t煤, no quedar铆a nadie para protestar".


ACT脷A EN HONG KONG, LA CRISIS TERRITORIAL M脕S GRANDE DESDE 1997

100

los manifestantes est谩n dentro de la Universidad Polit茅cnica

800

abandon贸 el edificio y fueron detenidos

300

de ellos son menores de edad

235

heridos fueron llevados al hospital

4,500

Las personas han sido arrestadas desde que comenzaron las protestas en junio

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *