Los números de mortalidad infantil mejoran pero siguen siendo inaceptables





La situación de la mortalidad infantil en el mundo presenta mejoras notables desde 1990, pero la situación sigue siendo inaceptable, alertó este martes la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al divulgar un informe producido por varias de sus agencias.





En 2017, murieron 5,4 millones de niños menores de cinco años, menos de la mitad de los 12,6 millones de muertes registradas en 1990, según el documento del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Organización Mundial de la Salud, División de la ONU para la Población y el Banco Mundial.

La mayor cantidad de muertes (2,5 millones) ocurrió en el primer mes de vida, con otros 1,6 millones que se produjeron entre uno y 11 meses y otros 1,3 millones entre uno y cuatro años. Entre 5 y 14 años murieron más 900 mil niños en el año en cuestión.

En el documento se subrayó que "estas muertes reflejan el acceso limitado de niños y comunidades a condiciones básicas de salud, como vacunación, tratamiento médico de enfermedades infecciosas, alimentación adecuada, agua limpia y saneamiento".

Los autores del texto subrayaron que "es inaceptable que 15 mil niños hayan muerto todos los días en 2017, en su mayoría de causas evitables y enfermedades tratables".

La mitad de las muertes ocurrió en el África subsahariana y el 30% en el sudeste asiático.

"Los niños están muriendo a causa de lo que son y del ambiente en que nacieron, sean familias pobres o comunidades marginadas", apuntó en el análisis.





En particular, los niños nacidos en familias pobres tienen el doble de la posibilidad de morir que si han nacido en familias acomodadas, el riesgo de muerte en las zonas rurales es 1,5 veces superior al de las zonas urbanas y los hijos de madres sin educación, una probabilidad 2,6 veces superior de morir que si fueran hijos de madres con la enseñanza secundaria o superior. La calidad del aire también discrimina en estas muertes, en particular en algunas regiones del África subsahariana.

Si la tendencia actual se mantiene, los autores del documento estiman que entre 2018 y 2030 van a morir otros 56 millones de niños, la mitad de los cuales recién nacidos.

Entre los miembros de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), las cifras indican una tendencia general de mejora, pero con diferentes situaciones.

Por lo tanto, en relación a los niños menores de cinco años muertos por cada mil nacidos vivos, Portugal pasó de 15 en 1990 a cuatro en 2017.

Entre los otros integrantes de la CPLP la peor situación es la de Guinea-Bissau, que pasó de 224 a 84, y la mejor la de Brasil, que redujo de 63 a 15. En el medio están Angola (de 224 a 81), Mozambique (de 224 a 81) de 240 a 72), Timor Oriental (de 174 a 48) y Cabo Verde, que pasó de 63 a 17.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *